Edición Nro: 2172

La Ciudad Cultura Sección 22

Piazzolla sinónimo de Tango

Por siempre Astor

Por siempre Astor Astor Piazzolla, marplatense, sinónimo de tango, ícono del bandoneón, emblema internacional de la música nacional, estandarte de la vanguardia. Nació un 11 de marzo allá por 1921 y tuvo tanto para dar.

Y reza Wikipedia...

Piazzolla nació en Mar del Plata, Argentina en 1921, hijo de Vicente Piazzolla y Asunta Manetti (ambos nacidos en Mar del Plata, hijos de padres italianos). El nombre Astor no existía en ese entonces, su padre se le puso en homenaje a su amigo Astore Bolognini, corredor de moto y primer violonchelista de la Orquesta Sinfónica de Chicago. Piazzolla vivió gran parte de su niñez con su familia en Nueva York, donde desde muy joven entró en contacto tanto con el jazz como con la música barroca de Bach.

Su figura y música son un legado custodiado y difundido a través de la Fundación Astor Piazzolla.

La Fundación Astor Piazzolla fue creada el 13 de marzo de 1995, por la Sra. Laura Escalada, con la finalidad de divulgar, difundir y enseñar la obra y música del compositor marplatense. Ha recibido varios premios por su labor a lo largo de los años, entre ellos: 1996 – Auditorium (Mar del Plata); 1999 - Museo Mano blanca; 2001- Trani – Salice y Bari (Italia); 2004 Consulado Gral. De Italia en Buenos Aires; 2008 AEFE (Gobierno de España); 2013 Paco Nacionales Appennino Tosco (Emiliano, Italia), entre otros. Desde su creación llevó a cabo numerosos

conciertos en todo el mundo. Contando con la participación del “Quinteto de la Fundación Astor Piazzolla” bajo la dirección musical de Julian Vat, premiado con el premio “Estrella de Mar”, al mejor espectáculo musical de la temporada marplatense.

Ya de regreso en la Argentina, Piazzolla forma dos conjuntos: por un lado, una orquesta de bandoneón y cuerdas; por otro, el Octeto Buenos Aires. Con músicos de gran nivel y una formación de bandoneones, violines, contrabajo, cello y guitarra eléctrica, el Octeto sella el inicio del tango contemporáneo, con un estilo rupturista marcado por las innovaciones compositivas e interpretativas que se alejan del modelo clásico de orquesta típica, del cantor y del bailarín. El conjunto graba solo dos discos, hasta su disolución en 1958.

Piazzolla viaja entonces a Nueva York, donde experimenta con el tango-jazz, y en 1960 vuelve a Buenos Aires para formar el Quinteto Nuevo Tango, que sería una de sus formaciones emblemáticas. Graba numerosas composiciones originales, como “Adiós Nonino”, “Decarísimo”, “Introducción al ángel”, “Muerte del ángel” y muchas otras.

 

En 1965 registra dos importantes álbumes: Piazzolla en el Philharmonic Hall de Nueva York y El tango (a partir de los poemas de Jorge Luis Borges, y con la voz de Edmundo Rivero). La operita María de Buenos Aires, de 1968, es fruto de su sociedad creativa con Horacio Ferrer, con quien compuso, entre muchos temas, “Balada para mi muerte”, “La Bicicleta Blanca” y “Chiquilín de bachín”. La pieza más popular del binomio es “Balada para un loco”, con la voz de Amelita Baltar, que vende 250 mil unidades en poco tiempo. En los años siguientes, Piazzolla registra el LP Concierto para Quinteto, y en 1972 forma el Conjunto 9, con el cual edita Música contemporánea de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Al tiempo, se instala en Italia, donde da a conocer obras como “Libertango” y el disco Reunión cumbre (grabado con el saxofonista Gerry Mulligan y una orquesta de músicos italianos) y, a mediados de la década del setenta, tras la muerte de su gran maestro Aníbal Troilo, le dedica un disco entero, titulado Suite Troileana. También escribe una serie de obras para el Mundial de Fútbol disputado en Argentina en 1978. Desde entonces, Astor se une a grandes músicos internacionales como Gary Burton, se convierte en una figura de culto en festivales de jazz y sus formaciones adquieren en los años ochenta un enorme reconocimiento internacional, que tiene un punto culminante en el concierto realizado en el Central Park de Nueva York en 1987 con un quinteto integrado por Pablo Ziegler en piano, Fernando Suárez Paz en violín, Horacio Malvicino en guitarra y Héctor Console en bajo. La presentación queda registrada en un álbum, con temas como “Verano porteño”, “Lunfardo”, “Adiós Nonino”, “Contrabajísimo” y otros.

 

En agosto de 1990, mientras se encontraba en la ciudad de París, sufre una trombosis cerebral y muere en Buenos Aires el 4 de julio de 1992. Deja un poderoso legado de más de mil temas, bandas de sonido para cuarenta películas y una influencia musical que se hace notar en músicos de tango de las siguientes generaciones, y que abarca homenajes de figuras de otros géneros y países como Yo-Yo Ma, Kronos Quartet, Gidon Kremer y Al Di Meola, entre muchos otros.

Desde 2008, el aeropuerto internacional de Mar del Plata, su ciudad natal, recibió el nombre de «Aeropuerto Internacional Astor Piazzolla», en su memoria.
Los premios entregados en el Festival de cine internacional de Mar del Plata llevan su nombre en su honor.
El Monumento A Astor Piazzolla está emplazado en la Plazoleta del Milenio. Se trata de una obra en bronce, de tamaño natural, que lo representa tocando su bandoneón y que fue inaugurada en 2011 por el 90 aniversario de su nacimiento.

El municipio de Villa Collemandina ha homenajeado a Astor. hijo de Vicente Piazzolla (llamado“Nonino”), hijo de Pantaleone un pescador de Trani en Puglia, casado con Assunta Manetti cuyos padres, Luigi Manetti e Clelia Bertolami, después de casarse en el pequeño pueblo de los Apeninos en 1888, emigraron hacia Argentina.

Astor Piazzolla en el Paseo del Tango, la escultura en su honor se encuentra entre las calles Carlos Gardel y Jean Jaures, en el barrio del Abasto. La obra del reconocido compositor, realizada por el artista Carlos Benavidez, comparte el paseo con las de Aníbal Troilo, Roberto Goyeneche, Tita Merello y Alberto Castillo.
 

 

Autor: Redacción | 2018-03-11 15:26:00 | Compartir:

Imágenes

Por siempre Astor Por siempre Astor Por siempre Astor