Edición Nro: 271553

El Paí­s

Fábrica de explosivos

El cierre de Fanazul

El cierre de Fanazul El cierre de la Planta de Fabricaciones Militares en el municipio comandado por Hernan Bertellys, la cual, en principio, no estará activa entre el 2 de enero y el 14 de febrero, según un comunicado de la empresa, no sólo ha conmovido a la región por la cantidad de despedidos. También, por las conmovedoras historias de vidas de algunas de las familias cesanteadas.

Los más de 250 empleados, que en su mayoría son especialistas en el manejo y el control de los polvorines y las plantas donde se manejan explosivos, se enteraron por la guardia de entrada del edificio que no podían ingresar a FANAZUL.

“Podemos tener vergüenza de cortar calles, pero cuando no tenés trabajo no hay vergüenza que valga”, declaró uno de los obreros despedidos en uno de los cortes de ruta. Mientras que otro, en el mismo tono, agradeció el acompañamiento de los azuleños: “Ante tanto destrato de nuestros jefes, que ahora se relacionan con nosotros como desconocidos, el apoyo de los vecinos es un mimo al alma”.

FanAzul fue creada en 1988 y se especializa en la fabricación de pólvora y explosivos. Empleaba en total a 266 trabajadores, de los cuales solo 20 están en planta permanente. En los últimos meses, la planta tuvo una drástica reducción de la producción, hasta su mínimo histórico. Desde ATE denunciaron que ahora los productores militares se compran desde el exterior.

En un intento desesperado por evitar el vaciamiento de la planta, el Concejo Deliberante de Azul declaró de interés patrimonial y social a FanAzul a principio de año.

Desde que asumió el gobierno de Mauricio Macri, Fabricaciones Militares sufrió el cierre de proyectos sobre vagones, la suspensión del convenio con INVAP para la fabricación de radares, el acuerdo con Yacimientos Carboníferos de Río Turbio y una merma en la fabricación de pólvora tanto para la actividad privada como para el Estado.

En total, el ministerio de Defensa echó a 109 trabajadores de Fabricaciones Militares. La semana pasada hubo 35 despidos en la planta de Fray Luis Beltrán, donde a los propios trabajadores les hicieron leer el acta con el nombre de los despedidos. En la sede central, 15 fueron los echados, mientras que la anterior hubo 30 en la Fábrica de Villa María y 29 en Río Tercero. 

Autor: Redacción | 2018-01-09 00:37:00 | Compartir: