Edición Nro: 2332

EDITORIAL

Gloria

Hoy y siempre

Gloria
Hace muchos años al sábado de Pascua de lo denominaba "Sábado de Gloria", que junto con el "Domingo de Resurrección" culminaban las festividades de la Pascua de los cristiano. La realidad actual, un tanto difusa con las religiones, interpreta la gloria con otros conceptos y por lo tanto la gloria queda para otras cosas. Por caso, los cuadernos Gloria que denunciaban la corrupción en la obra pública e involucraban a funcionarios del gobierno anterior con empresarios de Argentina, ahora arrepentidos, parecen ser una liturgia un tanto más actual y menos narrativa, aunque nunca se sabe.

Gloria significa fama, honor, esplendor y buena reputación. También se utiliza para referirse a un gran gozo, gusto o placer. En religiones como el Cristianismo, también significa paraíso o el lugar donde van los bienaventurados después de la muerte. Esta palabra procede del latín glorĭa, y nada refiere a la situación de la resurrección, en el sentido estricto de como la conocemos.

Por ejemplo, "Gloria al bravo pueblo" es el nombre del himno nacional de Venezuela desde 1881. La letra se atribuye a Vicente Salias o a Andrés Bello. Es también el primer verso de este himno. El significado de la letra es un texto patriótico que ensalza la libertad y la unión de América.

Hasta la reforma litúrgica de la Semana Santa acometida por el papa Pío XII (encargada en 1955 a Monseñor Annibal Bugnini) se llamaba a este día Sábado de Gloria, pues la celebración de la Resurrección (la Vigilia Pascual) tenía lugar ya en la mañana del sábado, debido a la norma del ayuno preparatorio a la Comunión.

Simplemente hoy se llama Sábado Santo al día que antecede a la Pascua. Claro que de Santo, como dijimos ayer, a este día le queda solamente el nombre. Asi las cosas, rezar puede ser un buen argumento para honrar lo que cada uno considere conveniente. Por caso, hasta los mencionados en los cuadernos Gloria de la corrupción, pueden hacelo.

Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2019-04-21 | Editoriales Anteriores | Compartir: