Edición Nro: 2776

Cultura COVID-19

Delivery, comida congelada y cocinada

El coronavirus no se transmite por los alimentos

El coronavirus no se transmite por los alimentos La epidemia mundial causada por la COVID-19 ha generado preocupación entre los usuarios por su posible contagio a través de los alimentos, pero no existe ninguna evidencia al respecto.

Los supermercados y las tiendas de alimentación pertenecen al reducido grupo de establecimientos que permanecen abiertos durante el periodo de cuarentena impuesto por las autoridades, a fin de mantener a la población abastecida de los productos esenciales. Pero, por ese mismo motivo, son también zonas de riesgo para una posible transmisión del virus. ¿No cabe entonces la posibilidad de que, al hacer la compra, nos llevemos el virus a casa? Debido a la posible presencia del virus en la superficie de los alimentos y otros artículos, podría suceder, pero eso no implica necesariamente un contagio si aplicamos todas las precauciones necesarias en su manejo. Descubre cómo.

Aunque no se hayan dado casos de contaminación por vía alimentaria, instituciones de todo el mundo como la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), el Instituto Federal de Evaluación de Riesgos alemán o la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, resaltan la importancia de mantener siempre unas normas cotidianas de higiene y seguridad al preparar o manipular los alimentos, como por ejemplo:

Observar cuatro pasos básicos con los alimentos: limpiar, separar, cocinar y refrigerar.
Lavarse las manos con frecuencia, en especial tras manipular productos crudos.
Evitar llevárselas a boca, nariz u ojos.
No usar los mismos utensilios para alimentos crudos y cocinados; asegúrate de que están limpios y secos.
Utilizar tablas de cortar diferentes para carnes y frutas o verduras.
Como medida de seguridad adicional para evitar la transmisión de la COVID-19 a través de superficies contaminadas, la FDA recomienda desinfectar regularmente (con lejía alimentaria, por ejemplo) todas las superficies que estén en contacto con los alimentos, así como los utensilios de cocina.

A pesar de que, al tratarse de un virus nuevo, el conocimiento que tenemos sobre él es todavía limitado, sí se sabe que se transmite de persona a persona y que afecta sobre todo a los órganos del tracto respiratorio, a diferencia de los virus gastrointestinales transmitidos por los alimentos, como el norovirus y la hepatitis A. De ahí todas las recomendaciones que llevamos días escuchando respecto a la necesidad de lavarse frecuentemente las manos y evitar llevárnoslas a la cara (en especial a la boca, la nariz y los ojos), un gesto que hacemos muchas veces al día sin darnos cuenta. Pensar, por ello, que los alimentos pueden ser una fuente de transmisión parece lógico y, sin embargo, las autoridades sanitarias coinciden en señalar que no hay prueba alguna que apunte al contagio por esta vía.

Para Marga Hugas, científica jefe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), “las experiencias de anteriores brotes de coronavirus afines, como el causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV), indican que no se produjo transmisión a través del consumo de alimentos”. Y el Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC) ha declarado que “si bien la fuente de la infección inicial en China fue un animal, el virus se está propagando ahora entre las personas, especialmente al inhalar las gotitas presentes en el aire cuando alguien tose, estornuda o exhala”.

Por otra parte, sabemos también que el virus puede sobrevivir en la superficie de los objetos durante un cierto tiempo, lo que por supuesto no excluye los artículos que podamos adquirir en un establecimiento alimentario. ¿Qué ocurre si compro un mango (o cualquier otra fruta) contaminado porque alguien ha tosido encima o porque lo ha tocado alguien que tenía el virus en las manos? “Es verdad que puede suceder, pero tú lo vas a coger y no te vas a tocar la cara. Si lo lavas al llegar a casa (y te lavas bien las manos), después no va a haber ningún problema”, afirma Gemma del Caño, experta en seguridad alimentaria. Lo mismo sucede con las verduras, cuyo riesgo desaparece al lavarlas o cocinarlas. “La mayor posibilidad de contagio se da por contacto. Si vas al panadero y este no manipula el pan correctamente, y lo toca contigo, sí que puedes llevártelo a casa y que haya contagio”, asegura. 

¿Y si la comida está congelada? Si nos fijamos en los anteriores coronavirus (SARS y MERS), vemos que son resistentes al frío y que pueden mantener sus propiedades infecciosas a -20 ºC durante un periodo de hasta dos años. Sin embargo, es conveniente insistir en que esto no se traduce en una transmisión del virus a través del consumo de comida, siempre que se mantengan las normas generales de higiene ya señaladas y que, al calentar o cocinar la comida, se haga a una temperatura de entre 70 y 100 ºC durante al menos dos minutos, en la parte central de la misma. Los virus son sensibles al calor y el riesgo de infección disminuye al cocinar y calentar los alimentos.

 

Autor: Redacción | 2020-03-30 19:32:00 | Compartir: