Edición Nro: 3032

Espect√°culos

En París

Sting en la reapertura de la sala Bataclan

Sting en la reapertura de la sala Bataclan El local reabri√≥ sus puertas en Par√≠s un a√Īo despu√©s de los atentados, ante 1.500 personas que escucharon a Sting, un √≠cono de la paz.

La sala Bataclan, escenario del más sangriento de los atentados que sacudieron París hace exactamente un año, resurgió anoche de sus cenizas para iniciar su siguiente etapa. Ese nuevo capítulo arrancó con un concierto de Sting, quien había aceptado estrenar su renovado recinto en el primer aniversario de los atentados, tras la aparente negativa de numerosos artistas franceses e internacionales. Lo hizo ante un público formado por 1.500 personas, entre medidas de seguridad extremas y con la circulación cortada en un extenso perímetro de seguridad.

Al salir al escenario, poco después de las 9 de la noche, Sting no se anduvo con rodeos, reconociendo en un francés impecable que su misión era titánica. “Esta noche tenemos dos cometidos por conciliar. De entrada, recordar a quienes perdieron la vida hace un año. Y después, celebrar la vida y la música en esta sala histórica”, expresó. Pidió entonces un minuto de silencio por las víctimas, jurando que “nunca las olvidaremos”, y entonó Fragile, un delicado tema de los ochenta, que supuso más bien una excepción en una noche de orientación más eléctrica que acústica. No fue un gesto totalmente trivial: ante este contexto, la sonoridad de una guitarra puede convertirse en un asunto político y moral. 

Autor: Redacción | 2016-11-13 10:39:00 | Compartir: