Edición Nro: 2743

Cultura El Paí­s Turismo COVID-19

Protegerme es protegerte

Mani pulite

Mani pulite ¿Cómo protegerme sin quedar aislado o estigmatizar o alguien por sus rasgos físicos, su raza, su edad, su procedencia? Es a partir de la comunicación eficaz, clara y concisa que todos tomamos conciencia de lo que significa una crisis sanitaria declarada pandemia por la OMS. El cambio de hábitos es esencial a la hora de estar a salvo.

¿Qué consideraciones son esenciales para seguir con mi vida?

Te presentamos los puntos salientes del protocolo internacional para la cuarentena domiciliaria.
Hoy cuidarnos entre todos es el objetivo más importante de OPI22 a la hora de comunicar.


Disponer de una habitación para aislamiento domiciliario, una habitación individual bien ventilada, de ser posible con baño privado o de uso exclusivo. Es muy importante que en la vivienda no habiten personas de riesgo, de edad avanzada, con diversidad funcional, inmunodeprimidas o con enfermedades crónicas.
• Contar con un teléfono que permita el contacto con el personal sanitario.
No es necesario que el paciente viva acompañado si se puede asegurar una asistencia telefónica.
• Mantener un margen de al menos dos metros de distancia. Esto es especialmente importante si convive con otras personas.
• Aunque la ventilación debe ser especialmente rigurosa en el espacio privado del paciente, las zonas comunes deben airearse regularmente.
• Comunicarse con el resto de personas que habiten en la vivienda a través del teléfono móvil o un intercomunicador.
• Contar con una o más papeleras con bolsa hermética, para depositar todo el material que se vaya desechando.

Medidas a seguir en el día a día:
• Cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar con pañuelos desechables o el codo flexionado, lavándose las manos inmediatamente después.
• En el caso de que el paciente abandone la estancia en la que se encuentra de forma habitual, hacerlo con mascarilla, cerrando la puerta y realizando higiene de manos.
• Lavarse constantemente las manos.
• Cambiar las toallas con frecuencia. Las toallas deberán ser de uso exclusivo y secarse. Deberán cambiarse periódicamente.
• Limpiar el baño después de su uso con lavandina, al igual que el resto de los ambientes de la casa.
• Todo el material de limpieza debe ser desechable y tirarse al cesto.
• Tener utensilios, tanto de aseo -jabón o solución hidroalcohólica- como de cocina, individuales.
• En el caso de los instrumentos para cocinar, estos deben lavarse a alta temperatura, preferentemente en el lavavajillas.
• Lavar la ropa sin sacudirla entre 60ºC y 90ºC de temperatura de forma aislada, dejando que se sequen completamente.
• Prohibir la llegada de visitas, aunque es conveniente anotar quién accede a la habitación y cuándo la abandona. La persona enferma no deberá recibir visitas durante el periodo de aislamiento
• No deben realizarse procedimientos que generen aerosoles en la asistencia domiciliaria.

En el caso de ser una persona cuidadora:
• Si el caso en investigación es una madre lactante, se desaconseja la lactancia hasta que sea descartada o confirmada la infección. En este último caso deberá seguir lo indicado por el personal sanitario correspondiente.
• Asegurarse de que no contar con patologías previas, pues formaría parte de un grupo de riesgo.
• Extremar las precauciones usando mascarillas y guantes desechables. Todo ello debe acabar en un cesto con bolsa hermética.
• Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón o solución hidroalcohólica después del contacto o al estar en la misma habitación.
• Se ha de procurar que sea una única persona la que proporcione atención al paciente: • El paciente llevará una mascarilla quirúrgica mientras el cuidador permanezca cerca de él. • Como medida de precaución general, la persona que realice los cuidados no debe tener factores de riesgo de complicaciones para el COVID-19: enfermedades crónicas cardíacas, pulmonares, renales, inmunodepresión, diabetes o embarazo. No obstante, se deberá evaluar cada caso de forma individual.
• Limpieza de superficies • Las superficies que se tocan con frecuencia (mesitas de noche, somieres, muebles del dormitorio), las superficies del baño y el inodoro deberán ser limpiadas y desinfectadas diariamente con un desinfectante doméstico que contenga lejía a una dilución 1:100 (1 parte de lejía y 99 partes de agua) preparado el mismo día que se va a utilizar.

¿Qué tener en cuenta para el seguimiento sanitario?:
• El médico puede concurrir al domicilio para realizar un seguimiento al paciente, comprobando su evolución o su posible empeoramiento.
• Tomará muestras de la persona contagiada y lo enviará a los laboratorios, para verificar clínicamente su estado médico.
• En el caso de no acudir a la vivienda, realizará el seguimiento por vía telefónica.
• Aportará toda la información que sea necesaria a la persona contagiada -en el caso de que conviva con más gente, también a ellos- para minizar la alarma y dar las indicaciones necesarias para continuar con el tratamiento.

¿Cuándo se da por finalizado el aislamiento?:
• Tras la resolución de los síntomas, se realizarán dos tomas de muestras con un espacio de 48 horas entre ellas. A continuación serán enviadas al laboratorio oportuno.
• Después de que se conozca su resultado y tras dos nuevos informes negativos de un caso confirmado, se pasará a valorar la finalización del tratamiento en el domicilio, siempre en consonancia con las autoridades sanitarias de la comunidad autónoma correspondiente. De acabarse, sus familiares y las personas de contacto serán informadas.

Hoy la salud es una responsabilidad que asumimos todos con cada decisión que tomamos en la vida diaria. Nuestra vida depende de ello. Ante la pandemia no hay nada seguro, todo cambia permanentemente. Lo más preciado que tenemos es la vida, los afectos, por eso debemos cuidarnos y cuidarlos.
Más allá de las medidas del gobierno a nivel nacional y global nuestro sentido común y nuestra conciencia decidirán nuestro futuro.
"Mani Pulite” es una expresión italiana que significa “Manos Limpias”. Alude a uno de los escándalos de corrupción que protagonizó Italia en 1992, en el que se determinaron 1.233 condenas de ministros, diputados, senadores, expresidentes del Consejo y empresarios en un efecto dominó sin precedentes.
Hoy más que nunca todos debemos tener “las manos limpias” y eso vale para el sentido literal y el alegórico.
Fuente
https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Manejo_domiciliario_de_COVID-19.pdf 

Autor: Lic. Mirtha Cáffaro | 2020-03-17 21:00:00 | Compartir: