Edición Nro: 3032

El Paí­s Política

Cruzada electoral

Macri y la marcha del millón

Macri y la marcha del mill√≥n Con el marco del obelico la marcha del mill√≥n convoc√≥ a 800.000 personas en apoyo al gobierno en el cierre de la campa√Īa del S√≠ se puede. A pesar del descontento ante los resultados del gobierno mucha gente defiende el modelo pol√≠tico para las elecciones presidenciales.

En un marco de banderas argentinas la marcha del sí se puede convocó a una multitud en apoyo del gobierno.

Con Juliana Awada a su izquierda y Miguel Ángel Pichetto a su derecha (“una gran persona”, según el jefe de Estado), Macri continuó con su relato: “Pero nos fuimos despertando. Un día nos dimos cuenta y un día dijimos basta. Esta es la rebeldía de las personas de paz que no queremos violencia, pero que no estamos dispuestas a dejarnos llevar por delante una y otra vez”. La descripción parecía exceder el objetivo más inmediato: llegar al balotaje el próximo domingo.

"Estamos acá para decir que no nos vamos a quedar callados con esa forma de concebir el poder que muchos argentinos rechazamos. No vamos a permitir que nos roben el futuro", dijo Macri, que esta vez usó saco además de su habitual camisa celeste.
En un ping pong de preguntas retóricas con su audiencia, Macri planteó que Cambiemos detenta el monopolio de ciertos valores: honestidad, promoción de la justicia independiente, trabajo, esfuerzo y lucha contra el narcotráfico. El Presidente además reveló el origen del tour oficialista por 30 ciudades: "Ustedes crearon la marcha del Sí, se puede ese 24 de agosto, cuando salieron a la calle a decirme que no estaba solo". Se refería a la concentración concretada en Plaza de Mayo, trece días después del triunfo del Frente de Todos en las PASO.

Marcos Peña también se sumó a la ola de la esperanza macrista. Ayer hizo un alto en el silencio autoimpuesto desde las primarias. En rol de moderador previo al momento central de la tarde-noche, el jefe de gabinete gritó que “esto se da vuelta” y pidió “disfrutar en paz”. Horacio Rodríguez Larreta también hizo brevemente de orador, antes de la entrada de Macri. En un escenario ubicado detrás del obelisco, de cara hacia avenida Libertador, el alcalde apoyó a Macri. Le hizo un reconocimiento, pese a que en privado admite que el presidente complica sus propias chances de ser reelecto. “Acá en la Capital con Mauricio demostramos que se puede vivir mejor”, lo alentó. María Eugenia Vidal, en cambio, se quedó a un costado y no alzó la voz. A las 18.30 subió Macri a escena, junto a Awada y Pichetto. Pasadas las 19 el acto ya había terminado. Fue la misa mauricista más ambiciosa, a una semana para las presidenciales.

Autor: Redacción | 2019-10-20 07:07:00 | Compartir: