Edición Nro: 2773

Papa Francisco

El Papa en Colombia

Llamado a la reconciliación

Llamado a la reconciliación Reconciliarse es abrir una puerta a todas y a cada una de las personas que vivieron la dramática realidad del conflicto. Cuando las víctimas vencen la comprensible tentación de la venganza, se convierten en los protagonistas más creíbles de los procesos de construcción de la paz.

Francisco este viernes 8 de septiembre, fiesta de la Natividad de la Virgen María, en la multitudinaria Eucaristía que presidió en el campo CATAMA en Villavicencio, Colombia, durante la cual beatificó a monseñor Jesús Jaramillo, obispo de Arauca, y al padre Pedro Ramírez, mártir de Armero.

La celebración eucarística, de la que participaron más de 600 mil personas, se desarrolló bajo el tema de “Reconciliarnos en Dios, con los colombianos y con la naturaleza” y contó con las asistencia de numerosos fieles de apartadas regiones de los llanos y de poblaciones indígenas.

En su homilía el Santo Padre hizo un fuerte llamado a la reconciliación. “¿Cómo haremos para dejar que entre la luz? ¿Cuáles son los caminos de reconciliación?”, se preguntó Francisco, y aconsejó que dejar de lado pasiones y orgullos -como María y José-, y “hacernos cargo, asumir, abrazar esa historia, porque ahí están ustedes, todos los colombianos, ahí está lo que somos y lo que Dios puede hacer con nosotros si decimos sí a la verdad, a la bondad, a la reconciliación. Y esto sólo es posible si llenamos de la luz del Evangelio nuestras historias de pecado, violencia y desencuentro”.

El pontífice advirtió de no caer en la tentación de la venganza y por el contrario apostar a la reconciliación y señaló que “es necesario que algunos se animen a dar el primer paso, sin esperar a que lo hagan los otros. ¡Basta una persona buena para que haya esperanza! ¡No lo olviden, basta una persona buena para que haya esperanza! ¡Y cada uno de nosotros puede ser esa persona! Esto no significa desconocer o disimular las diferencias y los conflictos. No es legitimar las injusticias personales o estructurales. El recurso a la reconciliación concreta no puede servir para acomodarse a situaciones de injusticia”.

La reconciliación, dijo Francisco, “se concreta y se consolida con el aporte de todos” y señaló que la paz es fruto de esa reconciliación: “Todo esfuerzo de paz sin un compromiso sincero de reconciliación siempre será un fracaso”, advirtió.

El Santo Padre se refirió también a nuestra relación armoniosa con la Creación: “En este entorno maravilloso, nos toca a nosotros decir sí a la reconciliación concreta; que el sí incluya también a nuestra naturaleza. No es casual que incluso sobre ella hayamos desatado nuestras pasiones posesivas, nuestro afán de sometimiento”, dijo Francisco.

“Nos toca decir sí como María y cantar con ella las «maravillas del Señor», -concluyó el pontífice su homilía- porque lo prometió a nuestros padres, Él auxilia a todos los pueblos y auxilia a cada pueblo y auxilia a Colombia que hoy quiere reconciliarse y a su descendencia para siempre”. 

Autor: Redacción | 2017-09-08 18:35:00 | Compartir: