Edición Nro: 2886

Deportes

En Delray Beach

Juan Martín del Potro volvió a una cancha de tenis con victoria

Juan Martín del Potro volvió a una cancha de tenis con victoria Tras cuatro meses, la espera llegó a su fin y el tandilense tuvo un estreno positivo por 6-3 7-5 ante el japonés Yoshihito Nishioka.

El argentino recibió un afectuoso recibimiento a la hora de entrar a la cancha y contó con el aliento del público durante la hora y 50 minutos que duró el partido: “Este público me da mucho amor y por eso elegí venir acá”.

Sucede que Delray Beach es un lugar especial para el tandilense: allí fue campeón en 2011 en su primer campeonato luego de vivir la pesadilla de la cirugía en la mano derecha que lo mantuvo ocho meses inactivo en 2010. Ya en 2016, después de las tres cirugías de muñeca izquierda, el argentino reapareció en este mismo certamen. 2019 no fue la excepción y también regresó con un triunfo en su quinta participación en el certamen de Florida.

El argentino debutó con victoria ante Nishioka en Delray Beach.
Juan Martín del Potro está de vuelta en el Tour y ese ya es un motivo para festejar para el argentino, siempre un jugador transparente, de esos que no exhibe gestos exuberantes salvo cuando las situaciones lo ameritan y este martes se dejó ver su emoción.

“Lo más importante de hoy era quedarse con la victoria y creo que lo hice bien”, dijo el No. 4 del mundo.

Y Delpo tenía justificada esta vez cualquier tipo de emoción que podía emanar en Delray Beach, su primer torneo desde el 11 de octubre de 2018 cuando debió retirarse ante Borna Coric en Shanghái luego de que una caída le causara una fractura de la rótula derecha. Tras cuatro meses, la espera llegó a su fin y el tandilense tuvo un estreno positivo por 6-3 7-5 ante el japonés Yoshihito Nishioka.

Yendo de menos a más, con los vaivenes lógicos que genera el tiempo fuera de las cancha pero con pasajes que corroboran su enorme capacidad, su condición de preclasificado No. 1 del torneo. El argentino, en tanto, recibió no solamente un afectuoso recibimiento a la hora de entrar a la cancha si no contó con el aliento del público durante la hora y 50 minutos que duró el partido: “Este público me da mucho amor y por eso elegí venir acá”.

Sucede que Delray Beach es un lugar especial para el tandilense: allí fue campeón en 2011 en su primer campeonato luego de vivir la pesadilla de la cirugía en la mano derecha que lo mantuvo ocho meses inactivo en 2010. Ya en 2016, después de las tres cirugías de muñeca izquierda, el argentino reapareció en este mismo certamen. 2019 no fue la excepción y también regresó con un triunfo en su quinta participación en el certamen de Florida.

También Podría Interesarle: Del Potro: "Pensé En Cosas Horribles"
Con 12 aces y un 71% de puntos ganados con el primer saque, Del Potro fue preciso en los momentos en los que necesitó pisar el acelerador y pudo resistir los peloteos que le propuso un rival acostumbrado a correr y contragolpear. “No fue una primera ronda fácil porque Nishioka es duro, pero jugué bien por muchos momentos del partido y estoy contento con mi nivel de tenis hoy”, analizó. De hecho, el argentino se quedó con distintos rallies de más de 20 intercambios. Como siempre, el saque y la derecha dijeron presente y acompañaron a un revés más que a la altura.

“Era normal que no me sintiera del todo bien pero es normal, hay que ir de a poco y seguro me sienta mejor el próximo partido. Es normal tener algunos dolores y tengo que ver cómo me siento mañana cuando me levante”, dijo con una sonrisa.

En los octavos de final el argentino se medirá ante el estadounidenses Reilly Opelka, reciente vencedor del torneo ATP 250 de Nueva York y verdugo de su compatriota Tennys Sandgren. “Saca muy bien y le pega muy fuerte. Veremos cómo estoy para el próximo partido”, analizó. 

Autor: Redacción | 2019-02-20 05:11:00 | Compartir: