Edición Nro: 55041

Deportes

Primera entrega Federer y del Potro

La temporada estuvo llena de momentos emocionantes, partidos clásicos y muchos recuerdos que nadie olvidará pronto. Las principales rivalidades de 2017, los mejores partidos del ATP World Tour, los mejores partidos de Grand Slams, las sorpresas más deslumbrantes, los retiros y más.

ATPWorldTour.com inicia su repaso anual esta semana, comenzando con las cinco mejores rivalidades de 2017.

Roger Federer vs. Juan Martín del Potro:
Las rivalidades que presenta Roger Federer ante los miembros del Big Four, como Rafael Nadal (15-23), Novak Djokovic (22-23) y Andy Murray (14-11) son consideradas entre las mejores en la historia del deporte. También es muy valorado su historial FedEx ATP Head2Head ante Juan Martín del Potro. El argentino es uno de los pocos jugadores que, alcanzando su mejor nivel, tiene la capacidad para competir con la maestría de Federer. Cuando el tandilense suelta la derecha y juega un tenis agresivo conforma un partido obligatorio ante el considerado como mejor jugador de siempre.
Pese a presentar un desequilibrado balance de 18-6 en favor del suyo, nueve de los últimos 11 choques han llegado al set decisivo, y un 10ª (los cuartos de final del pasado US Open) yendo a cuatro mangas. En 2017, se han enfrentado en cuatro ocasiones saliendo Roger victorioso en tres de ellas. Aunque el triunfo de Del Potro en el US Open fue la más notable de todas.
Sin haberse enfrentado desde finales de 2013, debido en gran medida a las lesiones de muñeca de Juan Martín, el suizo y el argentino reanudaron su rivalidad tras más de tres años y medio de tregua bajo el calor y la humedad del Miami Open presented by Itaú a finales de marzo. Federer ganó el 15º de sus primeros 16 encuentros de la temporada por 6-3, 6-4, salvando los cinco puntos de rotura encarados. Un resultado que le otorgó una ventaja de 16-5 en el cruce directo ante la Torre de Tandil.

El suizo no se detendría allí. Dos partidos más tarde salvaría dos pelotas de partido ante Tomas Berdych, antes de derrotar en el tiebreak del tercer set a Nick Kyrgios en las semifinales. Tras superar en dos mangas a Rafael Nadal para levantar el título, Roger parecía una fuerza imparable. Logró los tres primeros grandes títulos de la temporada - un Grand Slam (Abierto de Australia) y dos ATP World Tour Masters 1000s (IndianWells, Miami) - por segunda vez en su carrera (2006). De repente, y tras comenzar el año en el No. 16 del Emirates ATP Rankings, un regreso a la primera posición por primera vez desde 2012 era realista.
Transcurrirían cinco meses sin que Federer volviera a cruzar con Del Potro, pero el US Open de este curso subrayó por qué su rivalidad es uno de los duelos más interesantes de esta era.
Al principio parecía que no se enfrentarían en Flushing Meadows. Visiblemente enfermo, Del Potro se vio rápidamente con dos sets de desventaja ante el sexto cabeza de serie Dominic Thiem en la cuarta ronda, y era el austriaco quien parecía destinado a medir a Federer en los cuartos de final. De alguna manera, con la grada volcada con él Del Potro encontró una nueva vida, levantó dos pelotas de partido en el cuarto set y luchó hasta lograr la victoria.
¿Podría quedarle algo en su interior para enfrentar al suizo en cuartos de final?
Federer debía de tener el depósito lleno. El segundo cabeza de serie estaba 40-3 en la temporada antes del encuentro, habiendo coronado el Abierto de Australia y Wimbledon. En la siguiente ronda esperaba Rafael Nadal, al que jamás ha enfrentado en el US Open, y los aficionados aguardaban ese cruce.
Del Potro permanecía enfermo, venía de jugar un intenso partido a cinco sets, sin contar con que estaba dominado por 5-16 ante Federer en el FedEx ATP Head2Head en ese momento.
Pero Juan Martín siempre ha encontrado su mejor forma ante Federer en los grandes escenarios. Así logró remontar dos sets a uno ante el cinco veces campeón para ganar su único Grand Slam en 2009 en el US Open sobre la misma pista. Así es como manejaba un balance de 3-1 ante Federer en finales en ese momento. Y así es como ha ganado dos de los tres duelos entre ambos en las Nitto ATP Finals.
“Nos volvemos a enfrentar en la pista central de este torneo ocho años después, sé cómo debo jugar si quiero ganar”, afirmó Del Potro, recordando su triunfo de 2009. “Pero debo ver cómo me encuentro físicamente tras esta batalla. Siempre es un placer competir ante el mejor jugador de la historia”.
Del Potro volvió a encontrar su mejor nivel en septiembre, conectando su característica derecha ante Federer, lejos de su forma óptima, para ganar el partido por 7-5, 3-6, 7-6(8), 6-4.
Sobre el papel, era la cuarta semifinal de Grand Slam de Del Potro. Pero significó mucho más que eso al ser una derrota de grandes consecuencias para el suizo. Si Roger hubiera avanzado a las semifinales ante Nadal, el ganador de ese partido hubiera salido de Nueva York como No. 1 del Emirates ATP Rankings, una posición que el suizo no ha ocupado desde la temporada 2012.
Dado que Federer ganaría los cuatro cruces ante Nadal esta temporada - cediendo apenas dos sets - el No. 1 del ranking y un posible tercer Grand Slam en 2017 no se encontraban fuera de la imaginación.
Sin embargo, Del Potro ascendió del No. 47 de la Carrera Emirates ATP A Londres antes del torneo a meterse en la pelea por competir en The O2, pese a ceder ante Nadal en la siguiente ronda.
Mientras que la derrota en Nueva York fue un golpe grande para las aspiraciones de Federer hacia el No. 1, el suizo tuvo su oportunidad para tomarse la revancha ante el argentino.
Ambos se enfrentarían en el penúltimo ATP World Tour Masters 1000 de la temporada en el Shanghai Rolex Masters. Estaba en juego otro duelo entre Federer y Nadal - esta vez en la final - mientras que Del Potro intentaba mantener su impulso camino de The O2. Pero una caída sobre su muñeca al enfrentar a Viktor Troicki dejó en el aire su capacidad para seguir jugando.
Del Potro saltó a pista y mostró pocos síntomas de flaqueza ante Federer en las semifinales, llegando a ganar el primer set con convicción.
Pero Roger se haría con la victoria por 3-6, 6-3, 6-3 y avanzaría para ganar el torneo, derrotando de nuevo a Nadal. También fue su tercer título ATP World Tour Masters 1000 de la temporada, la segunda vez que ha logrado algo así desde 2007.
“Tengo mucho dolor tras el partido, tras el gran esfuerzo es el peor momento para mi muñeca”, remarcó Del Potro. “Me dicen que no asumía riesgos jugando este partido, por eso lo jugué”.
La muñeca no mantuvo a Del Potro apartado de la Carrera.
Poco después, se volvería a enfrentar a Federer en el torneo de Basilea, donde Del Potro figuraba como el único jugador capaz de derrotar a Roger desde 2009, habiéndolo logrado en 2012 y 2013. Federer ganaría otro duelo intenso a tres mangas por 6-7(5), 6-4, 6-3 en la final, logrando su octavo título en el Swiss Indoors Basel. Era la continuación de un año formidable para Federer y un cierre de curso ascendente para Del Potro.
“Has mantenido un gran nivel desde el US Open, incluso antes”, reconoció Federer. “Estoy muy feliz por verte jugar así de nuevo”.
Del Potro tuvo la opción en París de alcanzar una improbable clasificación para Londres. Pero quedó a una victoria de lograr el billete para las Nitto ATP Finals en el Rolex Paris Masters, perdiendo en los cuartos de final ante John Isner en un partido decisivo. Sin embargo, su gran impulso desde el US Open hasta el cierre de la temporada mostró que el argentino está acercándose de nuevo a su forma óptima. Situado en el No. 11 mundial sin puntos por defender hasta el final de febrero, Del Potro tiene opciones abiertas para regresar al Top 10.
Sin duda, Federer ha derrotado a Del Potro en tres de sus cuatro duelos de la temporada, ampliando un desequilibrado historial a su favor ante el argentino. Pero la única victoria del tandilense en el US Open tuvo un gran impacto. Fue un obstáculo clave en la búsqueda del No. 1 de Roger y un impulso notable para Del Potro hacia un fantástico cierre de temporada. 

Autor: Redacción | 2017-12-05 08:50:00 | Compartir:

Videos