Edición Nro: 3059

EDITORIAL

Los unos y los otros

A 45 a√Īos del golpe

Los unos y los otros
El mundo no discute si en Argentina hubo o no 30.000 desaparecidos. Hubo torturas y violaciones, seguidas de apropiaci√≥n ilegal de hijos y nietos, respaldados por el aparato estatal que corrompi√≥ todo el poder de un gobierno ileg√≠timo, de facto, que se apoder√≥ de la naci√≥n un d√≠a como hoy, hace 45 a√Īos. Desde el advenimiento de N√©stor Kirchner a la escena pol√≠tica nacional, en 2003, el grupo de Madres, Abuelas y el resto ideol√≥gicamente comprometido con esa orilla de la grieta, intent√≥ apoderarse de la fecha y resignificarla con contenido pol√≠tico. La otra margen del r√≠o se qued√≥ sin nada. Quienes se alinean a los referentes de cambiemos miran con desd√©n la sobreactuaci√≥n de la neo izquierda, clasista y combativa. Ninguna de las dos orilla son apetecibles: realmente producen asco. A 45 a√Īos del comienzo oficial de la barbarie en el poder, la mayor√≠a de los argentinos no militantes no nos merecemos esto.

La Justica Criminal de aquellos años sabía lo que estaba pasando. Es posible que muchos hayan neutralizado la verdad dentro del pueblo común, pero los jueces, fiscales, secretarios y empleados judiciales lo sabían. Muchos de ellos siguen siendo Magistrados judiciales que traslucen en sus decisiones cotidianas la vigencia del Plan político criminal pergeñado por Videla y sus “Chicago Boys”. Ideario bárbaro éste, que también se hizo carne al momento de contratar una deuda externa orientada a la fuga ilegal de capitales, a desarticular el aparato productivo del país, empobrecer a la población, destruir el valor de la palabra y utilizar el sistema de justicia para perseguir a ciudadanos y ciudadanas por fuera de la conciencia jurídica universal.

En ese escenario, todas las causas de contenido económico, relacionadas con el lavado de activos, que impulsa la Unidad de Información Financiera, se denota el pensamiento último de algunos funcionarios y funcionarias, que atento a sus propias visiones, intereses de clase o al control que los medio de comunicación hegemónicos ejercen sobre ellos y ellas, mostrándose proclives para encarcelar pobres y adversarios políticos, pero nunca proactivos al momento de tener que investigar al Poder económico real.

En los suburbios de Comodoro Py, a veces se hace patente ese temor al no avanzar las pesquisas hacia los instigadores o cómplices de los ilícitos económico-financieros complejos; es que como lo saben las niñas y niños: detrás de un funcionario público corrupto hay una organización empresarial que corrompe indiscriminadamente.

Izquierda y derecha conservadora, inútiles y ladrones (en el orden que usted prefiera) hacen de nuestra patria un auténtico despojo de basura colonialista e intelectual. La pobreza nos carcome y se lleva la esperanza de nuestros hijos, mientras nosotros hablamos estupideces de un pasado del que no nos queda ni el recuerdo legítimo. 


 

Autor:redacción | 2021-03-24 | Editoriales Anteriores | Compartir: