Edición Nro: 2505

El Mundo El Paí­s Política

En la UNAM

Alberto Fernández sin medias tintas

Alberto Fernández sin medias tintas El presidente electo brindó una conferencia magistral en la Universidad Nacional de México en la que destacó la inocencia de Lula y Cristina Fernández. Asumió dejar de lado posturas hipócritas en favor del aborto. Compartió su visión sobre latinoamérica y la pobreza.

Alberto Fernández -que continúa en México hasta este miércoles por la noche- participó de una conferencia magistral para estudiantes e invitados especiales en el antiguo colegio de San Ildefonso, en la capital de ese país, donde fue convocado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). " Cristina Kirchner es víctima de un sistema judicial que articularon para perseguir a los líderes populares", opinó.

El clima para Fernández fue el ideal. Expuso durante veinte minutos, en los que atacó a la justicia por "perseguir" a Cristina Kirchner, pidió por la libertad de Lula, elogió a Andrés Manuel López Obrador con una frase de Atahualpa Yupanqui, halagó a Perón y defendió la universidad pública. Luego, llegaron las preguntas del público y, con ellas, otros cuarenta minutos de intervenciones colmadas de loas y algún pedido concreto.
"Lula [da Silva] quizás esté preso porque consiguió que más de la mitad de los brasileños sean parte de la clase media. Hasta entonces predominaba la pobreza y un sector muy chiquito concentraba la riqueza. A Cristina la salvaron una serie de cosas: no pudieron avanzar porque las pruebas eran inexistentes, porque el pueblo la eligió y le dio fueros y porque detrás estaba el peronismo", dijo sobre las procesos judiciales de la expresidenta.
"Debemos terminar con la desigualdad en el continente y devolverles la felicidad a los que viven allí". Más adelante, lanzó: "Desde el 10 de diciembre los poderosos van a ser el pueblo argentino".

Sobre el final de la charla, en un bloque de preguntas que se abrió a los asistentes, Fernández apuntó contra el gobierno de Mauricio Macri y lo tildó de ser el responsable de que los argentinos "se peleen" entre ellos. "Que ellos se queden con la grieta, yo me quedo con el futuro", dijo. Y disparó: "El mayor problema es ser neoliberal e inmoral, porque esa combinación desastrosa deja 5 millones de pobres".

En la ronda de preguntas una de las jóvenes presentes le preguntó por sus políticas y su postura en torno al aborto. "En la Argentina ha habido mucho tiempo de demandas sociales, pero de todas las demandas que se han visto en estos años la que más nos ha impactado han sido las de las mujeres", comenzó Fernández.

Y siguió: "No me siento un machista ni un machirulo, como diría Cristina, pero me sorprendió que muchas demandas eran ciertas y yo no las tenía registradas. Sos mexicana y no escuchaste la campaña, pero a lo largo de toda la campaña le pedí a la Argentina que dejara de ser hipócritca y dejara de castigar el aborto, porque el aborto es parte de la hipocresía argentina".

Entonces, el presidente electo dijo: "Yo no soy un hipócrita, toda mi vida enseñé que el aborto no debe ser un delito. No me cuesta decirlo, es lo que siempre he creído. El aborto es un problema de salud pública. Casi en soledad plantee el tema, cuando tenía candidatos que me acusaban con ser amigo de Satanás por decir esto. Los derechos de las mujeres van mucho más del aborto".

Además, le consultaron por el conflicto en torno a las Islas Malvinas, y respondió: "Las Malvinas son parte de Latinoamérica. Es cierto que perdimos una guerra, pero perder una guerra no quita la genuina soberanía que tiene la Argentina sobre las Islas Malvinas, y yo siempre voy a reclamar por la soberanía de la Argentina sobre las Islas Malvinas".

 

 

Autor: Redacción | 2019-11-06 11:34:00 | Compartir: