Edición Nro: 31922

Política

Desde Idea mirada sobre lo que viene

Diálogo entre todos los actores de la política

Diálogo entre todos los actores de la política Legisladores de la oposición y el oficialismo consideraron clave que “el conjunto de la dirigencia política” se involucre en el debate en busca de “consensos” para lograr una “transformación profunda de la Argentina”, durante el panel “El Congreso en la transformación de la Argentina”, en el 53º Coloquio de IDEA, en Mar del Plata.

Diego Bossio, diputado por el bloque Justicialista, consideró que la Argentina “necesita sí o sí una transformación profunda, por las deudas sociales pendientes. Con trampas, como la de la pobreza, y el desafío del desarrollo”.
“Venimos insistiendo desde el 2016 en que debe ponerse a trabajar el Congreso de La Nación para tener un método de resolver los conflictos, que involucre al conjunto de la dirigencia, donde podamos encontrar la manera de llegar a acuerdos que nos permitan avanzar en esa transformación”, explicó.
Sobre la Reforma Tributaria, dijo: “El esquema es el vigente de la época de (Domingo) Cavallo, con pequeñas modificaciones, en la Argentina hay 96 impuestos distintos, 64.000 normas tributarias. La Argentina tiene 21% de IVA y recauda 7% del PBI; en Nueva Zelanda tienen 15% y recaudan el 10%”, comparó.
“Creemos imprescindibles que para superar estas trampas la Argentina tenga una metodología para debatir estos temas. Como la pobreza, no vamos a resolverlos con maquillaje, necesitamos reformas que perduren en el tiempo. Desde el justicialismo estamos dispuestos a debatir. Están los que ponen palos en la rueda y los que vienen a trabajar. Nosotros tenemos propuestas en cada uno de estos temas”, prometió.
“Estoy confiado en la calidad de dirigentes que tiene el justicialismo y tiene que iniciar un proceso de reconstrucción y renovación. La metodología para resolver los problemas y sentarse en una mesa, tiene que ser una condición y obligación, no solo de la dirigencia política sino del conjunto, señaló.
Graciela Camaño, diputada del Frente Renovador, afirmó que “los temas de los que se hablan y esta agenda, ustedes los empresarios la han reclamado, se pretende adentrarnos a una agenda que va a tener fuertes implicancias sociales. Y creo que esto debe haberse debatido. Más allá de los opinadores especialistas, estas personas que están acá van a ser los que van a intentar lograr los consensos necesarios para que las leyes salgan”, destacó.
La diputada habló del “hartazgo con el gobierno anterior”, y dijo que “ha generado una suerte de empatía con cualquier situación”.
“Ese hartazgo habilita a que todo sea posible. Hay un límite a la crítica, al decir del otro, una justificación constante. Aquellos que eran tan malos, eso justifica, cosas que en algún momento no las admitíamos, ni soportábamos”.
También dijo que la crítica, “en lugar de tomarse como algo que aporta y una posibilidad de mejorar, se toma como de mal agüero por parte de la oposición, no son aceptadas y muchas veces han logrado que pudiéramos plasmar en muchas de las legislaciones consensuadas, muy buenos aportes, y se convirtieron en proyectos y muy buenas leyes que vieron la luz”.
Señaló, además, que “el proceso político anterior en muchas cuestiones dejó la vara muy baja y ahora nos conformamos con que la vara suba un poquito”.
“Participé del debate anterior desde mi asiento y escuché la crítica que recibió el sistema de justicia. Esa es la vara que no estamos levantando y nosotros los legisladores tenemos la responsabilidad de lograr los consensos mínimos para mejorar las instituciones. Si seguimos suponiendo que un hombre o mujer va a resolver los problemas de los argentinos volvemos a tropezar con la misma piedra. No hemos generado controles desde la década del 90’, nos hemos quedado con las normativas incompletas. Se cumple el ‘teorema de Baglini’”, condenó.
Con respecto a la situación en la Procuración General de la Nación, Camaño lamentó que “algunas desavenencias del propio oficialismo no nos hayan permitido modificar la Procuración”. “Habíamos avanzado en las posibilidades de resolver el tema, tenemos dictamen hecho y ahí quedo. Necesitamos que la vara sea más alta y que todos tomemos consciencia de la necesidad de levantarla, no solo en lo institucional, sino en lo económico”.
“Éramos súper críticos con la inflación, y ahora parece que un 28 nos conforma. Dejemos la maldita vara baja del pasado y tracemos una vara alta. Es la única manera que vamos a construir futuro en serio, sino estamos destinados al fracaso”, aseveró.
“El cuarto es que debemos cortar el péndulo, tenemos un problema terrible, vivimos una Argentina pendular porque los dirigentes políticos consideran que para poder gobernar se necesita solo la legitimidad de origen y que por esa legitimidad se puede ir por todo. Y donde lo que se consigue en materia de cambios no tiene continuidad y da cuenta de una ineptitud política muy grande que no sabe construir un camino sustentable para la Argentina”, advirtió.
La diputada insistió en que “es imposible suponer un país con credibilidad y que posibilite el enamoramiento de aquellos que tienen que venir a invertir, si no nos ponemos de acuerdo en eliminar las prácticas pendulares”.
A su turno, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó (Cambiemos), dijo estar de acuerdo con las disertaciones de Camaño y Bossio, pero afirmó que “se terminó la polarización que nos viene muy bien en esta elección, porque todo lo que expresa Graciela en muchos aspectos tiene razón, pero hoy a nosotros nos viene muy bien que el temor del pasado sea uno de los movilizadores electorales en favor de Cambiemos. Pero eso se terminó, y tenemos que trabajar con la oposición para dejar atrás esa estación del populismo, donde no queremos volver”.
“Me hago cargo de la crítica, de la falta de trabajo sobre ciertos proyectos que he escuchado permanentemente en la agenda de este Coloquio. Pero sí hay que entender el ambiente político de la Argentina que estamos dejando, donde prevalece más la emoción que la razón”, explicó sobre el periodo electoral.
Monzó sostuvo que “esta exposición permanente de la política estropea muchas veces las buenas ideas que hay en el país. Es lo que tenemos que cuidar en los próximos meses”.
“El congreso tuvo muchos consensos, pero todo esto tiene que ver con la reserva de la discusión, con la confidencia, porque ahí es donde de alguna manera se desnuda frente a la oposición que necesita como alternativa. Tenemos que volver a buscar ese lugar. Hoy con las redes sociales, a veces una discusión razonable pasa a la parte virtual y provoca una disrupción en el consenso que habíamos logrado”, explicó, y le aseguró a Camaño que “a partir del 23 de octubre vamos a comenzar un dialogo como lo tuvimos en todo el tiempo que no hubo sensación emotiva de las elecciones”.
Al mismo tiempo se dirigió a los empresarios: “Señores tengan seguridad que se terminó la polarización que tenía la Argentina y tengan la seguridad de que a partir del 23 de octubre el oficialismo y la oposición van a trabajar en conjunto en busca de consenso”, prometió ante un salón con más de 900 empresarios en el Sheraton Hotel.
El diputado radical –integrante de Cambiemos- Mario Negri resaltó: “Nosotros hemos sido 85 y llegamos a 130, no hay magia, alguien nos acompañó, los sectores de la oposición, y cómo lo hicimos: cedimos”.
“El mayor capital del consenso no es que me llevo sino qué doy, todos ganan y todos pierden. Pero tiene que tener legitimidad, porque el problema de la Argentina es cuánto dura. El Coloquio está convocado sobre un tema importante que es la transformación, nosotros no estamos afuera de lo que se discute en la política, los argentinos hace muchos años que vamos y venimos, recurrentemente”, relató, y destacó la necesidad de encontrar “un rumbo”.
“Nosotros creemos que estamos encontrando un rumbo entre todo. La base del rumbo, más allá del presidente, que un día dejará de ser y vendrá otro, es que podamos tener una economía competitiva que además mire al mundo, y que rescatemos eso que perdió la Argentina, y que los abuelos y los padres le decían movilidad social”, recordó.
El presidente del bloque de la Unión Cívica Radical y del interbloque Cambiemos, explicó: “Tendremos diferencias, hemos sacado leyes importantes algunas que ni existían. Pero si logramos un rumbo salimos de la incertidumbre, porque si no la desconfianza genera lo que todos conocemos. El rumbo genera previsibilidad, confianza, calma la ansiedad y saca la incertidumbre”.
“Sabemos qué agenda tuvimos y qué agenda tenemos, Graciela dijo que hay temor por el pasado y que hay cierta liviandad hacia la crítica, no, sóplenle la nuca al Gobierno porque hay que estarle atrás, porque la decisión de no volver al pasado ya se tomó”, pidió.
Por su parte, el presidente del bloque del Frente para la Victoria en el Senado, Miguel Ángel Pichetto, se refirió a los dichos de Javier Durán Barba y Marcos Novaro: “El primero dijo que no era conveniente mezclarse ni andar haciendo acuerdos, y el segundo dijo que no se podía pensar en una identidad, y creo que la Argentina tiene que hacer un gran esfuerzo para recuperar la idea del Estado Nación. No somos solamente un territorio descuidado y sin control”.
“Me quedo con el pensamiento de Natalio Botana, que publicó una nota muy buena en La Nación, y dijo que la Argentina se debe un sistema político donde se pueda unificar un proyecto de país y ejercitar un disenso democrático, de alternancia, constructivo y de aporte”, citó.
“La lógica no es la de pensar lo peor, de que al otro le vaya mal para ser alternativa de poder, sino que hay que construir opciones, avanzar en ideas, hacer propuestas desde la oposición y el Gobierno debe tener la inteligencia de convocar a un dialogo para políticas de Estado, que no son únicamente económicas, crecer en el empleo es central, nos preocupa mucho el espacio urbano, el escenario fabril de las PyMEs, la pérdida de competitividad, el ingreso de la manufactura china textil que irrumpe y provoca conflictividad social. Hablar de cómo se crece, como hacemos más competitiva la economía. Cómo discutimos ideas que puedan mejorar la relación del trabajo y el sector empresario”, enumeró el senador.
Con respecto a la inseguridad, Pichetto dijo que “es necesario encontrar consensos en el parlamento para producir una reforma en el sistema policial a lo largo y ancho del país, y también de las estructuras federales”.
“La policía es la única institución que no ha tenido fuertes reformas estructurales, este es un tema central en el mejoramiento de la calidad de vida de los argentinos, sobre todo en el conurbano profundo, que es muy parecido a Sinaloa, es el territorio de lo ilegal, saladas y saladitas, donde mandan los narcos, la policía tiene convivencia, el mundo del trabajo se ha alejado de muchas familias y hay que hacer una tarea monumental desde el Estado”, alertó.
“La apuesta para ir cerrando es tratar de encontrar un camino que nos saque de la brecha, el Gobierno alentó también la brecha, y lo entendemos porque como se dice acá, estábamos en la etapa del conflicto de la política. Pero la Argentina que debemos construir tiene que salir de antinomia, de la radicalización, de minorías que no tienen votos pero que dominan la calle. Y construir un marco de acuerdos democráticos, un proyecto nacional, una articulación del dialogo económico y social con los trabajadores y empresarios, apuntando al crecimiento y a las inversiones”.
“Después de las elecciones el Gobierno tiene otra oportunidad y espero que no siga el consejo de Durán Barba y Novaro”, concluyó Pichetto en el panel que tuvo la moderación del periodista Marcelo Longobardi.
Consultado sobre su posición acerca de la Reforma Laboral, Bossio explicó: “Somos conscientes de que hay que discutir la relación entre los trabajadores y los empresarios. Pero no vamos a tomar ninguna decisión sin tener a los actores sentados en la mesa con un dialogo franco. Sabiendo que las tecnologías avanzaron”.
“Tenemos la profunda vocación, entendemos que por encima de las cuestiones partidarias esta la Argentina, y nos vamos a sentar y arremangar para discutir lo que hay que discutir”, prometió el legislador.
Con respecto a Alejandra Gils Carbó, Camaño opinó que “el caso es grave”, y que “hay que dejar que la Justicia actúe en libertad sin estigmatizar y sin victimizarse, y es lo que está haciendo”.
“Nosotros vamos a seguir tratando de lograr los consensos, para tener una activa participación en el control y seguimiento de la Procuración”, aseguró.
En tanto, Negri aseguró querer “ahuyentar los fantasmas”. “Como estamos en campaña se dicen tantas cosas, Mauricio Macri no es Carlos Menem, y Cambiemos no es la década del 90’, quiero decirles que nosotros no estamos por una apertura económica indiscriminada, porque sabemos que el desempleo no es el mejor remedio para curar la enfermedad”.
“No somos darwinianos. No creemos que encerrándonos nos vamos a salvar. Pero a la globalización no podemos ir con un acto de ingenuidad, tenemos que poner el GPS, hay un mundo en crisis, tenemos ventajas, no tenemos las diferencias, los problemas que pasan en Europa”.
“Si nosotros no tenemos un criterio básico de saber que, o nos salvamos todos, o nos hundimos todos. El desarrollo es que vayamos creciendo. Llevamos 6 años sin crecimiento, y hay 200 mil argentinos que se quieren incorporar al mercado laboral por año, y 4 millones que están en la informalidad. Es una inmoralidad de nosotros los que gobernamos, que tengamos 14 millones de pobres y que nos desigualemos”, explicó.
Sobre qué sucederá con el peronismo luego de las elecciones, Pichetto afirmó que “tiene un debate por delante muy importante. El primer desafío es el trasvasamiento y la renovación generacional. Renovación, aparición de figuras jóvenes, espíritu democrático, ocupar el rol que nos dio la sociedad, oposición democrática, dialogo con el movimiento obrero, eso es lo que tiene que hacer un peronismo renovado”.
“Hay que recuperar la visión de país, por ahí va el camino. Si tardamos mucho nos va a costar mucho más volver al Gobierno, porque hay que hacer un gran esfuerzo para recuperar la confianza de la sociedad”, afirmó.
 

Autor: Redacción | 2017-10-15 07:27:00 | Compartir: