Edición Nro: 2819

El Mundo

Por corrupción

Un tribunal de segunda instancia confirmó la sentencia y subió la pena de prisión de nueve a 12 años. El fallo también impone la inhabilitación política, aunque el ex mandatario todavía puede retrasar su ejecución.

El ex presidente y líder opositor brasileño Luiz Inácio Lula da SIlva quedó en el umbral de la detención y de la inhabilitación electoral, luego de que una cámara de apelaciones ratificara ayer, por unanimidad, su culpabilidad en el escándalo Lava Jato y le aumentara la pena de nueve años y medio hasta 12 años de prisión.

La decisión abre interrogantes a la serie de crisis que registra Brasil desde junio de 2013 y al propio proceso electoral de octubre, ante el cual Lula se presenta como favorito en las encuestas.

Los camaristas Joao Gebran Neto, Leandro Paulsen y Víctor Laus respaldaron fuertemente al juez Sergio Moro y rechazaron todas las medidas presentadas por la defensa de Lula para anular la sentencia de primera instancia.

El tribunal, siguiendo al instructor Gebran Neto, aumentó la pena para Lula pero redujo a 3 años la del considerado corruptor, el empresario delator Leo Pinheiro, quien antes de declararse arrepentido había tenido una sentencia de 10 años.

Paulsen, presidente de la sala 8 del Tribunal Regional de Porto Alegre, consideró que Lula debe ser arrestado una vez presentados los “embargos de declaración”, una suerte de queja a la cual tiene derecho ante la misma corte. El juez entendió que corresponde la prisión para el ex presidente en base a un fallo de 2016 del Supremo Tribunal Federal (STF, máxima corte), en el cual se afirma que alcanza con una condena de cámara para ordenar el encierro. 

Autor: Redacción | 2018-01-25 12:57:00 | Compartir:

Videos