Edición Nro: 2852

Deportes

En Rolland Garros

Rafael Nadal y sus 13 títulos

Rafael Nadal y sus 13 títulos El español conquistó su decimotercera Copa de los Mosqueteros, tras una excepcional actuación frente a Novak Djokovic en la que se impuso por 6-0, 6-2, 7-5, en dos horas y 41 minutos. Esta victoria le permite igualar los 20 Grand Slam de Roger Federer, compartiendo el récord absoluto de todos los tiempos de trofeos de esta categoría.

Desde el primer juego el No. 1 del mundo se mantuvo fiel a la dejada a la que tanto había recurrido en los partidos anteriores. Sin embargo, Nadal, atento a la estrategia del serbio, fue capaz de contrarrestarlas para firmar el primer break del encuentro. Disfrutando de sus mejores minutos en el torneo, encontró la derecha para atacar y el revés para defenderse abriendo pista. Rápido para cubrir la pista, el balear enlazó dos quiebres consecutivos para adelantarse 3-0 en los primeros 20 minutos.

La reacción de Djokovic no se hizo esperar. En el cuarto juego elevó el nivel y encontró sus tres primeras opciones de quiebre, pero enfrente estaba un rival inspirado que cortó cualquier intento de remontada. Sin grandes números en el servicio hasta entonces (60%), amplió la ventaja hasta el 4-0. Y a continuación levantó un 40/0 para disponer de otra opción de break. El de Belgrado salvó la primera. Y la segunda. Pero no la tercera. Nadal cerró con su saque y firmó un set en blanco.

Era la vigésima vez que el español firmaba un 6-0 en Roland Garros y la primera vez que una final en París empezaba con un marcador así desde que Gastón Gaudio lo hizo en 2004 para batir a Guillermo Coria. También ocurrió una vez más en 1977, cuando Guillermo Vilas superó a Brian Gottfried.

Después de 54 minutos, Djokovic cortó la sequía para estrenarse en un primer juego en el que tuvo que levantar 3 puntos de quiebre más. Aún así no encontraba escapatoria ante el vendaval que tenía delante. Sus intentos de cambios de ritmo no surtían efecto ante un Nadal que era capaz de llegar prácticamente a todo y poner siempre una pelota más dentro. Incluso al resto, donde convirtió su cuarto break en 12 intentos para ponerse 3-1.

Ocho de los primeros diez juegos se decidieron tras llegar a ‘iguales’ y el español consiguió ganarlos todos, salvando 3 puntos de break. La aparente igualdad sobre la arcilla no se traducía en el marcador. Nadal se mostraba más eficaz, con más mordiente en los momentos decisivos y prácticamente sin errores no forzados (sólo cuatro en el segundo set). Su exhibición continuó con otro break más para abrir una brecha aún mayor también en el segundo set que cerró por 6-2.

Nadal siguió desgranando lentamente la confianza de su rival. Un nuevo break (6/16) del español le permitió sacar con 3-2 a su favor. Fue entonces cuando Djokovic sacó su casta competitiva, que ya parecía apagada, para darle la vuelta al marcador. Rugió como nunca en el encuentro tras sumar su primer quiebre y adelantarse, a continuación, por 4-3. Era la primera vez que se puso por delante.

A estas alturas, la lucha se volvió más encarnizada. Ganar cada punto era una batalla por el todo o nada y ninguno de los dos podía tomar respiro, porque sentía el aliento del rival en el cuello. Un pequeño detalle podía costar el set. Una derecha larga concedió una ventaja a Nadal con 5-5, 30/40 que se confirmó con una doble falta. Era el séptimo break en 18 oportunidades del partido

El balear certificó con su saque su centena de partidos ganados en la capital que custodia la Torre Eiffel (100-2) para quedarse su decimotercera Copa de los Mosqueteros. 

Autor: Redacción | 2020-10-11 18:04:00 | Compartir: