Edición Nro: 2771

El Mundo

Llamado de ACNUR

Los venezolanos necesitan protección

Los venezolanos necesitan protección La Agencia de la ONU para los Refugiados considera que la mayoría de los venezolanos que huyen del país necesitan protección internacional como refugiados, dado el deterioro de la situación política, económica, de derechos humanos y humanitaria en su país.

En una nota de orientación dirigida a los Gobiernos, ACNUR pide que los venezolanos, sea cual sea su situación legal, no sean deportados o forzados a regresar.

Son personas como José y Yurmi, que tuvieron que salir precipitadamente del país con su bebé de siete meses, según el testimonio recogido por ACNUR. Tras empacar un poco de ropa, caminaron hasta la frontera con Colombia. A José, un médico que trabajaba como voluntario cerca de la ciudad venezolana de Barquisimeto, le habían advertido que su vida corría peligro. “La persona a la que pagaron para matarme era uno de mis pacientes más cercanos. Me dijo que habría aceptado los 790 dólares que le ofrecían por quitarme la vida si no hubiese estado tan agradecido conmigo por haber tratado a sus familiares”, explica. “Es mucho dinero. Cualquiera hubiera aceptado esa oferta”.

José y Yurmi llegaron a un albergue apoyado por esta agencia en Bogotá, donde están pasando unas pocas noches hasta que puedan regularizar su situación y encontrar un alquiler.

Son parte de los 3,7 millones de venezolanos que han salido de su país. Entre 3000 y 5000 siguen cruzando la frontera diariamente.

El documento reconoce que el número de personas que salen de Venezuela plantea “situaciones complejas” por las que puede resultar inviable determinar la condición de refugiado de manera individualizada. Por ese motivo, recomienda “un reconocimiento grupal”.

El comunicado explica que para algunos venezolanos en situación de riesgo se aplica la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, pero la mayoría calificarían como refugiados basándose en los criterios más amplios contemplados en la Declaración de Cartagena sobre Refugiados de 1984, que se aplica en América Latina.

"Esto es así por las amenazas contra su vida, su seguridad o libertad debido a las circunstancias que están perturbando gravemente el orden público en Venezuela", dijo Liz Throsell, la portavoz.

Por ello, ACNUR también pide a los Estados garantizar que las personas venezolanas, sin importar su estatus legal, no sean deportadas o retornadas forzosamente.

Unos 460.000 venezolanos como él han solicitado formalmente asilo en el extranjero, en su mayoría en los países vecinos en América Latina. Casi un millón y medio han conseguido otros tipos de visa que les permiten estudiar y trabajar. Muchos otros siguen en situación irregular.

“Los Gobiernos de la región han sido generosos con su respuesta a la crisis de Venezuela”, dice Renata Dubini, la directora para las Américas de ACNUR. “A medida que la situación empeora, tienen que seguir permitiendo que los venezolanos se queden sin miedo a ser retornados”.

 

Autor: Redacción | 2019-05-22 03:45:00 | Compartir: