Edición Nro: 2093

Papa Francisco

Desde Dublín

El viaje del papa a Irlanda

El viaje del papa a Irlanda Finalizado el 24° Viaje Apostólico Internacional del papa Francisco, en esta ocación en Irlanda, con motivo del Encuentro Mundial de las Familias, el Pontífice se reunió con los obispos iIrlandeses, en el Convento de las Hermanas Dominicas. ¨Discernir nuevos caminos para tiempos nuevos¨, les anunció a los prelados.

Este fin de semana, el papa Francisco realizó su 24° Viaje Apostólico Internacional, en Irlanda, con motivo del Encuentro Mundial de las Familias. Allí compartió con más de 70 mil familias de todo el mundo. Antes de abandonar el país, se reunió con los obispos iIrlandeses, en el Convento de las Hermanas Dominicas. "Discernir nuevos caminos para tiempos nuevos", les anunció a los prelados.

El Pontífice prosiguió, como él mismo expresó, con el “diálogo fraterno” iniciado el año pasado en Roma durante la visita ad limina Apostolorum de los obispos irlandeses, y expresó su voluntad de resumir el encuentro anterior en el espíritu del EMF.

“Todos nosotros, como obispos, somos conscientes de nuestra responsabilidad como padres del santo Pueblo fiel de Dios. Como buenos padres, tratamos de alentar e inspirar, reconciliar y unir, y sobre todo de preservar todo el bien transmitido de generación en generación en esta gran familia que es la Iglesia en Irlanda”, manifestó.

Por ese motivo, se ocupó de alentar a los obispos, “en estos momentos de desafío”, a perseverar en su ministerio, y demostró su gratitud por la atención a los pobres, los excluidos y los necesitados, y también por aquella brindada a los sacerdotes, “cuya pena y desánimo causados por los recientes escándalos son a menudo ignorados”.

Luego, les habló de un tema recurrente de su visita: la necesidad de que la Iglesia reconozca y remedie “con honestidad evangélica y valentía los errores del pasado con respecto a la protección de los niños y los adultos vulnerables”.

“En estos años todos hemos tenido que abrir nuestros ojos ante la gravedad y el alcance de los abusos sexuales en diferentes contextos sociales. En Irlanda, como también en otros lugares, la honestidad y la integridad con que la Iglesia decide abordar este capítulo doloroso de su historia puede ofrecer a toda la sociedad un ejemplo y una llamada”, anunció.

Francisco señaló cómo el EMF ha sido fuente de esperanza y estímulo, para llevar la fe a la sociedad. Las familias son cada vez más conscientes de su papel irremplazable en la transmisión de la fe. También destacó la labor de las escuelas católicas y de los programas de educación religiosa, y señaló la importancia de la preparación de los fieles laicos "esenciales para el futuro de la comunidad cristiana".

“Dios siempre es novedad” y “nos empuja a partir una y otra vez y a desplazarnos para ir más allá de lo conocido”, les dijo citando la reciente exhortación apostólica Gaudete et exsultate. “Que con humildad y confianza en su gracia, puedan discernir y emprender caminos nuevos para estos tiempos nuevos”, agregó.

Reconoció cómo en los últimos años la fe tradicionalmente fuerte de los irlandeses, ha sido puesto a prueba. Y manifestó que no obstante, ha constituido también una oportunidad para una renovación interior de la Iglesia en este país y ha indicado modos nuevos de concebir su vida y su misión.

Al finalizar, rezó para que los pastores sean sostenidos siempre por la esperanza que se fundamenta en la verdad de las palabras de Cristo y les exhortó a no desanimarse por los desafíos y dificultades: “Como nos enseña san Juan de la Cruz, en la noche oscura es donde la luz de la fe brilla más pura en nuestros corazones. Y esta luz mostrará el camino para la renovación de la vida cristiana en Irlanda en los próximos años”.

Por último pidió a los obispos seguir promoviendo la unidad y la fraternidad entre sí, y también pidió trabajar y rezar junto a otros líderes cristianos por la reconciliación y la paz entre todos los miembros de la familia irlandesa. 

Autor: Redacción | 2018-08-27 03:30:00 | Compartir: