Edición Nro: 2775

Papa Francisco

Mensaje de esperanza

Vigilia Pascual desde la basílica de San Pedro

Vigilia Pascual desde la basílica de San Pedro La noche del Sábado Santo, el Papa Francisco ha celebrado la Vigilia Pascual. Con esta fiesta litúrgica se rompe el silencio, el luto por la muerte de Jesús y se anuncia nuevamente el triunfo de la vida y de que la muerte no tiene la última palabra.

La Vigilia Pascual es una celebración llena de símbolos. La luz, la Palabra de Dios, el agua, la renovación de las promesas bautismales y la recitación y aceptación de los rasgos fundamentales del Dios en quien creemos.

En una celebración especial, sin los fieles, el rito de la bendición del fuego tuvo lugar al pie del altar de la confesión y no en la puerta de la basílica, no hubo preparación del Cirio Pascual, ni el encendido de las velas a los presentes, tampoco hubo bautismo de adultos como es habitual.

“Este año, dijo Francisco, sentimos más que nunca el Sábado Santo, el día del gran silencio. Podemos reflejarnos en los sentimientos de las mujeres en ese día. Al igual que nosotros, tenían en sus ojos la tragedia del sufrimiento, una tragedia inesperada que sucedió demasiado rápido. Habían visto la muerte y tenían muerte en sus corazones. El dolor iba acompañado de miedo: ¿tendrían también el mismo fin que el Maestro? Y luego los temores por el futuro, todo por reconstruir. Memoria herida, esperanza sofocada. Era la hora más oscura para ellos, como para nosotros. Pero en esta situación, las mujeres no están paralizadas. No ceden ante las fuerzas oscuras del lamento y el arrepentimiento, no se encierran en el pesimismo, no huyen de la realidad”.  

Autor: Redacción | 2020-04-12 08:54:00 | Compartir:

Imágenes

Vigilia Pascual desde la basílica de San Pedro