Edición Nro: 2776

Cultura

Somos mujeres

La vigencia de Victoria Ocampo

La vigencia de Victoria Ocampo La vigencia de Victoria Ocampo trasciendo lo generacional, el feminismo y llega a nuestros días como una bocanada de aire fresco.

La vida y obra de Victoria Ocampo sigue siendo una hoja de vida fascinante con múltiples facetas, humana, literaria, editora, amiga, mujer de mundo y auténticamente argentina.
Aquí en Mar del Plata nos es más fácil respirar ese aire. Villa Victoria se convirtió en un verdadero Centro cultural, allí funciona su casa museo, una pequeña cafetería y oficinas que han servido como centro operativo de la Secretaría de Cultura. Una casa histórica con puertas abiertas a turistas, curiosos, visitantes ilustres y sobre todo a residentes.
En ese pequeño grupo, pero asiduo tengo un sinfín de amigas conocidas que integran la Asociación de amigos de Villa Victoria a cargo de la gestión que patrocina el cuidado y mantenimiento que protege este Patrimonio.
Allí también funciona el Centro de documentación y se coordinan las visitas guiadas. Caminar por los pasillos y habitaciones de la casa que fue habitada y visitada por grandes intelectuales hace a mar la historia.
Una pequeña tienda de souvenirs únicos y originales tienen la atracción tradicional de todos los museos del mundo y con lo recaudado se ayuda a conservar este lugar mágico de Mar del Plata.
Tanto la casa como los jardines han servido para diversos eventos culturales, artísticos, íntimos, masivos, privados, municipales. Pero también encierran la magia de ser elegidos para retratar momentos inolvidables de la vida, los cumpleaños de 15, las bodas, o simplemente una visita con nuestros seres queridos.
Acompañamos en la imaginación esos encuentros de Victoria con su hermana Silvina Ocampo, Adolfo Bioy Casares y su amigo entrañable Goergie, Jorge Luis Borges, esta bella foto de Melisa Risso en una de las visitas con amigas.
Así es la vida, un hilo delgado que reescribe historias todos los días.

Victoria Ocampo

Escritora vanguardista, mecenas, pionera, traductora, editora, viajera, feminista.
Nació en 1890 con el deseo de ser actriz pero, por mandato familiar, tuvo que cambiar de rumbo. Se interesó, desde su juventud, en el mundo de las letras y en su primer artículo titulado “Babel” publicado en el diario La Nación escribió sobre la Divina Comedia de Dante Alighieri y sobre las desigualdades entre las personas. Victoria Ocampo, aprendió francés, inglés y español, y viajo desde muy chica. La mixtura cultural que la (trans)formó en sus viajes, no solo le permitió entrar en contacto con referentes intelectuales de diferentes partes del mundo, sino que la constituyó a ella como una de las voces más escuchadas y respetadas.
Su ópera prima, De Francesca a Beatrice (1924), marcó el comienzo de una trayectoria literaria donde se iba a reflejar su involucramiento con el movimiento feminista. Esto se acrecentó en marzo de 1936 cuando, junto a sus dos amigas María Rosa Oliver y Susana Larguía, fundaron la Unión Argentina de Mujeres (UAM).
Su principal motivación, desde la UAM, era posicionarse en contra de una posible reforma del código civil que buscaba que ninguna mujer casada pueda aceptar trabajos ni realizar alguna profesión sin autorización legal del marido. Ella misma contaba que “esta reforma regresiva del código (...) fue combatida por unas cuantas mujeres, yo entre ellas, con todo ardor. Conseguimos anularla. Siempre he seguido protestando contra la infame ley de la patria potestad, pese a que no tengo hijos.” En 1975, cuatro años antes de su muerte, escribió “aunque se exalta continuamente a la ‘madre’, no se le concede la patria potestad. Nos tratan pues, como a un plantel de vacas más o menos sagradas.”
Convencida por sus amigos escritores Waldo Frank, José Ortega y Gasset y Eduardo Mallea, Victoria Ocampo creó la mítica revista Sur que, en poco tiempo, se transformó en uno de los medios de mayor influencia del país en el ámbito literario por visibilizar tanto a artistas nacionales como internacionales. En la revista colaboraron muchos escritores como Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Ernesto Sábato y Julio Cortázar. Dos años después, el movimiento cultural que tuvo la revista desprendió la necesidad de crear la editorial Sur con el objetivo de profundizar en la divulgación de la literatura extranjera más relevante de la época. Desde su revista y su editorial, Victoria Ocampo, defendió y escribió por la amplitud de los derechos de las mujeres.

Para visitar o tener información de Villa Victoria visitar https://villavictoriamdp.wixsite.com/website
Matheu 1851, B7602 Mar del Plata, Buenos Aires Teléfono (0223) 494-1878 Mail asociacionamigosvillavictoria@gmail.com

Somos Victoria

Rodeada de aromas y verdes tornasolados
los ecos de las voces amigas dejan huellas atemporales.
Tu impronta inspira
sabe a ansias intelectuales, a poemas inmortales.
Creativa, trasgresora, amiga de los amigos
sigues atrayendo, invitando al paseo
a la hora del té.
Tu mirada cómplice espía tras cada rincón
de esta villa
tu vida y obra nos maravilla.

Seguimos aquí, nuevas amigas, nuevas historias.
Somos mujeres. Somos Victoria.

Mirtha Cáffaro
 

 

Autor: Lic. Mirtha Cáffaro | 2020-04-07 19:19:00 | Compartir: