Edición Nro: 106713

El Paí­s

Ante la Corte Suprema

La Pampa y Mendoza ratificaron sus diferencias sobre el uso del río Atuel

La Pampa y Mendoza ratificaron sus diferencias sobre el uso del río Atuel El gobernador de La Pampa, Carlos Verna, se quejó en la audiencia pública ante la Corte Superma de Justicia por el “daño ambiental” que provoca, en el noroeste de su territorio, el “uso abusivo” del caudal del río Atuel por parte de Mendoza, cuyo gobernador, Alfredo Cornejo, negó un manejo ineficaz o indiscriminado de ese curso de agua y resaltó "la buena fe" de su provincia. El agua como recurso esencial para la vida enfreta en esta disputa varios argumentos a tener en cuenta.

En la audiencia de “conciliación” realizada esta mañana, ambas provincias ratificaron sus posturas ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el marco de la demanda que promovió La Pampa por el uso del Río Atuel.

La Pampa reclamó el “cese del daño ambiental” que, según manifestaron su gobernador y “amicus curiae” (amigos del tribunal) provoca Mendoza con el “uso abusivo” del Atuel “durante más de 70 años”, a la vez que, agregaron, hace un “derroche” del agua.

La Pampa promovió una demanda invocando el “derecho humano al agua”, para que “se declare la presencia de daño ambiental” como consecuencia de incumplimientos de Mendoza a una sentencia de la Corte de 1987 y convenios firmados en los años siguientes y se la condene a pagar una indemnización por los daños y perjuicios.

“A La Pampa le robaron un río”, sostuvo Verna, para quien “hay soluciones” pero “falta colaboración” y “no hay buena voluntad” por parte de las autoridades de Mendoza.

En tal sentido, afirmó que en Mendoza, para “regar 44.000 hectáreas” en su territorio, ha afectado 1.500.000 de hectáreas en La Pampa.

Por su parte, el gobernador mendocino Cornejo recordó que la actual pretensión de La Pampa es similar a la resuelta por la Corte en 1987 y que “desde entonces Mendoza se mantuvo siempre abierta a una negociación de buena fe, que atiendan los intereses de ambas partes”. 

“Que vuelva el Río Atuel” para “tener una mejor calidad de vida”, ya que “si se nos niega este derecho seguiremos inmersos en un desastre ecológico”, provocado “por la mano del hombre”, expresaron a su turno Carlos Campu y Pedro Andrés Coria, de la Comunidad Indígena Nación Rankulche.

“No se puede distribuir lo que no existe”, reiteró Carlos Achetoni, presidente de la Federación Agraria Argentina, filial General Alvear.

El proceso de “desertificación” del noroeste de La Pampa por la falta de agua “es reversible”, y para ello se necesita el ingreso de un caudal “mínimo” de 4,5 metros cúbicos por segundo, precisó el fiscal de Estado de la provincia, José Vanini, ante una pregunta del ministro Juan Carlos Maqueda.

La representante del Estado Nacional –también citado a la audiencia- María Mogliani, directora general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Energía y Minería, solo tuvo oportunidad de responder algunas preguntas que le realizaron los jueces sobre el rol de las autoridades nacionales en el conflicto.

Desde la provincia demandante se pidió que se resuelva la causa teniendo en cuenta no solo el contenido económico sino también considerando que contar con agua es un “derecho humano”.

En su demanda, La Pampa también pidió que se ordene al Estado Nacional “brindar colaboración económica, financiera, técnica y toda otra asistencia que resulte necesaria para implementar las obras cuya realización disponga tanto en la sentencia definitiva como en la etapa de ejecución”.

Los miembros de la Corte ahora se tomarán su tiempo para analizar el caso y emitir su dictamen, para el que no tienen plazos.

Autor: Redacción | 2017-06-15 10:59:00 | Compartir: