Edición Nro: 2741

El Paí­s Policiales

Negociación y pago de rescate

Liberaron al empresario secuestrado

Liberaron al empresario secuestrado Un empresario de la localidad bonaerense de Martí­n Coronado, que estaba secuestrado desde hací­a ocho dí­as, fue liberado sano y salvo hoy en el partido de Almirante Brown tras el pago de un millón y medio de pesos que su hermano debió arrojar en un bolso desde un tren, informaron fuentes de la investigación.

Se trata de Daniel Rebagliati (53), dueño de la empresa Cintra, dedicada a servicios de seguridad ambiental, que fue abandonado por sus captores cerca de las 3 de esta madrugada en proximidades de una remiserí­a de Adrogué, desde donde se comunicó con su familia.

"Me dijo que volvió a nacer, que iba a festejar otro cumpleaños", contó una empleada de la empresa de remises llamada Teresa, que remarcó que "lo único que (la víctima) querí­a era reencontrarse con su familia".

Según la mujer, el hombre llegó a la remisería "Chubut" descalzo, apenas vestido con una remera blanca y un jean y con un poco de barba.

"Dijo que habí­a estado secuestrado como diez dí­as, que no se acordaba bien. Que lo mantuvieron con una capucha, en un lugar oscuro", contó la empleada.

Según los investigadores, el dueño de la empresa que se dedica a la limpieza del Riachuelo, entre otras actividades, fue interceptado el martes 28 de abril cuando acababa de salir de la firma, ubicada en Leandro N. Alem 5925 de Martí­n Coronado, partido de Tres de Febrero.

Rebaglati iba a bordo de una camioneta Ford Ranger blanca ploteada con datos de la empresa cuando le cruzaron un auto y se lo llevaron cautivo en su propio vehículo, el cual apareció horas más tarde abandonado en La Matanza.

Mientras sus familiares lo esperaban en su casa del barrio porteño de Villa Devoto, uno de los captores realizó una primera llamada a la familia en la cual dijo que tení­an secuestrado a Rebagliati y exigió dos millones de dólares como rescate para liberarlo.

Desde entonces, comenzó una negociación con uno de los hermanos del empresario que se extendió durante ocho dí­as y que concluyó ayer cuando acordaron el pago de 1.500.000 pesos.

El abogado del secuestrado, Rafael De Francesco, detalló que los captores llamaban dos veces al mediodía y dos veces a la noche para negociar.

"Cuando había algo que no les gustaba, nos castigaban con el silencio de ocho o diez horas y era una de las mayores torturas que teníamos", afirmó el letrado y amigo del empresario, que estuvo junto al hermano durante los ocho días.

Según De Francesco, las comunicaciones duraban entre 45 y 50 segundos durante los cuales ellos trataban de explicarle a los secuestradores que la suma que pedían era "exorbitante".

Además, en tres o cuatro ocasiones hablaron con Rebagliati, quien les pedía que no llamaran a la Policía y les decía que estaba bien.

"Fue una negociación muy difí­cil, porque los secuestradores eran muy profesionales y no aceptaban disminuir el monto del rescate", dijo a Télam un investigador.

El abogado del empresario contó que los captores hasta les llegaron a pedir que vendiera la empresa, como parte del "apriete", pero finalmente juntaron el dinero para el rescate entre familiares y amigos.

Sobre cómo se efectuó el pago, relató que el lunes les hicieron lo que denominó una "tarea de ablande", que se extendió desde las 23 hasta las 6 de la mañana, cuando tuvieron al hermano arriba de un auto, con las ventanillas bajas, yendo a distintos puntos de la ciudad.

Explicó que lo hicieron ir de Puente La Noria a Recoleta, de allí a la cancha de River y después regresar al primer lugar.

Anoche, después de hablar con la víctima, los familiares acordaron otra vez ir a llevar el dinero y tras un sistema de postas más corto que pasó por el Obelisco y Recoleta, le dijeron al hermano que fuera a la estación de Retiro, sacara un boleto hasta José C. Paz y tomara el tren de la línea San Martín.

Cuando la formación estaba entre las estaciones de Santos Lugares y Caseros, el hombre recibió un llamado y arrojó la bolsa con el dinero por la ventanilla.

Horas después el empresario fue liberado encapuchado en Almirante Brown, le dijeron que caminara y a las tres cuadras llegó a la remisería "Chubut".

"Daniel está muy bien y su familia se encuentra feliz de tenerlo sano y salvo" en su casa, agregó De Francesco sobre cómo estaba la víctima esta tarde.

El hecho es investigado por el fiscal federal de Tres de Febrero, Paul Starc, y por personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de San Martí­n. 

Autor: Redacción | 2015-05-06 22:42:00 | Compartir: