Edición Nro: 272536

Turismo

Montañita, ese lugar de ensueño

Un cachito de Argentina en el Océano Pacífico

Un cachito de Argentina en el Océano Pacífico Rodando desde Guayaquil, alrededor de 200 kilómetros, se llega a un paraje al que los argentinos gustosos del surf y la vida sencilla han adoptado. Montañita es, a la sazón, un pedazo de suelo de los ciudadanos del mundo que no entienden la vida tal como se ve en los medios, sino que la misma transcurre entre las rachas y las bonanzas de las olas, durante el día, para desembocar en una noche de ritmos eclécticos y precios más que razonables ¿Alcohol y droga? "Como en todos lados", nos decía Camila, una chica bien argenta, que trabaja atendiendo una suerte de fast food, con ceviche.

En rigor, la Playa de Montañita es una zona no delimitada de comuna de pescadores de la Parroquia Manglaralto, en las costas ecuatorianas y en el cantón Santa Elena de la provincia del mismo nombre en el Ecuador y por donde pasa la carretera de la Ruta del Sol o "Ruta del Spondylus". Se encuentra a solamente 200 Km de la ciudad de Guayaquil, frente a la costa del Océano Pacífico, en la costa occidental de América del Sur. 

En los años 1960s, el lugar se convirtió en un punto de encuentro para gente joven, usualmente extranjera, vinculada al Surf y otros movimientos alternativos, para la diversión, el descanso y el contacto con la naturaleza. En esos tiempos hubo alguna afinidad entre la vida alternativa de estos visitantes -tanto nacionales como extranjeros- con la estructura y organización comunitaria y autónoma de la aldea de pescadores. Tiempo después desarrolló más alternativas de deportes como es el parapente, bodyboard y el canopy para fomentar el turismo de aventura en el país.

Las construcciones en Montañita siguen manteniendo un estilo rústico de la costa, a base de madera, caña y paja, como las chozas de los pescadores, aunque en la actualidad los hostales y casas de hospedaje comunitarios, gozan de más comodidades para el turista, como agua caliente y potable, aire acondicionado, restaurantes y bares, hoteles que se promocionan por internet en otros países, para el turismo de aventura y permiten pagos con tarjeta de crédito.

Justamente para los argentinos que viven en la cultura del surf, esa que hace referencia a las personas, lenguaje, moda y estilo de vida que rodea a ese deporte, Montañita es un lugar predilecto. Pero no sólo para ellos. Personas despojadas del "caretaje" encuentran en estas playas un lugar idílico, donde se desayuna por dos dólares, se almuerza por tres y se cena por 4 ó 5.

Esta forma de vivir en Montañita, genera influencia sobre la moda, la música, la literatura, películas, jerga, entre otros temas. Los surfistas que provienen de distintos sitios y experiencias se unen en la búsqueda de grandes olas, el deseo por navegar sobre una gran ola, y la vida en contacto con el océano. La noche nos une a todos, los que practican y los que no. Según los mapas, 6184 kilómetros separana nuestra querida Mar del Plata de este recóndito paraíso. Pero los sueños de los que la conocen y llegan a vivir la experiencia se quedan a menos de un clic de distancia. La imaginación y los recuerdos no entienden de millas. 

 

Autor: redacción | 2018-03-31 13:15:00 | Compartir: