Edición Nro: 2647

Netflix y mucho más

Un cruce teológico

Los dos Papas Los Dos Papas, estrenada este 20 de diciembre. La película es protagonizada por Anthony Hopkins y Jonathan Pryce, quienes interpretan a los Papas Benedicto XVI y Francisco, actores soberbios que hacen de la película una tensión dialogal en la que se destaca la interpretación actoral.

Los Dos Papas está basada en una historia real. Es necesario recordar que en 2005, Benedicto XVI fue votado por los cardenales en el cónclave tras la muerte de Juan Pablo II, sin embargo, en 2013 presenta su renuncia, causando perplejidad en todo el mundo. Solo existen dos casos registrados de papas que se retiraron, uno en 1294 y otro en 1415, no obstante, solamente el de Benedicto puede confirmarse como voluntario. El cónclave se celebró inmediatamente y arrojó al rgentino Francisco como el nuevo Papa.
Las historias se entrecruzan en un back de la vida de ambos. Si bien se encuentran enfrentados por posiciones teológicas diferentes, el encuentro se convierte en un punto de inflexión acerca del llamado de Dios, la posición de la iglesia frente a la historia, el mundo actual y los fieles.
Los temas que ponen en el centro de la crítica al Vaticano, la pedofilia como ocultamiento sistemático, el divorcio, el celibato, la comunicación y la lucha por la verdad se contraponen en dos papados que buscan el reconocimiento de la historia.
Las figuras de Benedicto y Francisco miran en retrospectiva las cuestiones esenciales del vicario de Cristo. El hombre que redime a los hombres.
Temas como el pecado, la culpa, el perdón se suceden en diálogos que dejan ver un guión impecable, atractivo y abierto a la crítica.
La caracterización humana de Jorge Bergoglio tiene guiños argentinos que generan una empatía con el actual Papa. Su capacidad para acercarse a los fieles, su sonrisa y cercanía con los niños, los pobres y desamparados no omiten el tema de su actuación en la dictadura militar. Las controversias que marcaron el inicio del papado de Francisco y la formación de los jesuitas como libre pensadores, intelectuales y críticos de la iglesia, están presentes en el film con escenas fuertes que muestran a los jefes de Estado de facto y a personajes como el ángel de la muerte y los vuelos de la muerte.

El joven Bergoglio interpretado por el actor argentino Juan Minujín es una construcción que se basa en el flashback a su juventud, la decisión de aceptar su vocación como seminarista a la del rol de director de la orden jesuita en plena dictadura. Su época en Córdoba, su crecimiento y su labor en la villa.
Las escenas que se filmaron el Argentina pasaron por la Villa 31, el Teatro General San Martín, Escobar y en una casa del Barrio de La Pternal. Locaciones en el Tiro federal, y Córdoba.
En el reparto se encuentra un talentoso actor chileno, Luis Gnecco interpretando al cardenal brasileño Claudio Hummes, quien es cercano a Bergoglio y tiene varias escenas dentro del filme.
 


Conmovedora, humana, emociona por sus diálogos profundos. Con escenas teatrales que tienen a Roma y el Vaticano en el centro, la película tiene una estética audiovisual que pasa por los íconos de las pinturas de la Capilla Sixtina.

El humor, la ironía, la música ponen aditamentos para la caracterización de ambos papas

El filme, dirigido por Fernando Meirelles ("Ciudad de Dios") y con guion de Anthony McCarten (Bohemian Rhapsody) gira en torno a una conversación ficticia entre el cardenal de Buenos Aires y el obispo de Roma poco antes de la renuncia de este último en febrero de 2013.
La película que presenta a los dos Papas reales se basa en una ficción efectista que cumple con todos sus objetivos fílmicos en función a la taquilla. La apuesta de Netflix ya cosecha el éxito indiscutido y si bien hay muchos datos erróneos, la tensión actoral bien los justifica.

 

Autor: Lic. Mirtha Cáffaro | 2019-12-27 07:37:00 | Compartir:

Imágenes

Los dos Papas Los dos Papas Los dos Papas Los dos Papas Los dos Papas

Videos