Edición Nro: 2609

La Ciudad Cultura

Una vida dedicada a los títeres

Pepe García cumplió 86 años Si algo define a Pepe García es el arte de contar historias. OPI22 se suma a los saludos por sus 86 años de la familia, amigos, desde Bruselas, San Clemente, su pasión por los títeres lo convirtió en un artesano, un poeta, un hombre sencillo de oficio que inspiró e inspira a los amantes del arte.

Cómo olvidar la risa de lo chicos, la emoción de los grandes y la admiración de todos los que lo conocen. Su arte se renueva en cada función. Sus títeres son obras únicas que cobran vida y tiene voz propia. Pasan los años y su arte nunca perdió vigencia. Un artesano de la tecnología de la palabra.
Sus amigos y familiares se sumaron en un emotivo video que celebra su vida y su obra. Los artistas le dedicaron canciones y palabras que ensalzan su oficio de titiriteo.

El titiritero José Lucas “Pepe” García nació el 14 de febrero de 1933, en San Miguel de Tucumán, pero su labor profesional como titiritero comenzó en 1966 en Mar del Plata, actuando en teatros y otras salas con funciones de títeres de su creación. Su comienzo como narrador de cuentos fue algo accidental, pero con los años se transformó en el payaso mas famoso de la ciudad de Mar del Plata.


Un poco de historia

Su padre se llamaba José García (nacido en Logroño, La Rioja, España –comerciante- y su madre Juana Ríos (nacida en Tucuman, Argentina). Tiene cinco hermanos menores: Hipolito (Polo) que fue concejal del partido de Mar Chiquita; Victor (Guigui) comerciante; Maria (Mary) asistente social; Juana y Maria Rosa. Estuvo casado con Sara Martínez (psicóloga y poetisa) quien falleció en el año 2010. Padre de cuatro hijos (Pablo, titiritero y activista por el acceso a medicamentos) Cristina (ingeniera química y titiritera) Diana (falleció a los 25 años de edad) y Bruno (bailarín y corógrafo.

Su padre, José, llegó a la Argentina en 1918 y se fue a vivir a Tucumán para trabajar en un almacén. Su patrón lo explotaba de sol a sol y apenas le daba una bolsa de arpillera para que pasara las noches. No lo soportó y cambió el rumbo, se dedicó a vender agua potable; con un caballo y un carro iba por los barrios. Después se compró un camión. Después puso un taller de venta y reparación de neumáticos. Había estallado la Segunda Guerra Mundial, en el mercado no se conseguían neumáticos, los únicos que había eran los que ingresaban de contrabando por la frontera con Bolivia. El riesgo dejó su recompensa: los García se hicieron ricos. En el cuarenta y seis se fueron a España, donde nació Isabel, una de sus hermanas. De regreso, las cosas cambiaron.

A los 15 años, siendo el mayor de cinco hermanitos, en la casa natal de Tucumán, mientras los padres trabajaban, debía entretener a los más chicos inventando historias. Pepe García rememorando esas tardes con los personajes de Patoruzú, encontró su cauce más tarde en los títeres:

"Me acuerdo de que incluso antes de empezar a leer, les mostraba historietas y les inventaba los diálogos"

En los primeros años, trabajó en la promoción de diversas empresas de la ciudad con sus muñecos y realizó funciones en el teatro Ruperto Godoy y el Astral en un grupo de titiriteros que él mismo dirigía. Hizo títeres en la vidriera de la tienda de Hidalgo Solá, en San Martín y San Luís, como publicidad.
Lo primero que hizo fue ingresar en la Escuela municipal de periodismo. En esos años se puse de novio y se casó. Hasta los quince años vivó en Tucumán. Después en Buenos Aires hasta los 25 años de edad. Antes de hacer títeres, Pepe trabajaba como administrativo en YPF. No resistió la rutina y dio un paso al costado.

Durante un tiempo se dedicó a vender fruta mientras arriesgaba sus primeros pasos como artista. En la calle Uruguay (de Buenos Aires) entre Bartolomé Mitre y Rivadavia, había un negocio fantástico que vendía trucos de magia, títeres, muñecos para ventrílocuo y demás cosas fascinantes. Iban todos los magos a comprar elementos avanzados.

El arte del titiritero

Allí compró un títere con las mismas características de un títere de ventrílocuo. Era peladito, con una sonrisa grande, podías mover las manos y la boca con un broche. Ese era Pipo. El único títere que tuvo cuando vino a Mar del Plata. Lo usaba de presentador. Lo compró en el año 1952 o 1953 aproximadamente. Cuando empezó con los títeres, en el 1966, comenzó a armar los muñecos con papel maché, pero Pipo era el único títere profesional.

También hizo títeres en la calle pasando la gorra, hasta que en el año 1971 comenzó a trabajar en el Salón de Entretenimientos Sacoa, con funciones diarias, que continuaron hasta 1984, donde estuvo catorce años. Sacoa lo estabilizó, le permitió ser titiritero. Los más pequeños lo conocían como "Pepe".

Su trayectoria

Más tarde, se trasladó a Buenos Aires, donde se desempeñó en diversos salones de fiestas, restaurantes y domicilios particulares. Asimismo, realizó con su hijo Pablo promociones de importantes empresas.

En 1994 regresó a Mar del Plata. Aquí, durante la temporada realizó diferentes promociones con sus títeres junto a sus hijos Pablo y Cristina. Presentó espectáculos en el Centro Cultural Juan Martín de Pueyrredon (hoy Osvaldo Soriano) como “El viejo de la Bolsa”, “La linterna Mágica” y “Loló ama a Lulú”.

Tres años después, comenzó su tarea como técnico titiritero en el Programa “Hacer lo Nuestro” del Centro Cultural Juan Martín de Pueyrredon y durante la temporada de invierno realizó funciones en el Museo Juan Carlos Castagnino.
A partir de 1998, acompañado por Pablo y Cristina, participa de “A Desaburrir el Invierno” en el Teatro Auditorium y, un año más tarde, forman el Grupo “Los 4 gatos”; con esa formación dan funciones y visitas en el teatro y en distintos barrios como Jorge Newbery, El Martillo, Bosque Alegre, Autódromo, etc.

Pepe García, durante enero y febrero de 2000, desarrolló en el Archivo Museo Histórico Villa Mitre el ciclo “Aventuras con historia”, junto a Cristina García.
Entre los años 1998 y 2000 trabajó en el área de Cultura de la Municipalidad de General Pueyrredon, en el programa “Hacer lo Nuestro”, para dar asesoramiento técnico en lo que hace a títeres y colaborar con grupos barriales que deseaban manifestarse a través de ellos. Pepe ha declarado, con respecto a chicos que sufren de violencia o maltrato, que:

“Para los chicos traumatizados por alguna situación violenta, que lamentablemente encontrás por docena en cualquier barrio, los títeres sirven como medio de descarga beneficiosa para que exprese todo eso que tiene dentro. Es un medio de liberación, de catarsis. Porque no es que los chicos sean violentos, sino que esa violencia se la impusieron, se la inyectaron”.

Pepe García ha realizado funciones en Barcelona y Pamplona (España), Santiago de Chile, Viña del Mar, Valparaíso y Río de Janeiro. Además, trabajó junto en varios programas y acciones comunitarias del Departamento Psicología de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Mar del Plata.
Actualmente desarrolla dos talleres. En el Centro Cultural Osvaldo Soriano, el Taller de Títeres María Lozzi y, en el Instituto Unzué, el Taller de Títeres para adultos mayores de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Aunque sus primeros discípulos han sido sus hijos, sobretodo Pablo y Cristina, es un aporte de este titiritero que nuestros vecinos cuenten con la posibilidad de acercarse a esta forma del arte de manera gratuita. 

Distinciones

El 31 de mayo del año 2013 recibió la distinción de “Vecino Destacado” de la ciudad de Mar del Plata por parte del Honorable Concejo Deliberante de General Pueyrredon, “en mérito a su amplia y destacada labor como titiritero a lo largo de cuarenta y siete años de trayectoria artística”.

Con las presencias del titular del Cuerpo Deliberativo local, Ariel Ciano, y de la directora general de la Secretaría de Cultura Ana Slavin (en representación del intendente Gustavo Pulti), el acto se desarrolló en un recinto de sesiones que contó con la asistencia entusiasta de decenas de niños de los jardines de infantes San Patricio y Yumbel, que concurrieron con la lógica expectativa de ver un espectáculo de títeres. También estuvieron los concejales Leandro Laserna, Javier Woollands, Marcela Amenábar, Gerardo Cirese (AM), Mario Rodríguez (UCR) y Hernán Alcolea.

En el año 2013 el director de cine marplatense Julio Lascano, con el apoyo de los Talleres de Arte para Adultos Mayores y la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Mar del Plata realizó el documental “Pepe García, el titiritero” que cuenta la experiencia de vida del reconocido titiritero Pepe García que durante más de cuarenta años ha entretenido a grandes y a chicos con sus historias. Sus viajes, sus personajes y anécdotas excelentes ilustran este material que le rinde homenaje a un maestro.
El preestreno tuvo lugar el día miércoles 18 de diciembre del año 2013 a las 19 hs. en la sala Leonardo Favio del Espacio Saturnino Unzué de la ciudad de Mar del Plata. El documental cuenta con el apoyo del Ministerio de Desarrollo Social de la Presidencia de la Nación y de la Secretaria Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia para la Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores. Este documental en el año 2014 recibió el premio al mejor guión dentro de la competencia oficial del Festival Latinoamericano de Cine Independiente de Bahía Blanca.

La tradición continúa con su hijo: Los títeres de Pablo Garcia

En el año 1971, a la edad de 10 años, Pablo Victor Garcia -el hijo de Pepe- comenzó a colaborar con su padre y lo reemplazó en varias oportunidades, realizando funciones de títeres en "Sacoa" y en fiestas de cumpleaños. A los 15 años comenzó a trabajar en forma independiente de su padre, en fiestas de cumpleaños y en escuelas de Mar del Plata. En 1977 integró junto a su hermana, Cristina García, el "Teatro Municipal de Títeres de Gral. Alvarado", dependiente de la Dirección de Cultura, realizando funciones en Miramar, Colonias de Chapadmalal, Comandante Nicanor Otamendi y Mechongué.

En 1978 integró un grupo teatral que pone en escena la obra "Un baúl para jugar", en la Carpa de la Municipalidad de Gra. Pueyrredón. En 1982, a los 21 años, fue seleccionado por Ariel Bufano para integrar el "Grupo de titiriteros del Teatro Auditórium" de Mar del Plata. Desde ese mismo año y hasta la fecha, es el encargado de títeres en la "Cafetería Sacoa" de Mar del Plata. En los años 1983-1985 realizó funciones de títeres en Capital Federal.
Desde 1987 y hasta la fecha, realiza funciones en temporada de verano, en los balnearios de Punta Mogotes y playas del sur de Mar del Plata. Durante el resto del año Pablo García, reconocido titiritero de la ciudad de Mar del Plata recorre los jardines de infantes de la ciudad y las escuelas de localidades vecinas ofreciendo un sinfín de obras de títeres tanto recreativas como didácticas.

Los Títeres de Pablo se preparan, como todos los años y desde hace mucho tiempo, para visitar las escuelas. Ofreciendo como siempre, la posibilidad de elegir entre un amplio repertorio de obras donde brujas, monstruos y vampiros; caperucitas, lobos, conejitos, o cocodrilos, buenos y malos, valientes o cobardes y otros innumerables personajes.
Los mismos se entremezclan para interpretar obras tales como: "La verdadera historia de Drácula", nominada para el premio Estrella de Mar en el rubro "mejor espectáculo infantil", y ganadora del premio Tancredo, o la obra "La calle de las Trifulcas", seleccionada en el concurso para la adjudicación de sala en el Centro Cultural Osvalo Soriano.
Las escuelas que ya conocen a "Los títeres de Pablo García, y conocerán también su "Videocafetera", un método simple pero original y sobre todo divertido, de contar cuentos. La Videocafetera es un sistema audiovisual que consta de una pantalla, imanes y la voz de Pablo como únicos elementos, y que sirve, en esta oportunidad, para contar cuentos, con lo cual, chicos y grandes podrán utilizar su imaginación para interpretar lo que Pablo les cuenta, tarea mas que creativa si se tiene en cuenta que los personajes son puntitos y rayitas.

Fuente: http://fotosviejasdemardelplata.blogspot.com/2018/01/el-titiritero-jose-lucas-garcia.html
 

Autor: Lic. Mirtha Cáffaro | 2019-02-16 05:03:00 | Compartir:

Imágenes

Pepe García cumplió 86 años Pepe García cumplió 86 años Pepe García cumplió 86 años

Videos