Edición Nro: 2093

Economía El Paí­s

Ajuste de la Administración pública

El Gobierno nacional consiguió ayer el respaldo de la mayoría de las Provincias para darle un “marco político” a las negociaciones por el Presupuesto 2019 que comenzarán la semana próxima en el Congreso.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y los gobernadores opositores en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), mantuvieron un cruce tenso hasta que se llegó a un acuerdo.
Los gobernadores más duros fueron Carlos Verna (La Pampa) y Alberto Rodríguez Saá (San Luis).
Los gobernadores Juan Manuel Urtubey (Salta) y Juan Schiaretti (Córdoba) fueron los que llevaron la voz de concordia con la administración de Cambiemos, aunque reclamaron al unísono un presupuesto “equitativo y equilibrado”.
los gobernadores acordaron con Frigerio que el proyecto que se firmará una adenda al Pacto Fiscal de 2017 para frenar el cronograma de rebaja del impuesto a los Sellos y que se creará un gravamen a los Bienes Personales de argentinos en el exterior, aunque el ministro no concedió ningún cambio sobre Ingresos Brutos, cuya recaudación es clave para las Provincias.

“Intentamos preservar la baja de ese impuesto porque es importante para el sector productivo”, dijo Frigerio al cabo de la reunión en el CFI, en el barrio porteño de Retiro. Pero lo cierto es que el Gobierno nacional se guardaría esa carta para jugarla a la hora de las negociaciones más ríspidas que tendrán lugar en el Congreso. Por eso estuvo en la Rosada Emilio Monzó, el jefe de Diputados. También fueron de la partida los gobernadores oficialistas María Eugenia Vidal (Buenos Aires) y Horacio Rodríguez Larreta (CABA), quienes escoltaron a Macri en el Salón Eva Perón de la sede gubernamental. Vidal y Larreta, que se mueven en tándem político, deberán afrontar buena parte del ajuste que encaró la administración nacional, para compensar al bloque del interior del país.

De hecho, la Provincia y la Capital tomarán casi dos tercios de los subsidios al transporte que hasta ahora abona la Nación a las empresas de colectivos. Para la Gobernación bonaerense, esa medida significará una carga superior a los 20.000 millones de pesos anuales. La desregulación también impactará a otros distritos, pero cada provincia determinará el valor del pasaje con o sin subsidio.

El salteño Urtubey comentó ayer a este diario que en la capital provincial, el boleto pasaría a costar $40 en caso de que la provincia no aporte subsidios. Una situación muy parecida sucederá en las ciudades de Córdoba y Rosario. Frigerio prometió a los gobernadores que se verá “caso por caso”. En la mesa de la Rosada estuvo sentado el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

Más intransigente se puso el Gobierno con la eliminación del Fondo Sojero, que Frigerio ratificó ayer ante los gobernadores opositores. “Si quieren ir a la Corte, que vayan”, deslizó un funcionario al ser consultado por las demandas que hicieron varias provincias en contra de la resolución del Poder Ejecutivo. Por ese ítem, el Gobierno bonaerense perderá más de 7.700 millones de pesos.

La misma lógica impera para la tarifa social eléctrica, que el Gobierno dejará de financiar y cada provincia tendrá que optar por mantenerla o quitarla. “La Argentina debe tener una ley de Presupuesto. El equilibrio fiscal es una condición necesaria pero no suficiente”, dijo el salteño Urtubey tras el encuentro con Macri, Marcos Peña y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

“La reunión con el Presidente fue el broche de varios meses de trabajo en la búsqueda de consensos, sabiendo de la colaboración que la Nación necesita de las Provincias. El sistema político argentino debe adaptarse a las circunstancias que estamos viviendo”, afirmó a su vez Dujovne, el encargado de empalmar el acuerdo con el FMI en los números del Presupuesto. 

Autor: Redacción | 2018-09-12 13:13:00 | Compartir:

Videos