Edición Nro: 2170

Educación

No retomarán la actividad

Explosión de Moreno trae más problemas al sistema educativo

Explosión de Moreno trae más problemas al sistema educativo Los maestros del partido bonaerense de Moreno llevarán adelante un paro desde el próximo 6 de Agosto “hasta que no arreglen todas las escuelas”. La medida anunciada este sábado llega tras la fatal explosión por una fuga de gas en la escuela 49 “Nicolás Avellaneda" en la que muriieron la vicedirectora Sandra Calamano y el portero Rubén Rodríguez.


Además, como parte de las acciones acordadas, en las primeras horas del lunes habrá asambleas en la puerta de cada establecimiento y a las 10 realizarán una marcha a la municipalidad. También, el martes habrá un abrazo a la Escuela 49.


Luego de que el viernes los docentes realizaran un paro de actividades y una marcha para exigir Justicia, unos 250 directivos de escuelas del distrito se reunieron para evaluar los pasos a seguir. Del encuentro participaron los directores de todos los niveles (Inicial, Primaria, Secundaia, CIE) públicos y privados del distrito de Moreno.


En el texto acordado por los docentes y directivos se señala que "se suspenden las clases a partir del lunes 6 de agosto hasta la certificación y habilitación por parte de profesionales matriculados dependiente de la Dirección General de Cultura y Educación y del Ministerio de Trabajo Provincial, que den cuenta de las condiciones adecuados del edificio por cuestiones de gas, electricidad, agua, y demás problemáticas de riesgo en cada uno de los servicios educativos del distrito”. A su vez, pidieron que los inspectores certifiquen las condiciones edilicias.


“Nos comprometemos a no levantar la suspensión de clases hasta que cada una de nuestras escuelas cuenten con el certificado correspondiente”, agregaron.


Luciano Casaux, director de la escuela N°2 del barrio Zapiola, reclamó que las autoridades controlan si los docentes dan clases; pero señaló que los inspectores encargados de la seguridad no los visitan nunca. "Podemos tener otra tragedia en cualquier momento. Las condiciones están dadas. Todas las escuelas tenemos muchísimos problemas y no están debidamente habilitadas. Corre peligro la vida de los chicos y las nuestras", explicó.


Luciano relató que en lo que va del año hizo cuatro presentaciones por peligro de derrumbe porque hay grietas en los techos. También, una de las aulas donde tienen clases los chicos de 6º grado hay un tablero de luz. "Lo peor es que hay una pérdida de agua justo en ese lugar que le da directo al tablero. No sabemos si la pared está electrificada. No se puede trabajar así", contó.


En lo que va del invierno, tampoco recibieron la visita de los inspectores para revisar las estufas como hacen todos los años. "Trabajamos en condiciones desastrosas. Por eso, no queremos que vuelva a pasar una tragedia como lo que sucedió con Sandra y Rubén", agregó.


El director conoció a Sandra hace apenas unas semanas, antes de que comenzaran las vacaciones de invierno, en una reunión distrital. "Estaba muy preocupada por la situación de su escuela. Vivía para sus alumnos", concluyó.


La explosión fue el jueves entre las 7.20 y las 7.40, pocos minutos antes del horario de ingreso de los chicos a clase. El viernes familiares, amigos y compañeros despidieron a Calamano y Rodríguez, víctimas de la tragedia. Hasta los velatorios llegaron incluso padres con sus hijos, que son alumnos de la institución. 

Autor: redacción | 2018-08-06 02:53:00 | Compartir: