Edición Nro: 55041

Educación Aula Digital

Innovaciones en educación

ADN: hacia la inclusión digital efectiva dentro del aula

ADN: hacia la inclusión digital efectiva dentro del aula El departamento de I+D de PCBOX junto a la División Educativa han trabajado desde hace más de tres años en un modelo superador de aula que vincule los elementos tecnológicos y propicie las tareas colaborativas.

Ese modelo se denomina ADN (Aula Digital Nativa) y crece en aceptación de forma sorprendente en las instituciones educativas que están dispuestas a asumir el verdadero cambio de paradigmas que se viene dando en las escuelas.


En los años anteriores asistimos a la paradoja de contar con equipamiento tecnológico de buena configuración y calidad en las escuelas públicas, provisto por el estado a través de planes como Conectar Igualdad, Argentina Digital, entre otros. Sin embargo, la falta de formación de los recursos humanos docentes, la carencia de mantenimiento preventivo, correctivo y sistemático en cada sitio y la falta de asesoramiento (soporte) en tiempo real, conspiró contra el éxito de semejante inversión multimillonaria. A su vez, los colegios privados, que en general tuvieron la voluntad y planificación como para ir formando a sus docentes carecían de recursos tecnológicos de tanta calidad y en cantidades suficientes, como para garantizar el por entonces llamado, modelo 1 a 1. Esto devino en un atraso tecnológico masivo en las escuelas de nuestro país, solo sorteado en honrosas excepciones que no “mueven el amperímetro” de los valores estadísticos generales.
Empresas nacionales dedicadas la producción y distribución de tecnología fueron las que, en cierta forma, observaron esta falta de sincronía y comenzaron a pensar posibles alternativas. En particular fue PCBOX, una empresa marplatense, la que logró integrar soluciones tecnológicas de forma factible en el aula.

¿Qué ves cuando nos ves?
Muchos directivos de instituciones nos reciben y dialogamos con ellos previamente de cualquier incorporación. Allí solemos observar una constante: la falta de información que los mismos disponen sobre la integración posible de los elementos tecnológicos en la escuela. Nos refieren que conocen ADN como “un carro para guardar netbooks” (y nos preguntan si no era eso mismo lo que hacía el plan “Primaria Digital”). También nos suelen referir situaciones de angustia de los docentes por la pérdida de lugar en el aula frente a algunos alumnos que tenían cierta “habilidad con las computadoras”.
A poco de mostrarle nuestros argumentos comienzan a vislumbrar un horizonte posible para su establecimiento. ADN es un conjunto de elementos que trabajan relacionados entre sí, para desarrollar clases colaborativas de forma verdaderamente distinta a como se viene danto una clase tradicional.
Pensemos que la integración de estos elementos, equipo de computación para el docente, equipos portátiles para el alumno, un piso tecnológico itinerante que permite el servicio de internet-intranet, todo ello gestionado por un software de múltiple plataforma que permite comunicar entre sí Notebook, netbooks, Tablet y teléfonos celulares, abre un abanico de posibilidades pedagógicas y didácticas dentro del aula jamás visto anteriormente. La producción del docente proyectada sobre una pantalla digital interactiva, que permite a su vez supervisar la actividad de cada alumno en su equipo y hacer difusión de lo desarrollado por un alumno o varios de sus compañeros, genera un estado colaboración inédito que favorece la trasmisión de saberes, reduce el tiempo académico blanco (aquel tiempo en el que parece no suceder nada significativo dentro del ámbito escolar) y le confiere al rol docente una significación merecida dentro del proceso de enseñanza aprendizaje.
Los especialistas en educación suelen decir que tenemos docentes del siglo XX educados en instituciones educativas del siglo XIX enseñando a alumnos del siglo XXI. Esta asimetría histórica genera tensiones pero aporta oportunidades únicas en los dispositivos educativos y pedagógicos actuales. Trabajar con esta realidad reconfigurando el rol del docente, dotándolo de herramientas innovadoras y el conocimiento para manejarlas con autonomía, produce nuevos espacios educativos que trascienden el tiempo académico. Alumnos que no están físicamente en el aula pueden participar de clases en tiempo real y hasta compartir actividades con compañeros. La utilización de elementos que para los chicos son naturales fuera del ámbito educativo, como un teléfono y una Tablet por ejemplo, dentro del aula, los enfoca correctamente dentro de la situación de enseñanza aprendizaje y esa “correcta disposición para el aprendizaje” tan declamada por Imidio Nerici en “Hacia una didáctica general dinámica” parece por fin materializarse como posible.

¿Qué proveemos en los colegios realmente?
ADN es mucho más que equipos de computación conectados. Se trata de una solución integral de Producto – Capacitación y Soporte que le permiten a las instituciones educativas incorporar recursos tecnológicos de forma progresiva, formar a sus docentes, asistirlos mediante una mesa de ayuda on line que funciona en régimen 24 x 7 y una mesa de ayuda telefónica que opera en días y horarios hábiles escolares. Un equipo de profesionales asiste al proyecto de forma remota y personal, atendiendo incidencias técnicas y pedagógicas y formando una comunidad de usuarios que pueden operar libremente sus proyectos educativos con autonomía y responsabilidad.
– “La flexibilización de las instituciones de educación para adaptarse a las necesidades de la sociedad actual pasa por la explotación de las tecnologías de la información y la comunicación en los procesos de formación. Pero, al mismo tiempo, ello implica cambios en la concepción de los alumnos-usuarios, cambios en los profesores y cambios administrativos en relación con el diseño y distribución de la enseñanza y con los sistemas de comunicación que la institución establece.” (Salinas, 1999)

Un sueño posible
Individualmente tal vez ninguno de nosotros sueñe con ser el inventor de un dispositivo único que revolucione al mundo. Esos sueños, seguramente cinematográficos, forman parte de la fantasía. Pero si se trata de sueños colectivos, pensar que nuestra generación puede asentar las bases de un cambio pedagógico en términos de modelo educativo superador, soportado por elementos tecnológicos vigentes, que sin importar su formato, se integren al colectivo educativo de forma natural, nos abre la puerta del mundo del cambio posible, ese que depende de cada acción, cada asociación estratégica, cada gestión inteligente de los recursos. La suma de gestos positivos, soportados por elementos accesibles, con costos razonables y proyectos al alcance de las posibilidades son y serán, sin duda, las baldosas a pisar dentro del sendero de la transformación tecnológica educativa. Allí estamos los que hacemos la división educativa de PCBOX y trabajamos a diario en el proyecto ADN, que ya es realidad en muchos establecimientos educativos.
 

Autor: Lic. José Luis Dranuta | 2017-04-22 10:52:00 | Compartir:

Imágenes

ADN: hacia la inclusión digital efectiva dentro del aula ADN: hacia la inclusión digital efectiva dentro del aula