Edición Nro: 3032

EDITORIAL

Que la realidad no moleste a la teoría

Que la realidad no moleste a la teoría

Que la realidad no moleste a la teoría
Mientras la pobreza sube como nunca y el gobierno no atina a controlar absolutamente ninguna variable del desarrollo sostenible del país, el FMI tiene una visión sobre lo que somos y lo que podemos llegar a ser. Conocer como piensan de nosotros, y lo que suponen que podemos llegar a ser o convertirnos, es el principio para entender qué nos aguarda en el próximo lustro. El sistema mundial hace agua, pero en la Argentina 2021 precipitamos los finales trágicos.

Conocer el marco teórico en el que se basa el FMI y los supuestos que realiza es fundamental para comprender de dónde surgen sus recomendaciones de política. El Fondo ya sabe cuáles quieren que sean las conclusiones de sus modelos y los construye en consecuencia. El problema es que las predicciones de sus modelos pocas veces se ajustan a la realidad. Las recomendaciones no cambian: liberalizar el mercado (de bienes, laboral, comercial), reducir el gasto público y utilizar la política económica sólo en casos puntuales y con reglas mecánicas y preestablecidas. 

La teoría económica y la política económica están íntimamente ligadas, dado que la primera da sustento a la segunda. El FMI utiliza el Global Integrated Monetary and Fiscal Model (GIMF), su modelo de la economía mundial, para analizar el impacto de la política económica en los distintos países. Conocer el marco teórico en el que se basa y los supuestos que realiza es fundamental para comprender de dónde surgen sus recomendaciones de política.

Es por eso que, mientras nosotros debatimos sobre las PASO, el DISPO, el ASPO, en una lejana mesa se tomand decisiones que nos afectan y condicionan, por errores propios y voluntades ajenas, a una pobreza que en estos días supera el 42 %.

Autor:redacción | 2021-04-05 | Editoriales Anteriores | Compartir: