Edición Nro: 2538

Economía

Perú se sumaría a los beneficios del "oro blanco"

El litio en América latina

El litio en América latina La necesidad de explotación de litio hacen del triángulo Argentina, Chile, Bolivia, la zona que permite las mayores extracciones.

La Argentina, Chile y Bolivia tienen el 70 por ciento de las reservas mundiales del mineral.
El litio demanda inversiones mucho menores que una explotación metalífera. Un proyecto puede implicar un desembolso de US$ 200 millones, frente a 10 veces más de uno metalífero.
El 90 por ciento de las transacciones del último año y medio fueron de litio. Los proyectos están concentrados en Salta, Jujuy y Catamarca, con un incipiente movimiento en San Luis, que no se va a desarrollar hasta que el gobierno provincial dé señales de que quiere promover la minería.
Esta semana el gerente de la empresa minera Macusani Yellowcake, Ulises Solís, informó en rueda de prensa que encontraron lo que podría ser la reserva de litio más grande del planeta. Tras exploraciones en su depósito Falchani, en la región de Puno, al sur del país, estimaron la existencia de 2,5 millones de toneladas de litio de "alta ley".

Un dato destacado es que, según datos de la compañía, las minas de Chile y Bolivia poseen una ley promedio de 500 partes por millón (ppm), mientras que este yacimiento es hasta siete veces superior, entre los 3.500 a 4.000 ppm. También remarcaron la existencia de 125 millones de libras de uranio. No obstante, por ahora solo fue perforado el 15% de la zona.
El litio es un material utilizado en naves espaciales, vehículos eléctricos, baterías recargables de teléfonos móviles, computadoras, celulares, cámaras digitales, reactores atómicos y hasta medicamentos antidepresivos. Por ello, también se denomina "oro blanco". 

Junto con la automotriz, otra industria que puede impulsar la demanda de litio en los próximos años es la ligada a energías renovables, dada la necesidad de almacenar producción que enfrentarán la generación eólica y solar, completa Lede Pizzurno.

Asimismo, su valor es otro aspecto relevante: mientras que en 1998 una tonelada de litio se cotizaba a 1.670 euros, en 2017 alcanzó los 8.600 euros.

En plena etapa de producción ya hay dos compañías en el país: Orocobre, en Jujuy (opera en Salar de Olaroz) y FMC Lithium Corporation, en Catamarca (Salar del Hombre Muerto). “Salta lidera la expansión sectorial, con 29 emprendimientos en marcha, de los cuales dos se encuentran en construcción, cuatro en exploración avanzada, 16 en exploración y siete en instancia de prospección”, detalla Adolfo Durañona, socio de Baker McKenzie. “El segundo lugar lo comparten Catamarca y Jujuy, con 13 iniciativas en cada provincia”, completa.
En mayo de este año, la minera australiana Galaxy Resources elevó a US$ 474 millones su inversión en litio argentino.

Argentina se diferencia de Chile y Bolivia porque permite la explotación a empresas extranjeras. Bolivia y Chile consideran el litio como un mineral estratégico y no está abierta su explotación al sector privado, ni siquiera con concesiones. Ambos países fundamentan la decisión en creer que el litio será la base del futuro desarrollo industrial y la posibilidad de instalar fábricas de coches eléctricos en el país.

Salta cuenta con siete proyectos entre los más avanzados, tendrá el 38% de la capacidad instalada del país en 2022. El resto se reparte entre Jujuy y Catamarca. Empresas como Tatta, Peugeot y Volkswagen han visitado el país recientemente con la mira en puesta los salares.


 

Autor: Redacción | 2018-07-22 10:06:00 | Compartir:

Imágenes

El litio en América latina El litio en América latina