Edición Nro: 2852

El Paí­s Política

El llamado del presidente

La reconstrucción de la Argentina

La reconstrucción de la Argentina El mandatario encabezó el acto oficial en la sede de la CGT. En su discurso, destacó el manejo de su administración ante la pandemia de coronavirus y pidió "terminar con el odio”. “Hoy empezamos un tiempo distinto”, aseguró.

El presidente Alberto Fernández encabezó este sábado por la tarde el acto oficial del Día de la Lealtad peronista, a 75 años de la multitudinaria marcha que pedía la liberación de Juan Domingo Perón. Desde la sede de la CGT, brindó un discurso que fue seguido virtualmente de forma masiva para evitar las movilizaciones en el contexto de la pandemia de coronavirus. “Vamos a terminar con esa Argentina del odio, vamos a construir otro país con los que piensan como nosotros y los que tienen diferencias”, manifestó.

El jefe de Estado llegó a la sede de Azopardo 802 acompañado por la primera dama Fabiola Yáñez y el secretario general de la Presidencia Julio Vitobello. Estuvieron presentes los referentes de la CGT Héctor Daer, Gerardo Martínez, Andrés Rodríguez, José Luis Lingeri y Antonio Caló. También el jefe de Gabinete Santiago Cafiero; el titular de la Cámara baja Sergio Massa; el ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro y el jefe del bloque de diputados nacionales del Frente de Todos Máximo Kirchner, entre otros. La vicepresidenta Cristina Kirchner no participó del acto.
Este 17 de octubre, Fernández buscó dar un mensaje de unidad para apaciguar las aguas dentro del Gobierno, tras varias semanas de tensión marcadas por el supuesto malestar de la vicepresidenta con el funcionamiento de su gabinete y las diferencias por Venezuela, que incluyó la renuncia de Alicia Castro y el fuego amigo de Hebe de Bonafini, entre otros.
Sin ser proclamado como futuro presidente del Partido Justicialista como se había anticipado, el jefe de Estado brindó un discurso en el que repasó la historia del 17 de octubre de 1945 y trazó paralelismos con la actualidad. “Todo empezó un día como hoy”, destacó Fernández al comienzo de su discurso. Sobre aquel entonces, habló de “una Argentina invisible que asomó a los ojos de todos" y apuntó contra quienes “desearon el mal a los que reclamaban un lugar en la sociedad”. “Una y mil veces hicieron lo necesario para que el peronismo desaparezca de esta tierra. ¿Por qué? Porque habíamos llegado a las entrañas de ese pueblo y le habíamos dado lo que reclamaba”, analizó.

En esa línea, recordó al expresidente Néstor Kirchner y elogió a la actual vicepresidenta: “La lealtad de Néstor le permitió a mucha gente recuperarse de una crisis tremenda como fue la del 2001. Después, vino Cristina y otorgó derechos a las minorías como nunca antes se había hecho en la democracia”. “El peronismo ahora ha querido que me toque a mí ser quien conduzca este presente”, afirmó.
“Dios debe ser peronista, porque menos mal que el peronismo está gobernando en este momento”, aseguró Fernández entre aplausos de los funcionarios y referentes presentes. Aseguró que, en los último meses, la principal “preocupación” de su administración fue “que nadie padezca más de lo que la pandemia ha hecho padecer”. “Si no se nos fue de la manos es porque cada gobernador que está allí y este presidente nos pusimos al frente para garantizar el sistema de salud que otros destruyeron”, afirmó.

El Presidente buscó, además, separar el acto de las marchas de la oposición y señaló: “Decían que este es el acto anti banderazo. Sepan que acá no hay odios ni rencores, lo que hay es ganas de poner a la Argentina de pie de una vez y para siempre”.
En esa línea, habló del comienzo de “un tiempo distinto”: “Empezamos la reconstrucción argentina y me toca a mí ponerme al frente de este barco”. “Vamos a terminar con esa Argentina del odio, vamos a construir otro país”, expresó. “Millones reclaman otro lugar, otro futuro, un país que los integre y no los deje de lado. Vamos a construirlo", agregó.

Por la mañana, el jefe de Estado recorrió la histórica prisión de la isla Martín García y colocó una placa en recuerdo de la presencia de Perón en ese lugar en 1945. Tras la masiva movilización ocurrida hace 75 años, el entonces vicepresidente, ministro de Guerra y secretario de Trabajo y Previsión fue liberado. Junto al mandatario estuvo el gobernador bonaerense Axel Kicillof, quien también participó por la tarde del acto en la CGT.

Aunque el Gobierno había pedido evitar las marchas y llamó a seguir el acto oficial de forma virtual, desde temprano hubo caravanas en distintas ciudades del país. La principal fue la encabezada por Camioneros, el sindicato de Hugo Moyano. Tras el discurso de Fernández, la tercera y última etapa del acto estuvo centrada en la marcha peronista que los militantes hicieron sonar desde sus casas, como hecho simbólico de la liturgia del partido que cierra sus eventos de esa manera. 

Autor: Redacción | 2020-10-17 18:24:00 | Compartir: