Edición Nro: 2743

Ciencias COVID-19

Puede tomar de tres a seis semanas

La rehabilitación tras casos severos de COVID-19

La rehabilitación tras casos severos de COVID-19 El COVID-19 no solo afecta a los pulmones. Es una enfermedad multisistémica y se aprende algo nuevo cada día. Aunque los síntomas pulmonares son los principales en muchos pacientes, también hay, por ejemplo, pacientes en los que el corazón está afectado. O hay complicaciones neurológicas, cambios en los riñones o complicaciones en la piel.

los pacientes deben ser tratados por diferentes especialistas de manera interdisciplinaria. Es un gran esfuerzo, porque el paciente debe ser comprendido en su totalidad.

Los pacientes que sobrevivieron a esta grave enfermedad en cuidados intensivos, estuvieron en algunos casos en coma durante varios días y luego, tras una fase inicial de curación, acuden a usted y tienen que ser rehabilitados por completo. ¿Por dónde empieza?
En consulta con un especialista hospitalario alemán, Andreas Dösch, remarca que requiere un estrecho contacto entre los médicos y los pacientes. Esto significa que los pacientes deben ser tratados por diferentes especialistas de manera interdisciplinaria. Es un gran esfuerzo, porque el paciente debe ser comprendido en su totalidad.

Antes de llegar a nosotros, los pacientes reciben una movilización temprana durante el proceso de cuidados intensivos y, si es necesario, después en la sala de control. También vemos a los pacientes después de su alta del hospital.

Para que podamos trabajar eficazmente con el paciente, se deben cumplir ciertos criterios mínimos de exposición. Algunos de los pacientes siguen recibiendo oxígeno y tenemos que discutir muy cuidadosamente con los pacientes el proceso y por dónde empezar. El objetivo es claramente mejorar las dificultades respiratorias. Tratamos de aumentar la fuerza de los músculos respiratorios y mejorar la resistencia general.
La infección puede tomar cualquier forma, desde un curso asintomático hasta el tratamiento en la unidad de cuidados intensivos. Lo más importante es que adaptemos nuestras medidas a cada paciente. Esto incluye la evaluación de lo que el paciente puede lograr. No todos están postrados en cama, algunos ya pueden moverse por la sala o pueden subir una o dos escaleras. Tenemos que tener esto en cuenta al elegir las medidas.

Por ejemplo, tenemos programas de ejercicio adaptados al paciente, desde un solo curso, donde los pacientes primero aprenden a mantener el equilibrio, hasta el entrenamiento secuencial, es decir, una terapia de ejercicio más deportiva. Se tiene que relacionar esto con el estado general. También ofrecemos gimnasia respiratoria en varios niveles de rendimiento. Armamos esto individualmente para el paciente.
El sistema cardiovascular también debe ser examinado como parte del procedimiento. Esto incluye un electrocardiogramay una cardiografía por ultrasonido. En el laboratorio, las muestras de sangre se analizan para detectar ciertas enzimas que nos dicen algo sobre la carga cardiaca.
De este modo podemos tomar medidas terapéuticas para mejorar la presión arterial. La presión arterial alta, además de la diabetes mellitus y ciertas enfermedades cardiovasculares y pulmonares, enfermedades renales o cáncer, también son un factor de riesgo para los cursos severos de COVID-19. La obesidad también es un factor de riesgo. Por lo tanto, tratamos de entender y tratar al paciente en su totalidad.

Esto puede variar desde un seguimiento de la presión arterial hasta una consulta médica nutricional o terapias para la reducción de peso. También se pueden incluir conceptos establecidos para dejar de fumar. Todo esto hace que el tratamiento sea muy complejo. No solo se requieren conocimientos médicos, sino también los consejos de fisioterapeutas, dietistas o terapeutas del habla desempeñan un papel importante. Se ha demostrado que COVID-19 también causa los típicos desórdenes de olor y sabor. También estamos trabajando con la supervisión de otorrinolaringólogos. 

Finalmente, el Profesor Andreas Dösch señala que la rehabilitación puede tomar de tres a seis semanas, dependiendo del progreso del paciente, las enfermedades previas y el curso de la enfermedad. Hasta ahora, hemos atendido a unos 30 pacientes de coronavirus en nuestro hospital. La gran mayoría de ellos, más del 80 por ciento, ha mostrado una clara mejoría en sus síntomas en el transcurso de la rehabilitación.

Mi recomendación es tomar la enfermedad muy en serio y respetar las medidas de protección y las restricciones de contacto recomendadas.

No solo tenemos pacientes de riesgo en la clínica, sino también algunos jóvenes que están en la plenitud de su vida sin ninguna enfermedad previa. Es extremadamente importante que sigamos siendo capaces de controlar el curso de la enfermedad. Pero para ello, es importante que apliquemos las recomendaciones actuales.

El Prof. Dr. Andreas Dösch es médico jefe de medicina interna, cardiología y neumología en la Asklepios Klinik de la ciudad alemana de Bad Salzungen (Turingia). Su principal objetivo es la rehabilitación de pacientes que sufren de enfermedad pulmonar obstructiva crónica o cáncer de pulmón. Desde el comienzo de la pandemia ocasionada por el nuevo coronavirus, también ha tratado a numerosos pacientes con COVID-19. Dösch también se dedica a la medicina social, a la medicina nutricional y a los trastornos del metabolismo.

Autor: Redacción | 2020-06-14 10:10:00 | Compartir: