Edición Nro: 2093

La Ciudad Cultura Opinautas Sección 22

Las quejas de vacaciones... así no

El Museo MAR implementó un protocolo absurdo para el ingreso

El Museo MAR implementó un protocolo absurdo para el ingreso Las muestras del museo MAR exigieron que no se puede ingresar con cartera o carrito pero se olvidaron de difundir la medida, así que algunos quedaron varados en la plaza seca junto al lobo.

Las vacaciones de invierno hacen de Mar del Plata un clásico del paseo familiar y el MAR se convirtió en la nueva postal de la ciudad. Grandes y chicos disfrutan de la foto junto al lobo de Marta Minujin y desde su apertura las diferentes propuestas han convocado a grandes y chicos a sus salas para recrear el arte en instalaciones, juegos didácticos y arte convencional y no formal.
Esta temporada, lamentablemente el museo ha dado la nota, en su nuevo protocolo implementado, según explicó su directora a OPI22, por exigencias del curador de las obras cedidas para una muestra temporaria, no se permite el ingreso de cochecitos o sillas y tampoco el ingreso con carteras de determinadas dimensiones.
Por esta razón, a la humillante denuncia de una mamá, Rocío, en facebook, por no dejar ingresar a su hijo de dos años en su carrito, necesario para el traslado por su discapacidad, se sumó una denuncia en tripadvisor, de Alejandra, por no poder ingresar con su cartera. Esta experiencia también fue vivenciada por OPI22 en su visita al MAR.
Pero, como decimos siempre, refiriéndonos al arte de la comunicación, no siempre es tan importante el qué como el cómo, y en este sentido, se da la falla más grande en el Museo MAR. Cuando la disposición de los empleados del museo MAR no muestra cordialidad, no pone en juego la comunicación positiva, por más explicación del protocolo vigente, las denuncias se suceden, por un tema y otro, dando lugar a explicaciones y disculpas extemporáneas.
En la visita del pasado martes 26 de julio, el personal que custodia la escalera mecánica del ingreso a las salas del museo, indicó a OPI22 que no se podía ingresar con cartera. Como esta norma no se había aplicado en muestras anteriores, se solicitó en el mostrador de informes una explicación para esta medida, a lo que el empleado, de manera displicente, señaló que de esa manera impedían robos o roturas… Cuesta creer que con la dimensión de las salas del museo uno pueda romper una obra o instalación artística. A la pregunta por la persona responsable del museo, el joven respondió que la directora no se encontraba en el museo, por lo que se solicitó el libro de quejas para dejar constancia de la experiencia.
El joven continuó con su actitud personal de desinterés e indiferencia hacia el tema. Y al identificarse la periodista con su carnet de prensa, otra persona intervino con las explicaciones técnicas del protocolo vigente.
Cuando uno se siente en una situación injusta, como puede ser, organizar una visita a un museo y no poder llevarla a cabo porque el nuevo protocolo que rige con una de las muestras no fue difundido ni figura en el sitio web o redes sociales, la apatía de la atención suena a cargada y deriva en una mecha encendida con la que se juega con fuego.
Seguramente, ni Rocío ingresó con su hijo, ni Patricia visitó las salas del Museo MAR, ni esta periodista visito la muestra ese día. La directora, Micaela Saconi, con tres meses en el cargo, ha brindado su disculpa a nombre del museo e indicó que a las jornadas de capacitación ya realizadas se suma una en la primera semana de agosto a la que fue invitado Matías, padre del niño quien aceptó formar parte del staff como instructor.
OPI22 ha chequeado la información acerca de los protocolos vigentes en los museos y solo ha encontrado la referencia de la empleada del mostrador de recepción del Museo MAR que mencionó su experiencia en el Museo PROA.
Casi todos los protocolos vigentes y publicados señalan la prohibición del ingreso con armas, material inflamable, bolsos o mochilas, bebidas alcohólicas, palos de selfies, paraguas, así figura en la sección de normas para la visita de los Museos Vaticanos,
En cuanto al ingreso con el palo para las selfies, ya han implementado la prohibición, el Museo Thyssen, el MOMA, el Coliseo romano, el Guggenheim de Nueva York, la “National Gallery” de Londres, el Palacio de Versalles, la Ciudad Prohibida de Pekín, los Estadios del Tottenham y el Arsenal, entre otros.
 

Autor: Lic. Mirtha Cáffaro | 2016-07-31 18:07:00 | Compartir: