Edición Nro: 2537

Cultura Turismo

500 años de historia

Cuba, mágica, histórica y viva Cuba celebra sus 500 años y expone la belleza de uno de sus edificios emblemáticos de su historia y su cultura, el Capitolio en La Habana. El Teatro vistió su nueva iluminación y tras las obras de puesta en valor recibió a sus invitados y se mostró al mundo.

Cuba celebra sus 500 años y expone la belleza de uno de sus edificios emblemáticos de su historia y su cultura, el Capitolio en La Habana. El Teatro vistió su nueva iluminación y tras las obras de puesta en valor recibió a sus invitados y se mostró al mundo.
La postal que hermana las ciudades de La Habana con Washington contrarresta el entorno latinoamericano de decadencia y pobreza. Aunque muchos de sus artistas y ciudadanos se exiliaron en el mundo, Cuba sigue autoproclamándose la capital cultural del mundo.
Con la impronta de su historia bajo el comunismo de Fidel Castro, la figura mítica del Che y la atracción paradisíaca de sus playas con arenas blancas llegué a Cuba hace unos años bajo la presidencia de Raúl Castro.
Y no me defraudó… Su historia viva convive con el relato político que enmascara la realidad que enfrenta la simple observación.
El turista internacional tiene un circuito ya armado que pasa por los cayos con sus playas soñadas y un servicio de all inclusive que puede enfrentar, a pesar de las carencias, alojar y brindar variedad gastronómica en las cadenas que pisan fuete en la isla.
Según las estrellas de la elección será el servicio que se tenga. Las opciones 3 estrellas conviven con la nueva clase media cubana que accede al turismo nacional de baja calidad. Los servicios de 5 estrellas mantienen las estructuras y la calidad. Y existe un servicio VIP en nuevos emplazamientos turísticos en manos de empresas españolas con precios internacionales abc1 en lugares estratégicos con vista al mar.
Cuando uno llega a los cayos vive la experiencia Truman show en versión cubana. Cada gentileza por parte de los empleados del complejo hotelero termina en una oferta de adquisición de productos cubanos que naturalizan la corrupción a cada nivel. Café, habanos, ron están en los top 5.
La vida del turista pasa entre las visitas de una playa a otra, garantizada por la misma empresa hotelera que incluye los traslados. Pasar el día en Cayo Guillermo está en las experiencias más lindas del itinerario. Playas de arenas blancas y la posibilidad de caminar más allá de lo habitual con el agua a la cintura y la vida submarina a tus pies. En Cayo Coco se puede caminar por la playa y disfrutar de la Pasarela Hemingway.
Pero más allá, la Cuba real y allá nos lanzamos para conocer la vida de los cubanos. Pasaporte en mano y con decisión de salir de la burbuja soñada partimos en auto a la aventura.
Ciudades con historia colonial, vida sencilla y gente educada pero no tan verborrágica como el habanero parecían vivir en un tiempo detenido en el siglo pasado.
Para salir de Cayo coco es necesario llevar pasaporte para hacer el trámite en la aduana de la frontera real para ingresar oficialmente a la Isla de Cuba.
Tras pasar un puente hecho con piedra que muestra la fuerza del gobierno de Fidel que paso a paso llevó a cabo obras solo con la férrea voluntad de las personas, una ruta rodeada de campo y nada te lleva hasta Morón.
Esta ciudad conocida como “la ciudad del gallo” se encuentra en el sector norte de la Provincia de Ciego de Ávila, camino a Ciego de Ávila. La mayoría de los trabajadores en los cayos vive en alguna de estas ciudades.
En Ciego de Ávila se puede disfrutar de un paseo peatonal que conserva la arquitectura colonial y su clima apacible. Con detalles de su historia, el teatro, algunos comercios y la posibilidad de disfrutar el sabor del café cubano invitan a un alto en el camino.
Camino al Mar Caribe en la zona central la ciudad de Sancti Spiritus sorprende con su Plaza central y sus edificios coloniales en pie. El Teatro Principal, la Iglesia Parroquial Mayor, el Museo de Arte Colonial, la Casa de la Trova Miguel Companioni, y también el emblemático puente que atraviesa el río Yayabo.
Apenas unos 70 km separan esta ciudad colonial con Trinidad para llegar al Mar Caribe. En un poco más de una hora llegamos a esta ciudad de ritmo y color. Sus calles adoquinadas y zigzagueantes sorprenden con músicos, patios al aire libre, locales con artesanías y un clima privilegiado. Sus edificios con arcos coloniales, balcones que miran el mar caribe, campanarios enmarcan una historia en donde el arte y la arquitectura sobrevivieron con su color y la decisión de sus habitantes por conservar esta joya abierta al turismo internacional. Allí se puede ver una de las pocas iglesias católicas en funcionamiento y toda equipada ya que en muchas ciudades las iglesias han sido abandonadas, destruidas o utilizadas para otros fines como bibliotecas, museos, oficinas o centros culturales. Un ejemplo de estas transformaciones es el Museo de la revolución en Trinidad, antiguo convento con una de las vistas más lindas de la ciudad caribeña.
Muy cerca Playa Ancón, con la posibilidad de nadar y hacer snorkel para terminar la jornada deleitando una langosta a orillas del mar.
Otro circuito tradicional en Cuba es el corredor de playa que va de la capital a Varadero.
Las playas de Varadero son las más famosas y hoy conservan ese sabor auténticamente cubano. Quedaron detenidas en el tiempo en calidad y servicio, pero siguen teniendo un lugar en la oferta turística. La música y el mojito acompañan el devenir de las vacaciones y siguen siendo sus atractivos, el paseo por el centro y su feria de artesanías cubanas.
La historia de Varadero tiene una correlación con la de Mar del Plata ya que fueron las familias de la alta burguesía las que construyeron sus residencias de veraneo en estas ciudades. En 1950 se inauguró el casino del Hotel Varadero Internacional. Sus 22 km de arenas blancas forman parte de la historia y de la economía de Cuba.
La ciudad de Matanzas conocida como la Atenas de Cuba conserva los atractivos arquitectónicos de su historia neoclásica. También conocida como la ciudad de los puentes que atraviesan sus ríos, aún hoy sorprenden al viajero. Con una vida urbana que contagia el espíritu cubano cosmopolita y artístico, invita al viajero a disfrutar de cafés, tragos y platos típicos en un ambiente local matancero en el que se destacan el Museo Farmacéutico, el Liceo Artístico y Literario,
Para cerrar parte de los circuitos turísticos de Cuba, la parada infaltable de su capital histórica, La Habana.
En 1982, la Habana Vieja fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El trabajo incansable para preservar esta joya arquitectónica intenta contrarrestar el abandono de más de 40 años.
La puesta en valor del patrimonio cubano es una batalla contra el tiempo porque cada día cuenta. Mientras algunas construcciones lucen recicladas a nuevo en todo su esplendor, otras parecen desvanecerse por su estado de abandono. Y no es desidia, es parte de la historia cubana.
La Habana es un conjunto marcado por estilos de diferentes épocas, colonial, neoclásica siempre inmersa en esa combinación de algarabía, música y ritmo urbano. El Art Decó tan bien representado el Edificio Bacardí.
El centro de La Habana confluye en el Gran Capitolio que hoy luce en su esplendor por la celebración de los 500 años. En uno de sus salones, un diamante que perteneció a la corona del último zar de Rusia, marcaba el inicio de todas las carreteras de Cuba (la joya fue robada en una ocasión antes de la Revolución, apareció poco tiempo después y cuando llegó Fidel Castro al poder fue retirada sin que se conozca su paradero).
Restaurado recientemente con apoyo del gobierno de Rusia, acogerá otra vez al parlamento cubano, la Asamblea Nacional, que se reúne solo dos veces al año.
El Paseo tradicional por el Gran Teatro de La Habana, sus calles céntricas es solo el comienzo de una ciudad que sorprende por dejar entrever en sus fachadas miles de historias de exilio, abandono, carencias y esperanzas por un futuro mejor. El hotel Inglaterra, el hotel Ambos Mundos, el famoso bar Floridita que mantiene viva la presencia del viejo Hemingway.
Siempre promesas incumplidas. La ciudad viste su esplendor de una historia que se fue cuando llegó la revolución. El cuartel general de Fidel funcionó en el Hotel Hilton que hoy sigue abierto y ostenta turismo e historia en cada rincón. Hoy Habana libre.
La ciudad vieja con su plaza de armas tradicional española, la catedral y esa escenografía viva de ciudad amurallada del siglo XIX con sus soportales coloniales. Entre callejuelas con bares, entre ellos la famosa Bodeguita del Medio, al son de la música cubana y el pasamano de mojitos se llega al puerto y lo que queda de las murallas. Pura historia española.
La Plaza de la Revolución con los tres héroes, Fidel, Cienfuegos y el Che apuro hierro forjan el pasado, el presente y el futuro de Cuba.
Mítica, nostálgica y caribeña La Habana sigue viviendo en su malecón, en los shows de Tropicana y en los del Habana Café, en el hotel Meliá Cohíba.
Con sus 500 años el milagro de la puesta en valor deja iluminación, locales comerciales, edificios emblemáticos de su historia para que los turistas puedan seguir disfrutando de esta joya en Latinoamérica.

 

Autor: Lic. Mirtha Cáffaro | 2019-11-17 21:37:00 | Compartir:

Imágenes

Cuba, mágica, histórica y viva Cuba, mágica, histórica y viva Cuba, mágica, histórica y viva

Videos