Edición Nro: 2421

EDITORIAL

Pedro Navaja

La vida te da sorpresas

Pedro Navaja
Por la esquina del viejo barrio lo vi pasar, creo que era la calle Balcarce, cerca del Viejo Almacén. Entre estatua y estatua de los personajes de Quino hablaba frenéticamente por el celular. Creo que la conversación terminaba con una frase del tipo de "está hecho". El hecho es que él echó con esa decisión a los fantasmas del pasado. En realidad los ahuyentó de vereda, porque los fantasmas, que no existen pero operan, se cambiaron de partido en menos de lo que dura un suspiro, de fantasma, claro. y Massa fue peronista y Picheto fue Macrista. Fernández fue Kircherista (¿Cuál, Cristina? No, esa nunca lo fue, el otro, Alberto, el que era pero se fue pero volvió). Y el borracho de la canción de Pedro Navaja, que estaba de "turis" por Buenos Aires, con los pesos que había levantando en aquel episodio del suelo, seguía cantando "la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida..."

Los parelelismos son odiosos, pero la letra de la canción Pedro Navaja, esboza una descripción del proxeneta Pedro Barrios que deambula en las calles de Bowery Side (bajo Queens New York) que un día se encuentra con Josefina Wilson, prostituta que se independizó de Pedro, que intenta darle muerte para vengarse por su alejamiento. En la narración se detalla la vestimenta y el andar de Pedro así como la suerte de Josefina de no encontrar clientes, también se hace mención al vehículo policial que circula discretamente por la calle. Al consumar el asesinato, Pedro recibe un disparo del revólver que tenía Josefina y ambos caen tendidos en la acera en el cruce de las calles A y B. Un borracho recoge los objetos de valor de ambos occisos y se retira cantando el coro de la canción. 

La versión dos de esta canción, llevada al cine también, podría ser la historia de Cristina, herida de muerte por un puñal, tal vez el de la contaminada justicia, que es reventada por un disparo estruendoso. La justicia, agonizando y en el encharcado suelo sangriento de Belgrano y Balcarce, se mueve con lentitud y no puede evitar que un borracho que pasaba caminando (con cara de Alberto Fernández) recoja el cetro, la banda y el bastón. Cantando el coro famoso de "la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida", y mientras la cámara se aleja y hace un plano borroso, en blanco y negro, la música invade todo y termina la acción. Lo que viene después podría ser una saga de "El Pulpo Negro", de Narciso Ibáñez Menta. Tal vez un remosado Almodóvar, que tanto gusta de las situaciones bizarras con mujeres y de los otros seres, tuviera alguna que otra idea loca. Lo cierto es que Macri Picheto Vs Alberto Cristina parece ser la lucha del próximo trimestre. ¿Y Massa?, ah !!! ... "la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay Dios..."

Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2019-06-11 | Editoriales Anteriores | Compartir: