Edición Nro: 2506

La Ciudad Cultura

Presentación en Mar del Plata

Tomás Abraham en el mundo de las ideas

Tomás Abraham en el mundo de las ideas Tomás Abraham se presentó en Mar del Plata y la tarde detuvo su tiempo cotidiano para crear una micro atmósfera en la que el pensamiento y la reflexión fueron protagonistas. El filósofo y docente abordó varios temas que atañen al hombre desde siempre.

Es tiempo de reflexionar. Tomás Abraham apareció frente al auditorio del Hotel Costa Galana y con su apariencia anti-divo, sencillo, humilde comenzó el recorrido por un laberinto intelectual.
Volver a la filosofía no es una invitación de todos los días por eso el público asiste ávido de palabras. Y ahí, sin más Tomás Abraham inició el recorrido desde Sócrates a Sartre.
Pero su devenir intelectual pisó terreno firme y pudo tender puentes entre el mundo de las ideas y nuestra realidad.
Los temas se sucedieron pero, esta vez, con profundidad, militancia, política, democracia, revolución. Señaló que el militante de hoy no es como el joven revolucionario del pasado que leía y conocía la ideología. Los cambios son necesarios y se necesitan políticos creativos que propongan y lleven a cabo revoluciones que transformen la realidad.
Pasó por grandes filósofos, Michel Foucault , Abelardo Castillo, Ernesto Sábato, Rodolfo Walsh, Jorge Luis Borges. Entre palabras, resaltó el valor del silencio y trajo al encuentro su relación con Hermes Binner, el único político que conoció que practicaba el encuentro del silencio, pero, con su toque irónico, señaló, que a veces hay que decir algo.
La política necesita de oradores, y entretantos, Menem supo seducir por 10 años con la palabra aunque podía decir cualquier cosa y se reía de sí mismo.
A Cristina la defenestró. Y, resaltó la oratoria de Obama.
En cuento a nuestra cultura, está definida por lo audiovisual, lo mediático, solo existe lo que pasa en radio y televisión.
Se perdieron los lectores, no hay interlectores, como decía María Elena Walsh. Estudiar es un placer. Eso se perdió Las políticas educativas de estos últimos años extirparon la curiosidad, la pasión. El estudio es una forma de trabajo porque se pone en juego la responsabilidad de estudiar.
No se calla nada, no necesita levantar la voz, disentir, puede decir su posición, fundamentarla y exponerla llanamente. Sin alarde, sin estridencias puede simplemente decir que la educación no alcanza con alumnos que calienten una silla.
El mundo actual está inmerso en un aluvión de noticias pero no hay periodistas independientes, son todos operadores, para generalizar, sabiendo que siempre hay excepciones. Abraham expuso su método para leer las noticias periodísticas, va entre Horacio Verbitsky de Página 12 y Carlos Pagni de La Nación. Así va entre operaciones y contraoperaciones políticas.
La gente no necesita creer en algo, los mitos como los peronistas son cosa del pasado, la gente necesita pensar. En ese sentido los Kirchner con la grieta crearon un aparato cultural en el que importa quien sos y no qué pensás.
El aparato republicano con sus divisiones de poderes, aunque poroso, cascara es un frente para el totalitarismo. Es la protección y garantía de las minorías y favorece la equidad y la igualdad de posibilidades.
Nuestra cultura es un crisol de razas, es mestiza. Somos lo que somos. Somos originarios descendientes de migrantes.

El encuentro con Tomás Abraham cumplió su cometido, los rostros de los presentes dibujaban una leve sonrisa de satisfacción. El placer de escuchar al que tiene algo que decir. Un silencio interno dejaba espacio para la reflexión. Un aplauso de agradecimiento porque para pocos, el pensamiento, la lectura, la educación son el camino y la propuesta para construir una Argentina.
 

Autor: Lic. Mirtha Cáffaro | 2017-10-01 18:39:00 | Compartir:

Imágenes

Tomás Abraham en el mundo de las ideas Tomás Abraham en el mundo de las ideas Tomás Abraham en el mundo de las ideas