Edición Nro: 31922

Testimonio de Graciela Fernández Meijide

La transformación del dolor de una madre

La transformación del dolor de una madre Fernández Meijide asistió al encuentro que se desarrolla en el hotel Sheraton marplatense para dar "testimonio de transformación", con un relato de su vida, que -según dijo- fue "cortada por un hachazo" a partir de "la desaparición y el secuestro" de su hijo Pablo.

Graciela Fernández Mejide contó cómo fue que llegó a participar del 53º Coloquio de Idea y si bien al principio no aceptó porque pensó que no tenía nada para aportar frente a este auditorio, al charlar con ls organizadores se dio cuenta que su transformación tenía una relación con la temática propuesta.

La exintegrante de la Conadep Graciela Fernández Meijide afirmó hoy que “la Justicia es el único camino que se ajusta a las reglas", al hacer referencia al pedido de quienes "imaginan una reconciliación" con la época de la dictadura militar.

Recordó que tras "la desaparición y el secuestro" de su hijo Pablo. encontró refugio en los organismos de derechos humanos, donde no se sintió "juzgada ni discriminada por ser madre de un desaparecido".

"Cuando pude admitir que a Pablo lo habían asesinado, me propuse conseguir justicia. Recién en octubre de 1983, los argentinos decidimos poner como base del estado a la democracia, me incorporé a la Conadep, que analizó miles de denuncias, para después emitir su Nunca más", señaló Fernández Meijide.

Y continuó: "Jamás olvidaré cuando un tribunal civil en un juicio ejemplar juzgó a hombres que se habían sentido dueños de las leyes de nuestro país y de nuestras vidas".

La exintegrante de la Conadep señaló que decidió ingresar a la política tras las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y los indultos.

"Gané y perdí elecciones. Legislé y fui ministro de la Alianza, un proyecto político que fracasó, otro dolor", sostuvo la exfuncionaria.

Sobre la situación de los derechos humanos en los últimos años, la exlegisladora evaluó que "se los banaliza cuando se los usa como elemento de la política partidaria".

"A los derechos humanos se los desprecia cuando se diferencia el derecho de nuestros amigos y aliados, con el de los otros, sobre todo de nuestros adversarios. Se los ignora cuando alguien, por trascendente que haya sido su trayectoria, se erige como el único poseedor de una verdad sacralizada, una verdad que no se puede discutir", subrayó.

A la vez, consideró que "la democracia volvió hace 34 años para quedarse", pero "todavía es de baja intensidad" en la Argentina.

Al respecto, resaltó que un tercio de la población "vive por debajo de la línea de pobreza y los otros dos tercios parecen vivir ignorándolo".

"Tenemos que preguntarnos si estamos decididos a saldar la cuenta pendiente que es la inequidad en la diferencia en los ingresos", enfatizó Fernández Meijide.
 

Autor: Redacción | 2017-10-15 06:03:00 | Compartir: