Edición Nro: 2944

EDITORIAL

Simplemente Diego

De Fiorito a la inmortalidad

Simplemente Diego
Diego se fue y el mundo conmocionado le rinde homenaje. La Argentina se viste de celeste y blanco para despedir a su ídolo que inesperadamente falleció tras cumplir los 60 años. Como cualquier mortal su corazón dejo de latir pero como se trata de Diego, en el fondo, todos lo creíamos un dios.

La historia de Diego es, sin dudas de película. De origen humilde, el niño de oro se convirtió en el mejor jugador de futbol del mundo. Maradona- Argentina, el embajador más importante de nuestro país. Ídolo indiscutido, su figura descansa en los altarcitos junto a San Genaro en Nápoles, su segundo hogar.
Su leyenda trascendió todas las fronteras, no supo de distinciones de idioma, credo o religión. La historia es un antes y un después de Maradona.
Su vida un torbellino, el mejor jugador, un hombre que vivió a los tumbos, esquivando las jugadas de la vida misma. Su familia su sostén se fue agrandando a lo largo de loa años y también desmembrando. Un hombre cuestionado por sus decisiones. Conoció la gloria, la soledad y siempre fue el centro ineludible.
Adiós Diego!!! Hoy quedan millones de anécdotas en boca de figuras internacionales, y en cada uno la sensación inevitable de saber que todos somos humanos y hasta los dioses se van.
 

Autor:Redacción | 2020-11-25 | Editoriales Anteriores | Compartir: