Edición Nro: 2174

Turismo Sección 22

Por unanimidad del senado

El Parque Nacional Iberá ya es una realidad

El Parque Nacional Iberá ya es una realidad El Senado aprobó por unanimidad con 54 votos afirmativos un proyecto de ley para crear el Parque Nacional Iberá en la provincia de Corrientes, a través de la cesión de dominio de la jurisdicción al Estado Nacional.

La Reserva Nacional Iberá representa una superficie aproximada de 23 mil hectáreas, según el proyecto presentado por el presidente provisional del Senado Federico Pinedo.
Esos terrenos fueron donados a la provincia por el empresario estadounidense Douglas Tompkins, fallecido en Chile en 2015, para la creación de un parque nacional.

Actualmente, de las 1.300.000 hectáreas que componen la cuenca y Reserva Natural Iberá, 550.000 constituyen el Parque Provincial Iberá, el cual fue delimitado por decreto en 2009 (y ampliado en 2016), y sus tierras surgieron al mapear el territorio fiscal que se ubicaba al fondo de las estancias, donde era imposible entrar. Para poder asegurar la integridad ecológica de la cuenca de Iberá y la máxima calidad del destino ecoturístico es crucial que el Parque incluya también muestras representativas de los ecosistemas de tierras altas que se encuentran en ella. Igualmente, si queremos que el Iberá vuelva a contar con todas las especies de grandes mamíferos que se extinguieron en la región, necesitamos que los ecosistemas que éstos habitan se encuentren adecuadamente protegidos.
El gran parque Iberá (Parque Provincial más Parque Nacional) albergaría dentro de su territorio la mayor población del mundo del amenazado yetapá de collar y la segunda mayor del ciervo de los pantanos, sirviendo además como refugio fundamental para especies amenazadas como el aguará guazú, el venado de las pampas, las aves de pastizal casi extintas en Argentina por la actividad agrícola, los yacarés y el lobito de río, entre otras. Además, por su tamaño y calidad de hábitat, esta área de conservación representa una oportunidad única para la reintroducción de especies localmente extintas como el oso hormiguero, el tapir, el pecarí de collar, el venado de las pampas, el ocelote, el lobo gargantilla y el yaguareté.

Este territorio, que ha sido revalorizado en función de una nueva visión de desarrollo local: la producción de naturaleza y vida silvestre como recurso comercializable a través del turismo, podrá ser disfrutado por todos los argentinos, y servirá de motor económico de los municipios que lo rodean. Guardaparques nacionales y provinciales trabajarán en conjunto para preservar la calidad y abundancia de animales autóctonos que le garanticen al turista una experiencia de alto nivel. El Parque Iberá quedaría a su vez rodeado por más de 600.000 hectáreas de tierras privadas incluidas en la actual Reserva Natural Iberá, las cuales podrían dedicarse a diferentes tipos de producción sustentable, además de beneficiarse con el atractivo turístico del área central de conservación estricta. 

El Futuro Parque Nacional Iberá es la visión de CLT dirigida a crear un área que conserve a perpetuidad los ecosistemas naturales del Iberá en su máxima diversidad e integridad ecológicas y que a su vez sirva como una gran área de desarrollo regional a través del ecoturismo.

Autor: Redacción | 2018-04-19 17:30:00 | Compartir:

Imágenes

El Parque Nacional Iberá ya es una realidad El Parque Nacional Iberá ya es una realidad El Parque Nacional Iberá ya es una realidad