Edición Nro: 158069

Turismo

Huyendo del calor del verano

Ostia, una razón más para volver a Roma

Ostia, una razón más para volver a Roma Ostia sigue siendo una atracción turística y no solo en verano. Sus playas cercanas a Roma permiten disfrutar de los baños de mar cuando arrecia el calor en la ciudad eterna. Fue el puerto más importante de la antigüedad. Su ubicación estratégica en la boca del Tíber hizo que reemplazara al puerto de Nápoles. A solo 30km de Roma, el Lido di Ostia invita a disfrutar de sus encantos.

Siempre hay una razón para volver a Roma porque millones de rincones quedan por explorar. Y si uno no quisiera programar nada, tampoco haría falta porque tan solo con salir y disfrutar la vida misma y la historia invaden nuestro ser.
Miles de años de historia y miles de caminos para desandar. A 30 kilómetros de la ciudad eterna, una perlita con propia historia. Ostia, el antiguo puerto de Roma.
Sus calles invitan a conocer la historia y a caminar a orillas del mar. No es el Lido de Venecia pero el Lido de Ostia está ahí al alcance de la mano cuando uno llega a Roma.
Ostia antica conserva el esplendor de la ciudad amurallada que la viera nacer allá por el siglo VII. Entra las atracciones históricas se pueden visitar el foro, las termas públicas y las letrinas públicas. El teatro aún hoy sigue siendo escenario de obras en verano. La ciudad tuvo 18 templos dedicados al dios persa Mitra, una sinagoga judía y una basílica cristiana.
La construcción de Ostia nació como ciudad fortificada. Abandonada tras la caída del imperio, saqueada, se dice que la torre de Pisa fue construida con piedras de aquí, como algunos palacios italianos en la época barroca. Fue sepultada por la arena cuando se convirtió en una ciudad fantasma tras una epidemia que sembró la muerte por doquier. No tiene el esplendor de Pompeya pero vale la pena.
Hoy se la conoce como el Lido di Ostia. Sus playas son encantadoras y con $50 euros se puede acceder a “un posto sulla spiaggia”.
Entre los paseos más pintorescos se encuentra el Borghetto dei Pescatori, el Burgo de los Pescadores, un conjunto de casas bajas con una plaza que a principios del siglo XX albergó a una comunidad napolitana. En el centro la iglesia dedicada a San Nicola di Bari, patrono de los pescadores. De allí sus colores, su cultura portuaria. Todavía se puede ver el trabajo de los rederos y se puede comprar pescado fresco. Será que este entorno tiene el encanto pintoresco del puerto de Mar del Plata con sus tradiciones vivas del sur de Italia.
Ostia es una buena opción para descansar del trajín de un viaje antes de retornar a destino por su cercanía con el aeropuerto Fiumicino. La combinación paseo sul lungomare, playa e historia la caracterizan.
 

Autor: Lic. Mirtha Cáffaro | 2017-02-05 17:23:00 | Compartir:

Imágenes

Ostia, una razón más para volver a Roma Ostia, una razón más para volver a Roma Ostia, una razón más para volver a Roma