Edición Nro: 52496

Papa Francisco

Mensajero de la paz

El Papa se despidió de Colombia

El Papa se despidió de Colombia En su última homilía en su viaje a Colombia, el papa Francisco pidió a Colombia “hacer un cambio cultural”, para lograr una paz estable y duradera en el país.

Tras cinco días de visita, el papa Francisco se despidió de Colombia con una eucaristía al aire libre en Cartagena.

Durante la misa celebrada en la tarde del 10 de septiembre en Contecar, última actividad del viaje apostólico del papa Francisco a Colombia, el Sumo Pontífice dio un mensaje sobre la dignidad de la persona y los derechos humanos, a la luz de la figura de San Pedro Claver.

El Papa habló sobre cómo lograr una paz estable y duradera en el país, para lo que pidió a Colombia cambiar "la cultura de la muerte" por la "de la vida". "Se nos exige generar desde abajo un cambio cultural: a la cultura de la muerte, de la violencia, responder con la cultura de la vida, del encuentro".  

Francisco condenó con firmeza el narcotráfico, “esta lacra que ha puesto fin a tantas vidas y que es mantenida y sostenida por hombres sin escrúpulos”, y otros dramas como en la devastación de los recursos naturales y la contaminación, la tragedia de la explotación laboral, el blanqueo ilícito del dinero, así como la especulación financiera, la prostitución, la trata de seres humanos, entre otros.

“No es posible convivir en paz sin hacer nada con aquello que corrompe la vida y atenta contra ella. A este respecto, recordamos a todos aquellos que, con valentía y de forma incansable, han trabajado y hasta han perdido la vida en la defensa y protección de los derechos de la persona humana y su dignidad”, expresó.

“Como a ellos, la historia nos pide asumir un compromiso definitivo en defensa de los derechos humanos”, aseveró y continuó: “Si Colombia quiere una paz estable y duradera, tiene que dar urgentemente un paso en esta dirección, que es aquella del bien común, de la equidad, de la justicia, del respeto de la naturaleza humana y de sus exigencias”.

“Sólo si ayudamos a desatar los nudos de la violencia, desenredaremos la compleja madeja de los desencuentros. Se nos pide dar el paso del encuentro con los hermanos, atrevernos a una corrección que no quiere expulsar sino integrar, se nos pide ser caritativamente firmes en aquello que no es negociable”, puntualizó. En definitiva, “la exigencia es construir la paz, ‘hablando no con la lengua sino con manos y obras’ (San Pedro Claver), y levantar juntos los ojos al Cielo”, concluyó.

Autor: Redacción | 2017-09-11 01:32:00 | Compartir:

Imágenes

El Papa se despidió de Colombia