Edición Nro: 31922

Opinautas Sección 22

Escribe de Renzis

La Democracia Fraudulenta

La Democracia Fraudulenta La detención de Amado Boudou, un ex militante de la UCeDe que llegó a vicepresidente de la Nación, es solamente una parte de lo que venimos denunciando desde hace tiempo: que el “kirchnerismo tribunalicio” y el “movimiento obrero” habían sido los elegidos del actual gobierno.

Más allá de la intención política, vamos a recordar el estado judicial de quienes gobernaron el país.

La actual senadora electa, Cristina Fernández, está procesada por asociación ilícita, lavado de activos, defraudación y negociaciones incompatibles con la función pública. Le dictaron un embargo de $10.000 millones sobre sus bienes.

El detenido Amado Boudou está denunciado por asociación ilícita, lavado de activos y enriquecimiento ilícito.

Jorge Capitanich, ex jefe de gabinete, procesado por incumplimiento de los deberes de funcionario público en Fútbol para Todos.

Aníbal Fernández, ex jefe de gabinete, procesado por el Plan Qunitas y el Fútbol para Todos. Dictaron embargos sobre sus bienes por $10.000.000.-

Julio Miguel De Vido, preso en Marcos Paz, malversación de fondos en la mina de Rio Turbio, embargo por $1000 millones.

Felisa Micelli, ex ministra de Economía, condenada a 4 años de prisión y ocho de inhabilitación para la función pública, por encubrimiento agravado y sustracción de documento público.

Daniel Gollian, ex ministro de Salud, procesado por negociaciones incompatibles y administración fraudulenta en plan Qunitas.

Héctor Timerman, canciller, procesado, abuso de autoridad en el traslado diplomático.

Axel Kicillof, ex ministro de Economía, procesado por la causa dólar futuro.

Alejandro Vanoli, ex presidente del Banco Central, procesado por la misma causa.

Guillermo Moreno, ex secretario de Comercio Exterior, condenado a dos años y seis meses de prisión por malversación de caudales en la compra del cotillón contra Clarín.

Roberto Baratta, preso desde el 19 de octubre, ex subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del Ministerio de Planificación Federal, acusado por la compra de gas natural licuado.

Cesar Milani, preso desde el 17 de febrero, ex jefe del Ejército, acusado de violación de derechos humanos.

José López, preso desde el 14 de junio de 2016. Integraba la plana del ministro De Vido y fue filmado revoleando 9 millones de dólares.

Ricardo Jaime, preso desde el 2 de abril de 2016, ex secretario de Transporte, se jactaba de llevarle personalmente el dinero al ex presidente Kirchner.

Juan Pablo Schiavi, ex secretario de Transporte, condenado por la tragedia de Once.

Martin Sabatella, procesado por sus manejos en el CONFER.

Gabriel Mariotto, ex vice gobernador de la provincia de Buenos Aires, denunciado por el manejo de Fútbol para Todos.

También están procesados por diversas causas, los ex funcionarios Carlos Bonella, Jose Sbatella, Romina Piccolotti, Abel Fatala, Alberto Pérez -ex funcionario de Daniel Scioli-, Oscar Parrili -ex Secretario Legal y Técnico-, Katya Daura, Hector Capaccioli -ex hombre de confianza de Alberto Fernández-, por nombrar algunos de los más conocidos del gobierno anterior.

A esto se le agregan los amigos del poder, el reciente detenido José Maria Nuñez Carmona, socio de Boudou; Claudio Minicelli, cuñado de De Vido, acusado de contrabando, está preso; el contador Victor Manzanares, quien hacía los números para la familia Kirchner, detenido desde el 17 de julio; Jorge Chueco, preso desde el 19 de abril de 2016, abogado vinculado a Lázaro Baez.

El 5 de abril de 2016 fue detenido en San Fernando Lázaro Baez. Desde la misma fecha está preso Antonio Pérez Gadin, contador, que apareció filmado en La Rosadita contando miles de dólares.

Además, la prisión de Milagro Sala, detenida en Jujuy desde el 16 de enero de 2016 y los ex sindicalistas Omar Suárez, secretario general del SOMU, detenido el 13 de septiembre de 2016 y el dirigente de la construcción de La Plata, Berisso y Ensenada, “Pata” Medina.

Este simple panorama nos ubica en una realidad, la tremenda mora judicial que confirma que los jueces son oficialistas y los que cambian son los gobiernos, enfriando, cajoneando o acelerando según los casos, las causas de la corruptela.

Mientras transitamos dos años de gobierno de Mauricio Macri, el propio presidente llegó a la primera magistratura con un procesamiento abierto. Y en el ejercicio de su mandato aparecieron los Panamá Papers, el famoso blanqueo de los familiares por decreto o el memorándum con Qatar. La vicepresidenta también tuvo denuncias por el memorándum con Qatar y causas por la Fundación SUMA. A Marcos Peña, por beneficiar en el blanqueo a familiares, donde también está acusado el ex ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay. La ex canciller Susana Malcorra, por el memorándum con Qatar y la administración de fondos oficiales para su frustrada candidatura en Naciones Unidas.

El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, tiene una causa por la compra de máquinas de voto electrónico en Corea.

Juan José Aranguren, ministro de Energía, está denunciado por haber favorecido a la petrolera Shell de la cual fue parte.

El actual ministro de Finanzas, Luis Caputo, aparece como uno de los beneficiados por la compra de dólar futuro.

También se benefició con esa medida Mariano Quintana, actual Secretario de Coordinación Interministerial. También Gustavo Lopetegui, secretario de Coordinación de Políticas Publicas. Y el propio presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger.

El ex ministro Ricardo Buryaile, fue denunciado por manejar una red de personas para usar en sus campos como mano de obra barata.

Al ministro de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, lo denunciaron por desvío de fondos.

Francisco Cabrera, ministro de la Producción, arrastra una denuncia desde la gestión de Mauricio Macri en la Ciudad. Fue denunciado por irregularidades en la concesión de espacios públicos.

El senador electo Esteban Bullrich fue procesado como ministro de Educación por beneficiar a empresas que contribuyeron a la campaña presidencial del PRO.

Adolfo Sturzenegger tiene una causa de cuando era presidente del Banco Central durante el gobierno de De la Rua, por el megacanje y el blindaje de Domingo Felipe Cavallo.

Rogelio Frigerio quedó salpicado junto con Lombardi, por lo números no claros de la Fundación SUMA, por nombrar los más conocidos del actual gobierno.

Sin entrar a desglosar las causas de los municipios o provincias, lo que está claro es que, so pretexto de defender idearios políticos, se asaltan las arcas del Estado en una democracia fraudulenta donde el Poder Judicial es el principal responsable del avance de los delitos.

Para que funcione la Republica, los tres poderes deben convivir, el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial.

Si el Ejecutivo modifica por decreto las leyes del Poder Legislativo como la reciente decisión de Macri para beneficiar en el blanqueo a los parientes de los funcionarios, no hay Republica, porque un poder avanza sobre el otro. Y aunque sea una facultad constitucional, es ignorar la voluntad del pueblo, que gobierna y legisla a través de sus representantes.

Pero si después de esto no reacciona el Poder Judicial, la democracia es fraudulenta.

Cuando el Congreso le entrega al Poder ejecutivo la facultad de modificar el presupuesto nacional, tampoco hay República.

Por lo cual la democracia se transforma en fraudulenta, porque no hay sanción para el que viola las leyes.

Cuando la justicia tarda, no es justicia.

Cuando un presidente quiere poner un miembro de la Corte Suprema por decreto, no es justicia. Cuando los legisladores guardan silencio ante el gigantesco avance de la deuda, no hay justicia.

Una democracia sin justicia es fraudulenta.

La democracia fraudulenta permite que se abusen de los dineros públicos, que para simple ejemplo, sirve el muestrario anterior.

Por favor, que alguien le avise a Carrió que es mentira que hay República. 

Autor: Miguel Angel de Renzis | 2017-11-07 23:36:00 | Compartir: