Edición Nro: 59665

Sección 22

Vía crucis en Buenos Aires

Llamado a la reconciliación

Llamado a la reconciliación Miles de personas participaron este Viernes Santo del tradicional Vía Crucis de la Ciudad por la Avenida de Mayo, en la que el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, cargó la cruz y en su reflexión final aseguró: ¨Seguimos pensando que la reconciliación es el camino de la paz, la justicia y un futuro prometedor para todos, sin exclusión¨.

La manifestación de fe fue precedida por la imagen del Cristo del Buen Amor, una talla de poco más de 1,80 metros también conocida como el Cristo de los Futbolistas, y una imagen de la Virgen Dolorosa, realizada en 1870.

Un grupo de personas también llevó en andas una cruz penitencial de 15 metros de largo, y un peso de 130 kilogramos, como "una expresión de solidaridad a Jesús y muestra de sacrificio".

Los jóvenes de la arquidiócesis transportaron por la arteria porteña otra cruz iluminada y los niños la cruz penitencial, como "símbolo de esperanza y unión para el país que viene".

Al llegar a Plaza de Mayo, donde se ubicó una imagen de la beata Mama Antula, se representó la crucifixión de Jesucristo y el cardenal Poli hizo una reflexión.

Luego se hizo una oración junto al Cristo Yacente en la catedral metropolitana y el Vía Crucis culminó con un autosacramental, que consistió en una representación del musical Jesús de Nazaret, La Pasión, a cargo de 40 actores, cantantes y bailarines del grupo artístico Buenos Aires por una Nueva Evangelización (Banuev).

Una multitud en Rosario acompañó al padre Peries
Una multitud de fieles, estimada en 200.000 personas, participó en Rosario del Vía Crucis encabezado por el padre Ignacio Peries en la parroquia Natividad del Señor, en el barrio Rucci.

Los promesantes recorrieron las 14 estaciones de la vía dolorosa, durante las cuales se entregaron estampitas, y en todo el trayecto los fieles fueron guiados por tres grandes cruces de madera.

El sacerdote oriundo de Sri Lanka exhortó a “reconstruir los valores que se han perdido en todos lados” y pidió por los damnificados por los inundaciones.

Por otra parte, el arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín, presidió el Vía Crucis Viviente Arquidiocesano en el patio Cívico del Monumento a la Bandera, donde se escenificaron las 14 estaciones.  

Autor: Redacción | 2017-04-15 13:00:00 | Compartir: