Edición Nro: 2146

Economía El Paí­s

El gobierno tiene un plan

El presidente volvió al Coloquio de Idea

El presidente volvió al Coloquio de Idea Mauricio Macri volvió a cargar contra las mafias en el ámbito de la Justicia laboral y en el ámbito de la logística (donde apuntó al líder camionero, Hugo Moyano, sin nombrarlo) y pidió la aprobación del Presupuesto 2019, cambios en la legislación laboral, mayor diálogo y no volver a caer en la “tentación del populismo”.

Al cerrar el 54º Coloquio Anual de Idea en la ciudad de Mar del Plata, el primer mandatario aseguró que comprende la “angustia que viven los argentinos” pero volvió a insistir con que pretender que los usuarios pagaran la diferencia retroactiva por la devaluación a las petroleras está “en una ley de 1992”.
“Las cosas han cambiado mucho desde hace un año hasta ahora. Para mí fueron meses muy duros. Se también la angustia que viven los argentinos y esa es también mi angustia”, expresó.
Macri arrancó su discurso con un chiste. “Buenas tardes. Tuvimos viento en contra, pero se ve que el viento nos acompaña acá también a Mar del Plata”, dijo tras bajarse del helicóptero que lo trasladó hasta el helipuerto que hay frente al hotel Sheraton donde se desarrolla el evento.
Respecto los cambios que sucedieron durante su gestión y de cómo se llegó a la crisis económica de hoy, el presidente sostuvo que “el debate sobre hasta dónde debía llegar el cambio mientras hacíamos transformaciones, transcurría con un viento a favor que nos trajo financiamiento. De golpe empezamos a percibir que eso cambiaba y por eso colocamos deuda en enero de 2018”.
Y contrastó que mientras en 2017 hubo un flujo de financiamiento de US$ 100.000 millones a los países emergentes, de los cuales tomamos U$S 30.000 millones, “este año bajó de 100.000 a sólo 7.000 millones. Y la sequía nos restó otros 8.000 millones”.
Por otro lado, consideró que “cuando el dólar trepó a $ 26/27, vinieron los cuadernos y fue otro golpe muy duro. Pero, como decía mi abuela, lo que no te mata te fortalece. Antes cuando el dólar subía 100% todo el sistema colapsaba y hasta renunciaron Presidentes. Pero aquí estamos, sin cambiar las reglas. En algunos medios se pronosticaban corridas bancarias y eso no pasó”.
En referencia a lo que lo diferencia del gobierno anterior, Macri sostuvo: “Hoy nadie discute la información: los datos vienen mal y salen. (El titular del Indec, Jorge) Todesca saca el número de inflación que tiene que sacar, no el que le dice (el ministro de Hacienda, Nicolás) Dujovne”.
Y en línea con la defensa de la verdad, aseveró: “para que haya verdad también necesitamos jueces que inspiren confianza y por eso hemos nombrado 200 entre los mejores que se presentaron a concurso; no entre los amigos o acomodados”.
Respecto a la infraestructura, el presidente destacó que Argentina va a tener “dentro de un tiempo la energía más barata de la región para que ustedes la utilicen para producir y también vamos a exportarla. Y en menos de tres años hemos terminado 838 obras para cubrir las enormes necesidades de infraestructura”.
En términos de lucha contra el narcotráfico, indicó: “Cuando visitamos barrios pobres, muchos nos agradecen que el narcotráfico esté en retroceso y haya habido 17.000 incautaciones de droga. Además, un 27% menos de homicidios y un 35% menos de secuestros”.
Respecto de la construcción colectiva, Macri dijo: “Siempre he hablado de que tenemos que hacerlo juntos, no solo entre nosotros sino con el mundo. Debemos fortalecer esta dinámica. Lamentablemente todavía uno encuentra mucho enojo, mucha bronca, mucho resentimiento, mucha búscqueda de responsable, mucho empecinamiento con cosas que no funcionaron. Yo les digo: ‘¿por qué no se dan la oportunidad de que tal vez estas cosas puedan funcionar?’ La Argentina necesita fortalecer la herramienta del diálogo de la que siempre hemos carecido”.
Y ante la pregunta de qué nos cuesta la construcción en distintos ámbitos, como dentro de la alianza de Gobierno como con la diputada Elisa Carrió, el presidente respondió: “Algunas cosas las puedo explicar y otroas no” y luego todo el auditorio estalló en risas. Pero agregó: “Son 70 años de arrastrarnos en el mismo barro y creernos los más vivos del barrio. Hay muchos que todavía les falta coraje para encarar la verdad”.
Luego de una presunta de la presidenta del Coloquio, Rosario Altgelt sobre cómo mejorar la competitividad, el presidente indicó que “la competitividad es todo. La productividad todo, es mucho más que lo que decía el General Perón que es la estrella polar de la cual se tiene que referenciar un país”.
Y profundizó: “Es la razón de vivir porque eso significa poder generar empleos privados de calidad, y darle un rol a cada argentino. Que cada argentino se sienta orgulloso de lo que hace, que no necesite el despertador para salir a trabajar. Que realmente se sienta parte de algo que progresa. Que educa y que lo hace crecer. Y ahí es donde la dirigencia tiene que terminar de entenderlo, que no es ser un dirigente que haga un aguantadero en el municipio, eso es frustrar, es subestimar a los argentinos, que tienen talento y capacidad para hacer cosas”.
Entre las cosas que dijo que hay que hacer “la primera es conectarnos. Tenemos el octavo país más grande del mundo desconectado, primero tenemos que invertir, por suerte haciendo lo que hay que hacer, con marcos regulatorios más competitivos, en este tiempo pasamos de 4.5 megabytes por segundo hemos pasado a 14. Y queremos llegar a 20 rápido porque los países más avanzamos ya están en 80 o 100”.
Además, indicó que “Arsat está haciendo una labor increíble de 6 mil km iluminados que recibimos, hoy tenemos 30 mil. De 17 localidades conectadas pasamos a 550. Y cuando conectas internet, no es solo para la PyME, es para la escuela, y el pibe empieza a tener acceso a esta herramienta que es fundamental para el trabajo del futuro”.
Se refirió también a la situación e la logística y dijo: “Tenemos estas obras que se están distribuyendo por todo el país, ahí tiene que ver las autopistas y los trenes, ya van 550 km arreglados que permitieron bajar 10 días el viaje de Salta al puerto. Ese es el principio, no alcanza, tenemos que obsesionarnos con el tema de la logística, necesitamos una logística más eficiente”.
“Logramos milagro en los puertos, valía 550 dólares el contenedor con todos los gastos que teníamos. Hoy el contenedor está 215 contra 230 de Santos. No podemos tener un costo de logística del doble del resto de la región. No podemos tener métodos mafiosos en todo el sistema logístico, y yo no soy dador de carga, ustedes lo son y ustedes tienen que dar esta discusión, yo no soy dador de carga. Porque si no cientos de miles de puestos de trabajo no se van a generar. No es cuestión personal, es una cuestión que limita nuestro futuro”, enfatizó.

Y se lamentó porque “hoy hay gente que no puede llegar con su producto al puerto porque los costos son ilegítimos entonces abandona su chacrita. Son batallas que tenemos que dar absolutamente todos”.
“Lo mismo con la legislación laboral. Metimos lo de la Art y está cambiando, pero no basta. A donde voy me dicen: “no me animo a tomar una persona porque hay todo un sistema de litigio que impide que estemos tranquilos en lo que estamos haciendo”. Convoco a los gremios a que nos sentemos y hagamos cosas inteligentes para nuestra gente. Me obsesiono todos los días con el empleo y por eso también me enojo cuando escucho que la PyME es buena pero la empresa grande es mala, estamos diciendo a los tipos que están empezando hoy no crezcas porque vas a empezar de bueno a malo. Es absurdo”, añadió.
Y al respecto de la justicia laboral, aseveró: “Estamos nombrando un montón de jueces nuevos en el fuero laboral para que entiendan que la forma de generar trabajo es evitar que las mafias se generen alrededor para que del litigio hacer una forma de vida”.
En referencia a la simplificación de los trámites, Macri dijo: “Me preocupo por simplificar todo. Los gestores se tienen que acabar, tenemos que reducir los tiempos de trámites. Hemos bajado como 47 días promedio todos los trámites. Son millones de horas para que puedan crear más e innovar más. El tiempo es lo más valioso que podemos tener. Tenemos en el Gobierno nacional más de 1100 trámites a distancia. El año que viene va a ser todo absolutamente digital. Calculamos que eso se traducirá en un punto de PBI que les vamos a devolver para que capaciten a su gente, para que inviertan más, para que sean más competitivos frente al mundo”.
En referencia a la causa de los cuadernos, la reflexión de Macri fue: “Todo el sector privado tiene que ser más transparente y más competitivo, tenemos una ley de la competencia que va en serio, varios de los que están acá vieron que va en serio porque se denunció y se investiga”.
“Lamentablemente los cuadernos nos llevaron de vuelta al pasado. Esos mismos constructores, hace casi 3 años que venían licitando en competencia, bajando hasta 40% los precios, 818 obras que empezaron y terminaron en plazo, todas competitivas. Significa que lo podíamos hacer, que hacía falta era un código distinto, donde la transparencia sea un eje fundamental. Tenemos que estar contentos porque el ranking de transparencia hemos hecho un récord en la historia, 22 lugares mejoramos en menos de 3 años”, agregó.
En otro orden, rescató la Ley de acceso a la información pública. “Hoy todo está internet para que todo el mundo vea qué se hace con el dinero de los impuestos de todos los argentinos. Tenemos que lograr que cada intendente y gobernador haga lo mismo. Pero ese es el único camino. Somos servidores públicos. Tenemos que rendir cuentas todos los días de lo que hacemos con el dinero de la gente”, festejó.
Consultado sobre si todavía hay espacio para el populismo en Argentina, el presidente expresó: “Es muy tentador el populismo, es como pensar en hacer cosas y pensar que no tienen consecuencias. Es como esas fiestas inolvidables en las que te agarras una borrachera tremenda y al día siguiente se te parte la cabeza. Eso nos pasó en la década pasada y llegamos al límite, pero todavía están los otros. Lo vemos en el debate diario, pero también siento que vamos evolucionando y creciendo”.
Macri también se refirió a la última disputa que se generó en torno a la tarifa del gas, por la que se pretendía cobrar a los usuarios el retroactivo por la diferencia de la devaluación en favor de las petroleras y que terminó con una nueva marcha atrás del Gobierno que terminará asumiendo el costo. “Con el último aumento que tuvimos con el gas, se volvió a dar debate profundo, y tardó unos días en verse que había una ley que estaba desde el año ’92. Y con datos vigentes de esa época, y que lo que se hacía era aplicar la ley y no era un capricho retroactivo. Y que pesificar fue lo que hizo el Gobierno anterior y nos quedamos sin energía. Un país que va a ser potencia en generación de energía, pero no solo con Vaca muerta, sino con energías renovables”, explicó.
“Para eso tenemos que respetar las reglas del juego, no tenemos que pensar que las cosas no tienen consecuencias. Las tienen y nos duelen. Generaron un tercio de la población en la pobreza, mucha gente que en barrios que visitamos con María Eugenia (Vidal) y Carolina (Stanley) de extrema pobreza y la gente lo que más nos cuesta es que crean que es en serio. No creen, necesitamos semanas de trabajo en conjunto, de obras que empiezan y se terminan para que crean que va a enserio”, añadió.
Y reflexionó: “Lograr restablecer esta confianza de que esta vez es en serio, que vamos a ir hasta el final porque cuesta. Nada de lo que dura para siempre es fácil. Lo que te regalan siempre tiene alguna trampa. Pero es algo de aprendizaje, porque el populismo es algo muy contagioso”.
Al ser consultado sobre el esfuerzo que debería hacer el sector político para llegar al equilibrio fiscal en 2019, el jefe de Estado reconoció que “claramente la política está muy en deuda con este país, porque ha tenido momento de casi recursos ilimitados” y ejemplificó que en la década pasada gracias a los precios altos del petróleo y de la soja, la Argentina tuvo 643.000 millones de dólares más que en los ‘90.
“Siempre me pregunto dónde está ese dinero. Porque por más que uno exagere en los números de la corrupción nunca puede ser más del 10 por ciento de eso. Tuvimos la oportunidad y no la supimos aprovechar para invertir realmente en infraestructura que podría haber cambiado la historia para siempre”, lamentó.
Macri sostuvo que “ahora tenemos un presupuesto nacional que va al equilibrio, tenemos la contribución de muchos dirigentes propios y ajenos, pero sabemos todos que le hemos tenido que pedir de vuelta una contribución al sector privado con un impuesto totalmente distorsivo, que está en la línea contraria a lo que queremos que es exportar más”, en referencia a las retenciones a las ventas al exterior.
El mandatario reconoció que más allá de lograr un presupuesto con déficit cero, hay que bajar los impuestos: “No se puede seguir teniendo este nivel de tasa municipales, este nivel de Ingresos Brutos y de Impuesto al Cheque, de contribuciones patronales. Tenemos un sistema que traba nuestro crecimiento, por algo desde 2010 la Argentina no puede crecer”, advirtió.
El mandatario dijo que confía tener el respaldo del Congreso para la aprobación del Presupuesto 2019 porque “tenemos que demostrar que podemos administrarnos con recursos escasos y prestar los servicios que la sociedad necesita cuidando el mango como lo cuida cada argentino, que llega a fin de mes tratando de ahorrar con lo que tiene y más ahora que ha pegado tanto la inflación”.
“¿Cómo puede ser que la política sigue justificando gastos que son imposibles? Y entonces digo que, con el aporte patriótico que hicieron con los 4 pesos (en referencia a las retenciones a las exportaciones), ustedes y la sociedad toda tienen que estar en la discusión del presupuesto. Se tiene que discutir renglón por renglón. No puede haber gastos exorbitantes ni en Legislaturas ni en programas extraños. Esas cosas no van más. Nadie puede tener un cheque en blanco”, aseveró.
El Presidente también reclamó avanzar en una reforma laboral similar a la que tienen en Italia y en España: “Si venimos de ellos, cómo no podemos ser iguales de inteligentes para defender nuestro trabajo, porque es para que haya más trabajo no menos trabajo”.
Cuando el moderador de la charla le preguntó si el gobierno está yendo a fondo en su gestión, Macri le advirtió a “aquellos que se ponen especialmente críticos con lo que tendríamos que haber hecho y no hicimos, les recuerdo que siempre fuimos minoría y para lograr los cambios profundos que necesita la Argentina hace falta generar consensos mayoritarios”.
“Se ganó una elección que nadie esperaba que ganemos, eso generó una euforia inicial, pero eso no significó que todos hayamos sido conscientes de la profundidad del cambio que necesitamos”, justificó.
El Presidente dijo que sus tres años de gestión fueron “de gran aprendizaje” y admitió que “nos golpeamos fuerte esta vez, pero en vez de patalear como nenes caprichosos, dijimos ‘llegó la hora’ y lo siento mucho más en la sociedad que en la dirigencia y por eso convoco todos los días a todos los argentinos a que se hagan escuchar”.
“Dios quiere que podamos ir todo lo a fondo que podamos, soy el primero en querer correr”, afirmó y dijo que “hay que demostrar que es aquí y ahora”, pero denunció que “hay muchos que están poniendo palos en la rueda y quieren detener el cambio, que lo hacen por mezquindad o poder, pero hay otros que hay que sacarle el miedo”.
Finalmente, Macri confesó que lo frustra mucho “ver dirigentes que le siguen mintiendo a la gente” y que, en cambio, le da energía “cada uno que me dice que no afloje y que sé que la está pasando mal y que hace magia para llegar a fin de mes”. Y remarcó que lo pone “muy contento” el empoderamiento de la mujer en la sociedad.

megabytes por segundo hemos pasado a 14. Y queremos llegar a 20 rápido porque los países más avanzamos ya están en 80 o 100”.
Además, indicó que “Arsat está haciendo una labor increíble de 6 mil km iluminados que recibimos, hoy tenemos 30 mil. De 17 localidades conectadas pasamos a 550. Y cuando conectas internet, no es solo para la PyME, es para la escuela, y el pibe empieza a tener acceso a esta herramienta que es fundamental para el trabajo del futuro”.
Se refirió también a la situación e la logística y dijo: “Tenemos estas obras que se están distribuyendo por todo el país, ahí tiene que ver las autopistas y los trenes, ya van 550 km arreglados que permitieron bajar 10 días el viaje de Salta al puerto. Ese es el principio, no alcanza, tenemos que obsesionarnos con el tema de la logística, necesitamos una logística más eficiente”.
“Logramos milagro en los puertos, valía 550 dólares el contenedor con todos los gastos que teníamos. Hoy el contenedor está 215 contra 230 de Santos. No podemos tener un costo de logística del doble del resto de la región. No podemos tener métodos mafiosos en todo el sistema logístico, y yo no soy dador de carga, ustedes lo son y ustedes tienen que dar esta discusión, yo no soy dador de carga. Porque si no cientos de miles de puestos de trabajo no se van a generar. No es cuestión personal, es una cuestión que limita nuestro futuro”, enfatizó.

Y se lamentó porque “hoy hay gente que no puede llegar con su producto al puerto porque los costos son ilegítimos entonces abandona su chacrita. Son batallas que tenemos que dar absolutamente todos”.
“Lo mismo con la legislación laboral. Metimos lo de la Art y está cambiando, pero no basta. A donde voy me dicen: “no me animo a tomar una persona porque hay todo un sistema de litigio que impide que estemos tranquilos en lo que estamos haciendo”. Convoco a los gremios a que nos sentemos y hagamos cosas inteligentes para nuestra gente. Me obsesiono todos los días con el empleo y por eso también me enojo cuando escucho que la PyME es buena pero la empresa grande es mala, estamos diciendo a los tipos que están empezando hoy no crezcas porque vas a empezar de bueno a malo. Es absurdo”, añadió.
Y al respecto de la justicia laboral, aseveró: “Estamos nombrando un montón de jueces nuevos en el fuero laboral para que entiendan que la forma de generar trabajo es evitar que las mafias se generen alrededor para que del litigio hacer una forma de vida”.
En referencia a la simplificación de los trámites, Macri dijo: “Me preocupo por simplificar todo. Los gestores se tienen que acabar, tenemos que reducir los tiempos de trámites. Hemos bajado como 47 días promedio todos los trámites. Son millones de horas para que puedan crear más e innovar más. El tiempo es lo más valioso que podemos tener. Tenemos en el Gobierno nacional más de 1100 trámites a distancia. El año que viene va a ser todo absolutamente digital. Calculamos que eso se traducirá en un punto de PBI que les vamos a devolver para que capaciten a su gente, para que inviertan más, para que sean más competitivos frente al mundo”.
En referencia a la causa de los cuadernos, la reflexión de Macri fue: “Todo el sector privado tiene que ser más transparente y más competitivo, tenemos una ley de la competencia que va en serio, varios de los que están acá vieron que va en serio porque se denunció y se investiga”.
“Lamentablemente los cuadernos nos llevaron de vuelta al pasado. Esos mismos constructores, hace casi 3 años que venían licitando en competencia, bajando hasta 40% los precios, 818 obras que empezaron y terminaron en plazo, todas competitivas. Significa que lo podíamos hacer, que hacía falta era un código distinto, donde la transparencia sea un eje fundamental. Tenemos que estar contentos porque el ranking de transparencia hemos hecho un récord en la historia, 22 lugares mejoramos en menos de 3 años”, agregó.
En otro orden, rescató la Ley de acceso a la información pública. “Hoy todo está internet para que todo el mundo vea qué se hace con el dinero de los impuestos de todos los argentinos. Tenemos que lograr que cada intendente y gobernador haga lo mismo. Pero ese es el único camino. Somos servidores públicos. Tenemos que rendir cuentas todos los días de lo que hacemos con el dinero de la gente”, festejó.
Consultado sobre si todavía hay espacio para el populismo en Argentina, el presidente expresó: “Es muy tentador el populismo, es como pensar en hacer cosas y pensar que no tienen consecuencias. Es como esas fiestas inolvidables en las que te agarras una borrachera tremenda y al día siguiente se te parte la cabeza. Eso nos pasó en la década pasada y llegamos al límite, pero todavía están los otros. Lo vemos en el debate diario, pero también siento que vamos evolucionando y creciendo”.
Macri también se refirió a la última disputa que se generó en torno a la tarifa del gas, por la que se pretendía cobrar a los usuarios el retroactivo por la diferencia de la devaluación en favor de las petroleras y que terminó con una nueva marcha atrás del Gobierno que terminará asumiendo el costo. “Con el último aumento que tuvimos con el gas, se volvió a dar debate profundo, y tardó unos días en verse que había una ley que estaba desde el año ’92. Y con datos vigentes de esa época, y que lo que se hacía era aplicar la ley y no era un capricho retroactivo. Y que pesificar fue lo que hizo el Gobierno anterior y nos quedamos sin energía. Un país que va a ser potencia en generación de energía, pero no solo con Vaca muerta, sino con energías renovables”, explicó.
“Para eso tenemos que respetar las reglas del juego, no tenemos que pensar que las cosas no tienen consecuencias. Las tienen y nos duelen. Generaron un tercio de la población en la pobreza, mucha gente que en barrios que visitamos con María Eugenia (Vidal) y Carolina (Stanley) de extrema pobreza y la gente lo que más nos cuesta es que crean que es en serio. No creen, necesitamos semanas de trabajo en conjunto, de obras que empiezan y se terminan para que crean que va a enserio”, añadió.
Y reflexionó: “Lograr restablecer esta confianza de que esta vez es en serio, que vamos a ir hasta el final porque cuesta. Nada de lo que dura para siempre es fácil. Lo que te regalan siempre tiene alguna trampa. Pero es algo de aprendizaje, porque el populismo es algo muy contagioso”.
Al ser consultado sobre el esfuerzo que debería hacer el sector político para llegar al equilibrio fiscal en 2019, el jefe de Estado reconoció que “claramente la política está muy en deuda con este país, porque ha tenido momento de casi recursos ilimitados” y ejemplificó que en la década pasada gracias a los precios altos del petróleo y de la soja, la Argentina tuvo 643.000 millones de dólares más que en los ‘90.
“Siempre me pregunto dónde está ese dinero. Porque por más que uno exagere en los números de la corrupción nunca puede ser más del 10 por ciento de eso. Tuvimos la oportunidad y no la supimos aprovechar para invertir realmente en infraestructura que podría haber cambiado la historia para siempre”, lamentó.
Macri sostuvo que “ahora tenemos un presupuesto nacional que va al equilibrio, tenemos la contribución de muchos dirigentes propios y ajenos, pero sabemos todos que le hemos tenido que pedir de vuelta una contribución al sector privado con un impuesto totalmente distorsivo, que está en la línea contraria a lo que queremos que es exportar más”, en referencia a las retenciones a las ventas al exterior.
El mandatario reconoció que más allá de lograr un presupuesto con déficit cero, hay que bajar los impuestos: “No se puede seguir teniendo este nivel de tasa municipales, este nivel de Ingresos Brutos y de Impuesto al Cheque, de contribuciones patronales. Tenemos un sistema que traba nuestro crecimiento, por algo desde 2010 la Argentina no puede crecer”, advirtió.
El mandatario dijo que confía tener el respaldo del Congreso para la aprobación del Presupuesto 2019 porque “tenemos que demostrar que podemos administrarnos con recursos escasos y prestar los servicios que la sociedad necesita cuidando el mango como lo cuida cada argentino, que llega a fin de mes tratando de ahorrar con lo que tiene y más ahora que ha pegado tanto la inflación”.
“¿Cómo puede ser que la política sigue justificando gastos que son imposibles? Y entonces digo que, con el aporte patriótico que hicieron con los 4 pesos (en referencia a las retenciones a las exportaciones), ustedes y la sociedad toda tienen que estar en la discusión del presupuesto. Se tiene que discutir renglón por renglón. No puede haber gastos exorbitantes ni en Legislaturas ni en programas extraños. Esas cosas no van más. Nadie puede tener un cheque en blanco”, aseveró.
El Presidente también reclamó avanzar en una reforma laboral similar a la que tienen en Italia y en España: “Si venimos de ellos, cómo no podemos ser iguales de inteligentes para defender nuestro trabajo, porque es para que haya más trabajo no menos trabajo”.
Cuando el moderador de la charla le preguntó si el gobierno está yendo a fondo en su gestión, Macri le advirtió a “aquellos que se ponen especialmente críticos con lo que tendríamos que haber hecho y no hicimos, les recuerdo que siempre fuimos minoría y para lograr los cambios profundos que necesita la Argentina hace falta generar consensos mayoritarios”.
“Se ganó una elección que nadie esperaba que ganemos, eso generó una euforia inicial, pero eso no significó que todos hayamos sido conscientes de la profundidad del cambio que necesitamos”, justificó.
El Presidente dijo que sus tres años de gestión fueron “de gran aprendizaje” y admitió que “nos golpeamos fuerte esta vez, pero en vez de patalear como nenes caprichosos, dijimos ‘llegó la hora’ y lo siento mucho más en la sociedad que en la dirigencia y por eso convoco todos los días a todos los argentinos a que se hagan escuchar”.
“Dios quiere que podamos ir todo lo a fondo que podamos, soy el primero en querer correr”, afirmó y dijo que “hay que demostrar que es aquí y ahora”, pero denunció que “hay muchos que están poniendo palos en la rueda y quieren detener el cambio, que lo hacen por mezquindad o poder, pero hay otros que hay que sacarle el miedo”.
Finalmente, Macri confesó que lo frustra mucho “ver dirigentes que le siguen mintiendo a la gente” y que, en cambio, le da energía “cada uno que me dice que no afloje y que sé que la está pasando mal y que hace magia para llegar a fin de mes”. Y remarcó que lo pone “muy contento” el empoderamiento de la mujer en la sociedad.

 

Autor: Redacción | 2018-10-20 04:45:00 | Compartir:

Imágenes

El presidente volvió al Coloquio de Idea