Edición Nro: 2530

Espectáculos

Entrevista con Samuel Blumenfeld

Alain Delon deslumbra en Cannes

Alain Delon deslumbra en Cannes Ante la audiencia de la sala Buñuel llena, Alain Delon habló durante una clase magistral sobre su trayectoria, los directores que lo dirigieron y las mujeres de su vida.

El periodista Samuel Blumenfeld se encontró con un mito. Ante la audiencia de la sala Buñuel llena, Alain Delon habló durante una clase magistral. El actor legendario, que había sido reacio a este tipo de entrevista durante años, aceptó con emoción y amabilidad, como un homenaje al “talento de los ‘directores de orquesta’ de su vida, los grandes maestros René Clément, Luchino Visconti y Jean-Pierre Melville”.

Las mujeres de su vida, el origen de la carrera.
Cuando Alain Delon termina su servicio militar en Indochina, no sabe qué hacer de su vida. Está a años luz de pensar en una carrera de actor. Por consiguiente, el hombre que camina sobre la alfombra roja en 1956, en compañía de Brigitte Auber, es un desconocido. La actriz de To Catch a Thief (Atrapa a un ladrón, 1955) lo alienta a ejercer la carrera de actor, como lo harían muchas otras mujeres más tarde.

Su primera película.

Su primer papel fue para Yves Allégret en Quand la femme s’en mêle junto a Edwige Feuillère en 1957. El director le da un consejo que aplicará durante toda su vida:

“Alain, no actúes, sé tú mismo. Mira con tú miras, habla como tú hablas, escucha como tú escuchas”.

Su vocación

Desde entonces, Alain Delon vive sus personajes y admite que es posible que las mujeres de su vida se hayan sentido desestabilizadas por su manera de encarnarlos: “Cuando soy policía, vivo como un policía, si soy bandido, como un bandido, etc.”. Se siente a gusto inmediatamente ante la cámara.

El reconocimiento llega rápidamente.
En 1959, su personaje de René Clément en Plein Soleil (A pleno sol) lo convierte en una estrella mundial.

Sobre su relación con Visconti.
Luchino Visconti lo descubre en Plein Soleil (A pleno sol) y decide que Alain Delon será el Rocco de Rocco e i suoi fratelli (Rocco y sus hermanos, 1960): “Usted será Rocco” le dijo. Sin él, no habría película. Más adelante, haría Il gattopardo (El gatopardo, 1963), que muestra otra faceta del actor. Visconti es además quien lo lleva a hacer teatro por primera vez, en la pieza “Dommage qu’elle soit une putain”, con Romy Schneider, en 1961.

Sobre su relación con Jean-Pierre Melville.
Le Samouraï (El silencio de un hombre) marca el encuentro con Melville en 1967. Alain Delon mantendrá vínculos muy estrechos con el director a lo largo de su vida.


El productor.
La faceta de productor de Alain Delon es más desconocida. 

 

Autor: Redacción | 2019-05-21 01:20:00 | Compartir: