Edición Nro: 2365

Papa Francisco

Cumbre de Jueces Panamericanos sobre Derechos Sociales y Doctrina Franciscana

Mensaje del Papa a los jueces panamericanos

Mensaje del Papa a los jueces panamericanos En el marco de la Cumbre de Jueces Panamericanos sobre Derechos Sociales y Doctrina Franciscana, el Papa recordó a los magistrados que para que un sistema político-económico se desarrolle sanamente tienen que trabajar por la justicia social y el bien común

Del 3 al 4 de junio la Pontificia Academia de Ciencias Sociales organizó en la Casina Pío IV del Vaticano la Cumbre de Jueces Panamericanos sobre Derechos Sociales y Doctrina Franciscana. En esta asamblea panoamericana participan magistrados de las tres Américas de cuyas competencias forma parte la implementación efectiva de los derechos sociales económicos y culturales (DESCS).

La cumbre es la continuación ideal de la Primera Conferencia sobre Derechos Sociales y Doctrina Franciscana que se llevó a cabo el 4 de junio de 2018 en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, en la que participaron más de trescientos magistrados y funcionarios judiciales para discutir sobre la inspiración jurídica arraigada en los documentos fundamentales del Magisterio del Papa Francisco.
El Papa destacó que los jueces deben garantizar la democracia se vea plasmada en acciones concretas que velen por la dignidad de todos sus habitantes bajo la lógica del bien común.
Entre los objetivos de la cumbre están el de cómo implementar las tres “T” (Tierra, Techo, Trabajo), cómo hacer frente a las restricciones presupuestarias y los controles bancarios o financieros exógenos basados ​​en la deuda externa de los países y cómo superar las presiones políticas y crear un movimiento mundial basado en la defensa sin restricciones de los derechos sociales.

Poniendo en guardia sobre los peligros de naturalizar la injusticia social, convirtiéndola por tanto en "invisible" y a la vez en uno de los grandes obstáculos que debilita el sistema democrático; el Papa recordó que para que un sistema político-económico se desarrolle sanamente, necesita garantizar que la democracia no sea sólo nominal, sino que pueda verse plasmada en acciones concretas que velen por la dignidad de todos sus habitantes bajo la lógica del bien común, en un llamado a la solidaridad y una opción preferencial por los pobres (cf. Carta enc. Laudato si’, 158). 

Autor: Redacción | 2019-06-05 04:15:00 | Compartir: