Edición Nro: 377212

Sección 22

Los obispos católicos de rito siromalabar

El yoga es incompatible con el cristianismo

El yoga es incompatible con el cristianismo La Iglesia católica siromalabar india publicó un documento en el que señala que el yoga es incompatible con el cristianismo. El documento fue firmado por todos los obispos católicos de rito siromalabar.

El documento se titula “Yogayum Katholika Vishvasavum”, es decir, “El yoga y el credo católico”. En el texto, la Comisión reafirma que “se ha intensificado la necesidad de hacer una relectura del yoga, en particular tras la decisión del gobierno de convertir [su enseñanza] obligatoria en las escuelas, y de presentarlo como una parte inseparable de la cultura india”.

El yoga, obligatorio en las escuelas indias
Según informa la agencia AsiaNews, no es la primera vez que los obispos de rito oriental intervienen en este tema. El año pasado ya afirmaron que “el yoga no es un medio para alcanzar el contacto con lo divino, aun cuando pueda contribuir a la salud física y mental”.

El yoga es una práctica de relajación mental y física nacida en la India y difundida en todo el mundo, en el que se combinan ejercicios físicos y técnicas de respiración. Según la religión hindú, también constituye un camino de búsqueda espiritual a través del cual se experimenta el contacto con lo divino.

En la India su enseñanza es obligatoria en las escuelas y todos los años, en la Jornada Internacional del Yoga (que se celebra el 21 de junio), todo el sistema educativo se paraliza para brindar un espacio a los programas, actos e iniciativas dedicados a esta disciplina.

Un fin en sí mismo
Hace tiempo que activistas e intelectuales indios afirman que la obligación de observar la fiesta en las escuelas, obligando a los alumnos a cantar sonetos y mantras hindúes, limita la libertad de culto de las minorías y representa una falta de “sensibilidad” hacia los alumnos cristianos y musulmanes.

La Comisión, presidida por monseñor Joseph Kallarangatt, observa que “en el yoga no hay lugar para Dios cuando se toman en consideración las experiencias espirituales de los seres humanos. Si bien el yoga nació y creció en las tradiciones laicas de la India, luego éste adoptó tonos de la religión hindú, con el predominio de la casta de los brahmanes”.

La nota también advierte sobre el riesgo de que “los ejercicios físicos se conviertan en idolatría, pasando a ser un fin en sí mismos” y de la tendencia a “equiparar la experiencia física que deriva del yoga con la obra del Espíritu Santo”.

La Iglesia católica siromalabar
La Iglesia católica siromalabar o Iglesia siromalabar es una de las 24 Iglesias “sui iuris” integrantes de la Iglesia católica. Es una Iglesia oriental católica que sigue la tradición litúrgica caldea (o siria oriental) en la que utiliza como lenguajes litúrgicos el siríaco oriental, malayalam e inglés. Está organizada como Iglesia arzobispal mayor de acuerdo a la forma prescripta por el título 5 del Código de los cánones de las Iglesias orientales, bajo supervisión de la Congregación para las Iglesias Orientales. Está presidida por el arzobispo mayor de Ernakulam-Angamaly, cuya sede curial se encuentra en Cochín en el estado de Kerala en la India.

Es la segunda Iglesia católica oriental por número de fieles -unos 3.700.000- y la mayor comunidad de los cristianos de Santo Tomás en la India.

Historia
Según la tradición, la Iglesia fue fundada por el apóstol Santo Tomás por lo que es conocida como cristianos de Santo Tomás. En el siglo IV un establecimiento de hebreos cristianos fue fundado en Kottayam en el sur de la India por Thomas Kanai bajo la jurisdicción de los “catolicós” de la Iglesia asiria del Oriente. Esta Iglesia de la India estaba en comunión y dependía de la Iglesia del Imperio persa (también llamada nestoriana), es decir la Iglesia del Oriente.

La mayoría de los historiadores occidentales están de acuerdo en que el controvertido Sínodo de Diamper (1599) forzó la unión de la Iglesia siromalabar a la Iglesia católica. Está claro que después del arribo de los portugueses hubo significativas tensiones respecto al nombramiento de autoridades portuguesas, la persecución de los cristianos de Santo Tomás y el comienzo de la latinización de la Iglesia.

En 1934 el papa Pío XI inició un proceso de reformas litúrgicas que debería restaurar la naturaleza oriental del pesadamente latinizado rito siromalabar. Una liturgia eucarística, tomada de las fuentes originales sirio orientales fue aprobada por Pío XII en 1957 e introducida en 1962. Hubo fuerte resistencia a esta reforma y la mayoría de las diócesis siromalabares continúan usando un rito que es casi igual que la misa latina. En 1998 el papa Juan Pablo II dio a los obispos siromalabares autoridad en materia litúrgica en un esfuerzo para facilitar la resolución de las disputas.

Actualmente la divina liturgia de Addai y Mari es celebrada en malayalam, la lengua nativa de Kerala. 

Autor: Redacción | 2018-06-12 18:33:00 | Compartir:

Imágenes

El yoga es incompatible con el cristianismo