Edición Nro: 2742

La Ciudad Cultura COVID-19

Cómo evitar el transporte público

La bicicleta se impone en la cuarentena

La bicicleta se impone en la cuarentena Siendo uno de los principales riesgos de contagio el transporte público, la bicicleta vuelve a brillar como una de las opciones más seguras para la movilidad y la actividad física en tiempos de pandemia.

Es posible andar en bicicleta durante la contingencia por COVID-19 siempre y cuando lo hagas solo, siguiendo las recomendaciones de higiene y cumpliendo con el distanciamiento físico recomendado.

El mejor plan para pedalear en este momento, es salir a andar en solitario.

La OMS convida a las ciudades a fomentar el ciclismo entre sus ciudadanos, tanto como medio de transporte, así como una forma de mantenerse saludable y fortalecer el sistema inmunológico durante la crisis sanitaria. Señala que siempre que sea posible, se considere andar en bicicleta o caminar.
De igual manera, la OMS indica que el uso de la bicicleta como medio de transporte proporciona distanciamiento físico al tiempo que ayuda a cumplir con los requisitos mínimos para la actividad física diaria, que puede ser más difícil debido al aumento del trabajo a distancia y el acceso limitado al deporte y otras actividades recreativas.

Limpieza de la bicicleta
Si dejas tu bicicleta encadenada, asegúrate de limpiar con alcohol o agua jabonosa los puntos de contacto, especialmente el manillar y el sillín. Además, se recomienda limpiar cualquier parte del cuadro, equipo y accesorios, que puedan estar en contacto con otras bicicletas o partes del biciestacionamiento y que pudieran ser manipulados por otras personas.

Inmediatamente después de usar la bicicleta lávate las manos, recuerda, al menos 20 segundos. Si usas guantes de ciclista te sugiero que los laves frecuentemente para evitar el riesgo de que porten el virus.

Si vas a utilizar guantes de látex, recuerda, el virus puede estar en ellos hasta por 8 horas, por lo que es más sencillo y seguro estar lavándose las manos constantemente o el uso de gel a base de alcohol. Además, así no generas desperdicios y es mejor dejarlos para el uso del personal de salud.

En cuanto a la mochila y/o alforjas aplica las mismas recomendaciones de limpieza. Solamente pon más cuidado a la limpieza del interior.

En este contexto, sería muy importante pensar en proyectos para la creación de ciclovías temporales, como una alternativa para promover traslados seguros y con menor riesgo de propagación del virus.
La ampliación de espacios para el uso exclusivo de ciclistas a partir de la colocación de infraestructura provisoria, hasta tanto se extienda la crisis sanitaria, es una política de movilidad que ya tomaron varias ciudades del mundo. También es prioridad designar espacios públicos para dejar estacionadas las bicicletas con cuidadores, designados como Estacionamiento Vigilado de Bicicletas.

Se han presentado y aprobado proyectos que incluyen la obligatoriedad de "destinar un espacio al guardado y vigilancia de bicicletas, tanto a todas las instituciones, ya sean públicas o privadas, como en las playas de estacionamiento". En este último caso, se estipula que los propietarios de estos sitios deben garantizar 20 espacios libres para bicicletas, cobrando una mínima tarifa. Por otra parte, las dependencias públicas deberán contar con una zona vigilada y sin costo para el ciclista. Este es el modelo que se puso en Mendoza duarnte la cuarentena.
 

Retomar el hábito de andar en bici es una opción prevista en todos los estudios de movilidad urbana y, en este momento, es una alternativa viable para cuidar el bolsillo y la salud. 

Autor: Lic. Mirtha Cáffaro | 2020-06-29 03:41:00 | Compartir: