Edición Nro: 2573

La Provincia Ciencias

Para pacientes que no responden a medicación

Operaciones gratuitas contra el parkinson

Operaciones gratuitas contra el parkinson Programa inédito que cubre intervenciones en hospitales públicos. Se colocan electrodos en el cerebro que reducen los temblores y permiten recuperar el control del cuerpo.

El Parkinson no tiene cura, pero se puede tratar con opciones que incluyen la medicación pero también la cirugía, a través de un dispositivo que se coloca en el sistema nervioso central y permite a los afectados por los temblores y la rigidez retomar el control de sus cuerpos.

Así lo explicó el coordinador del programa de Neuromodulación de la Provincia de Buenos Aires, Juan Carlos Andreani, en el Congreso sobre esa especialidad que se realizó recientemente en Canadá.

Allí el experto argentino presentó el Programa, una iniciativa única en el país, que el gobierno de Daniel Scioli incorporó a hospitales públicos de la Provincia para tratar -sin costo para el paciente-, problemas como el Parkinson, pero también dolores crónicos post-infarto, de columna, o del miembro fantasma luego de una amputación. Hasta el momento, son más de 80 los pacientes que cambiaron su vida gracias a estos procedimientos.

“Argentina está a la vanguardia en este tipo de tratamientos e intervenciones”, explicó Andreani, y destacó que la Provincia de Buenos Aires “es la primera y única en poner en marcha una red de atención especializada en hospitales públicos, pensada para ayudar a personas con dolores crónicos o enfermedades discapacitantes como el Parkinson”.

La neuromodulación es un procedimiento que mejora la calidad de vida de los pacientes con Parkinson mediante la implantación de una especie de marcapasos en el sistema nervioso.

El ministro de Salud, Alejandro Collia, agregó que “en ocasiones el dolor se convierte en una enfermedad independiente e invalidante, por eso impulsamos el Programa de Neuromodulación con profesionales de primer nivel, para que cuando la farmacología falla exista otra opción que ayude a mejorar la calidad de vida de las personas”.

DÓNDE CONSULTAR

Verdaderos deshauciados por el dolor llegan a las sedes hospitalarias del Programa de Neuromodulación. Son personas a las que la medicación no les hizo el efecto deseado y se ven invadidas por un dolor que las atormenta las 24 horas. Cuando se les explica qué se puede hacer con las técnicas de neuromodulación se les enciende una esperanza. Es que cuatro de cada cinco de ellos logra mejorar considerablemente su calidad de vida y, según Andreani, “muchos vienen de recorrer consultorios durante años sin encontrar respuesta y sin siquiera dar con el diagnóstico indicado”.

Actualmente, el programa que coordina el neurocirujano Juan Carlos Andreani, junto a los especialistas Fabián Piedimonte y Guillermo Larrarte, tiene sede en el hospital “Alberto Balestrini” de La Matanza, uno de los centros de salud que junto con el “Simplemente Evita”, el Vicente López y Planes” de General Rodríguez y el “Evita” de Lanús realiza este tipo de intervenciones que ya ayudaron a vivir mejor a unas 80 personas.

No obstante, estos tratamientos no se agotan al realizar la cirugía sino que, a fin de aumentar su eficacia y optimizar sus resultados, el equipo médico que se completa con neurólogos, rehabilitadores, especialistas en dolor y psiquiatras, continúa con el seguimiento del paciente.

EFECTOS SOBRE EL PÁRKINSON

La enfermedad de Parkinson suele aparecer a partir de los 60 años, más en los hombres que en las mujeres. Pero en algunas ocasiones aparece en personas jóvenes, como ocurrió con Michael Fox, el protagonista de Volver al Futuro, que fue diagnosticado a los 30 años o con el célebre Muhammad Alí, que recibió la noticia a los 42.

Problemas de equilibrio y coordinación, temblores, lentitud en el habla y rigidez en brazos y piernas son algunos de los síntomas de este trastorno descrito por primera vez en el siglo XIX por James Parkinson.

Normalmente, un grupo de neuronas produce una sustancia química llamada dopamina que envía señales para coordinar los movimientos. Pero cuando esas neuronas mueren o comienzan a funcionar inadecuadamente aparecen los signos del Parkinson.

“Con la neuromodulación, la región afectada se manipula mediante la colocación de electrodos para la estimulación cerebral. Estos envían impulsos eléctricos al cerebro para inhibir las señales erróneas de las neuronas dañadas y restablecer el equilibrio”, explicó Andreani.

El especialista comparó a estos dispositivos con un marcapasos, “pero que manda pulsos con una frecuencia adaptada al sistema nervioso”. Señaló también que el generador que se coloca es autoprogramable, es decir, que puede cambiar la frecuencia de acuerdo a la evolución y a las necesidades de cada paciente.

A través del Programa de Neuromodulación del gobierno de la Provincia, se puede tratar además a personas con discapacidades por accidentes cerebrovasculares, parálisis cerebrales y a quienes sufren tics generalizados por afecciones como el síndrome de Tourette, entre otras enfermedades.

Andreani se mostró entusiasmado frente a la próxima intervención y adelantó que espera darle alivio a una paciente que vive desde hace años con un intenso dolor lumbar que la tiene a maltraer desde que se sometió a una cruenta operación de columna. 

Autor: Redacción | 2015-06-30 17:04:00 | Compartir: