Edición Nro: 2454

Síntomas invisibles de esta enfermedad

Día Mundial de la Esclerosis Múltiple

Día Mundial de la Esclerosis Múltiple La Fundación INECO y la Fundación Favaloro, realizarán una actividad este jueves en el Aula Magna de Universidad Favaloro (Solís 453).

En ocasión del Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, este jueves se llevará adelante una actividad gratuita y abierta a la comunidad para brindar información sobre los síntomas invisibles de esta enfermedad.

La Fundación INECO y la Fundación Favaloro, realizarán una actividad este jueves en el Aula Magna de Universidad Favaloro (Solís 453). Ambas instituciones serán parte del evento llevado adelante en el marco del #WorldMSday, que busca concientizar sobre las formas de detección, causas y tratamientos de la Esclerosis Múltiple.

A diferencia de otros años, en 2019, el foco de la campaña internacional estará puesto en los síntomas de la enfermedad, muchas veces invisibles, y en brindar las herramientas necesarias para su detección temprana.

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune, por lo que el sistema mencionado no reconoce un tejido propio y, de esta forma, se produce una autoagresión a un órgano. En la Esclerosis Múltiple el ataque inicial es contra la mielina, con lesión colateral a las neuronas. La primera es el aislante de la conducción de la información transmitida por las últimas. Pero esto no queda aquí: se producen problemas secundarios. Las neuronas están más expuestas a daños y a mal manejo de su energía pudiendo perderse progresivamente por un fenómeno independiente de la inmunidad.

Se trata de una enfermedad multifactorial. Existen factores genéticos y paralelamente hay factores ambientales que se han investigado como la vitamina D, o algunos factores de riesgo vascular.

En la mayoría de los pacientes se manifiesta con síntomas fluctuantes que aparecen y desaparecen llamados “brotes” o “recaídas”. En otros pacientes, luego de muchos años de enfermedad, los síntomas pueden progresar muy lentamente. Las manifestaciones pueden ser visuales (disminución de agudeza o visión doble), debilidad, trastornos sensitivos, inestabilidad, incoordinación o problemas para orinar, entre otros. Por eso ante cualquier síntoma poco frecuente, es recomendable la consulta a un especialista.

El tratamiento de la enfermedad se basa en tres pilares. En primer término, los corticoides ante una recaída. Por otro lado, con terapias que modifican las recaídas y la evolución a largo plazo: hoy disponemos en Argentina de los Interferones, el Acetato de Glatiramer, el Fingolimod, la Teriflunomida, el Dimetilfumarato, la Cladribina, el Natalizumab, el Alemtuzumab y el Ocrelizumab. Por último, se lleva adelante el tratamiento de los síntomas con rehabilitación y medicaciones que los mejoren. 

Autor: Redacción | 2019-05-30 07:13:00 | Compartir: