Edición Nro: 3093

La Ciudad La Provincia

El relato según el diputado Alfredo Lazzeretti

La realidad portuaria, o el relato de lo que (no) será

La realidad portuaria, o el relato de lo que (no) será La realidad portuaria dista bastante de lo que debería ser: una zona altamente productiva, de competitividad regional, nacional e internacional, con trabajo activo y estable, con un intenso tráfico naviero.

Después de haberse declarado la emergencia portuaria en 2007, aun encontramos un Puerto con una infinidad de deudas aún pendientes. Saludamos que se haya terminado la obra de dragado que hace operativo el canal primario y secundario, luego de tantas promesas incumplidas y pomposos anuncios por parte del gobernador Scioli. No obstante, existen otras situaciones que ameritan comprender la gravedad de la situación: la constante intervención del Consorcio Portuario no hace más que demostrar la comodidad que genera para el Poder Ejecutivo provincial la posibilidad de poner “a dedo” a interventores.

Volvemos a insistir una vez más en la necesidad de llevar a jerarquía de Ley el actual decreto que regula el Consorcio Portuario; es necesario llamar a concurso público para designar al director de la entidad, para garantizar experiencia e idoneidad en el cargo. Es imperioso poner fin a la intervención y habilitar la participación que corresponde a los actores de la vida portuaria.

Se deben tomar politicas tendientes a garantizar que el servicio de contenedores vuelva a reactivarse, ya que es ilógico que luego de casi tres años pudo exportarse un solo contenedor. Todo esto, con las dificultades que supone un lastimoso contexto de escasa exportación por el tipo de cambio y la recesión económica.

Por otro lado, se necesita reforzar el proceso de mantenimiento de la zona portuaria. Ante el silencio oficial sobre el tema, sería interesante que el Consorcio Portuario explicitara cómo realizará dicho mantenimiento, en qué plazos y cuál será la forma de financiamiento.

En cuanto a la Terminal de Cruceros, sabemos que hay muchísima tela para cortar. El Gobernador Scioli afirmó, en diciembre pasado, que el 26 de febrero tendríamos barcos turísticos amarrando en la ciudad. Nada más lejos de la realidad. Puros anuncios efectistas y vacíos, cargados de irresponsabilidad y desidia.

Nos parece paradójico que la “1° Convención Hemisférica de Cruceros” se realice en Mar del Plata, cuando en la realidad nunca ingresó ningún crucero. Quizá podría usarse la Terminal para organizar la cena de cierre del evento, dado que no tiene ninguna funcionalidad al día de hoy, y desde las acciones concretas podemos avizorar que no la tendrá por un tiempo.

La realidad portuaria tiene una realidad y un relato. La eterna promesa de lo que el Puerto “será”, y la inoperancia de lo que no se hace para que efectivamente “sea”. En medio de ello, el valioso tiempo que los marplatenses perdemos en contar con un enclave productivo en funcionamiento, con todo lo que ello implica para la economía, el trabajo y el desarrollo de nuestra región. 

Autor: Redacción | 2015-04-09 03:40:00 | Compartir:

Imágenes

La realidad portuaria, o el relato de lo que (no) será